11 junio, 2011

Pudo más la fuerza del destino que los deseos de los mortales. Cuando Alux Nahual decidió, en el 2005, reunirse tras seis años de una separación que se creía definitiva, los planes eran otros: tocar de vez en cuando si la causa lo ameritaba; pero uno propone y todo apunta a que el de arriba dispone.

Hoy, aquella idea de “nos juntamos de vez en cuando” pasó a segundo plano, y fue la misma naturaleza de Alux Nahual la responsable de ello. Una gira llevó a otra gira; en medio dieron vida a un proyecto que Paulo Alvarado –chelista de la banda– tenía hace mucho: armar sinfónicamente a Alux Nahual y, orgánicamente, el ritmo de vida fue siendo el mismo que durante más de 20 años tuvo aquella entidad.

Casi sin darse cuenta, Alux Nahual volvió a comportarse como siempre. Tan así es, que Pluvio Aguilar, voz y bajo de la banda, regresó, recientemente, a la formación tras casi diez años de haberse ido. Ahora sí, el Alux de los 80 y 90 está otra vez en pie.

Está firme, y caminando como antes. La gran diferencia ahora –hace tres años cuando vino a Costa Rica en el marco de aquello que era un reencuentro de tiempo limitado– es que esa barrera no solo no está más, sino que fue franqueada. Alux Nahual tiene varios materiales entre manos.

Está a punto de publicar un DVD del espectáculo sinfónico; bien podría armar una gira con ese montaje si los recursos en los países los permiten –se necesita a donde vayan una sinfónica o una filarmónica–, preparan temas nuevos y están de gira.

Ese nuevo recorrido favorece a Costa Rica. El 27 de agosto próximo Álvaro Aguilar (voz), Lenín Fernández (batería y percusión), Ranferí Aguilar (guitarra), Paulo Alvarado (bajo y teclados), Óscar Conde (flauta, saxofón y más) y Pluvio Aguilar (bajo y voz) darán concierto en el Club 212, en Heredia.

Tocarán al lado del grupo tico Malpaís, y así lo confirmó a Viva Lenín Fernández.

Una visita casi relámpago que hizo Lenín Fernández a Costa Rica, en mayo pasado, dio pie para sentarse a pierna cruzada a dibujar el panorama que Alux Nahual tiene hoy. A la luz del 2011, así se ve a sí misma la banda que, nacida en 1979, ha colado en el imaginario del rock centroamericano Hombres de maíz, Conquista, Mujer, Libre sentimiento, La fábula del grillo del mar y decenas de temas más.

Así que lograron cuajar el Alux sinfónico.

Sí, cuando vinimos a Costa Rica (agosto del 2008) hablamos de hacer el Alux sinfónico producido por Álvaro (Aguilar) y que fue una idea que Paulo (Alvarado) venía teniendo. Ahora, ya el 18 de agosto, va a salir el DVD del Alux sinfónico con toda esa música con arreglos para orquesta y tocando en vivo.

Entonces, ya no estamos ante el Alux de un regreso temporal

Hoy sí, seriamente, estamos conversando que es tiempo de que le demos algo nuevo al público. Veníamos hablando de eso desde hace como dos años, pero había costado que nos juntáramos para ensayar.

“De alguna manera fue un pequeño regreso sin mayores compromisos con el pasado, sin tener una oficina, sin tener que abrir otra vez la empresa con todo lo que la ley pide. Para nosotros era engorroso, Al final lo hicimos bien, no lo planeamos así pero nos salió bien.

“La prensa decía ‘ahora se juntan solo para casos especiales, solo para cuando quieren tocar’' y un día dijo Óscar Conde: ‘La verdad, nosotros ya no tenemos que estar diciendo porqué nos juntamos a tocar, es simplemente que se hizo música por 20 años sin ninguna pausa. Centroamérica se ha conectado con todo este trabajo. Y toquemos porque nos gusta, no tenemos que tener una razón especial porque es justificar el hecho de tocar nuestra música’”.

Así que es correcto decir que Alux Nahual está 100% activo.

Estamos activos, porque si en un año das cuatro conciertos eso era Alux antes. Alux no andaba tocan do en bares, nunca lo hicimos.

“Las cosas se dieran por la pura fuerza de la naturaleza de Alux con el público”.

Pero entonces, ¿cuál fue el detonante para que Alux Nahual se decidiera a regresar en firme? Que se iban a juntar para tocar solo cuando quisieran lo dejaron claro ustedes mismos en aquel entonces.

No pelearse con la propia energía que se generaba. Es como mover agua y luego querer pararla. Te digo la verdad: eso estaba haciendo Alux; movíamos las aguas y luego queríamos pararlas. Eso lo vimos así después. Eso es castigar al público y castigarnos a nosotros. Cantan los niños, cantan los adultos... y ahora vamos a castigarnos más.

¿Qué explicación encuentran a ese hecho de que los niños y los jóvenes sigan a un grupo que tiene más de 30 años ahora?

Ese es un fenómeno muy lindo. No siempre pasa que, porque al papá le guste Los Rolling Stone, al hijo le vaya a gustar. No puedo describir la razón, pero puedo decirte que es hermoso para mí ver al padre con su hijo en lo hombros, llorando ambos en un concierto de Alux.

¿Qué le dijo el espectáculo sinfónico de Alux Nahual a Alux Nahual? Algo debió haberse activado ahí para el grupo

Nos ayudó a vernos de otra manera, nos ayudó a abstraernos. Cuando tocamos solo los seis como banda es una forma; tocar con una orquesta nos hizo salirnos de nosotros mismos. Te pasan unas cosas increíbles por la cabeza.

Si algo ha tenido Alux Nahual es un compromiso con la sociedad, con las causas a favor del planeta, de la no violencia, de las comunidades marginales y han apoyado la unión centroamericana. ¿Qué pasa con todo ese norte en el Alux Nahual del año 2011?

Las causas sociales siguen siendo importantes y nosotros estamos presentes en ellas y lo seguiremos estando. Por eso nos volvimos a reunir hace seis años (tourReunidos por Guatemala )

“Un día salí en un concierto en Antigua y dije algo: ‘somos el grupo del pueblo’. A algunos les pareció que esa frase era de un político, pero creo que la gente entendió lo que dije y cómo lo dije. ¿Qué hay en un pueblo? En un pueblo hay gente rica, gente pobre, intelectuales, no intelectuales; hay de todo.

¿Hacer música nueva es para capturar otros públicos?

Una banda de años también necesita renovar su público. Y de ahí viene la necesidad de grabar cosas nuevas, hay que darle cosas nuevas a ese público nuevo. No vamos a grabar música solo porque hay que hacer música para jóvenes, eso no. Si les gusta, que bien; si no les gusta, no podemos hacer mucho. Después de 30 años de hacer música tenemos una forma de pensar establecida y no podemos hacer música superficial. Eso no va a pasar.

¿La nueva música sale también ahora naturalmente?

Sí. No nos dimos ni cuenta. La empezamos a hacer como en jam en una fiesta de Paulo; cada quien iba poniendo lo suyo desde lo que hace ahora y funcionó. Ahí nos dimos cuenta que estábamos listo para esto de nuevo.