Participación en el Festival Internacional de Cultura de Bocaya estaba programado para agosto del 2010; sin embargo, la artista no llegó por problemas en el transporte aéreo

 2 junio, 2014

Miami (AP).

La cantante mexicana Paulina Rubio y un empresario que la demandó por no haberse presentado en un concierto en Colombia, llegaron a un acuerdo con el que evitaron ir a juicio este lunes en Miami.

Paulina Rubio se divorció de su esposo, el español Nicolás Vallejo en marzo del 2012. | ARCHIVO/AFP
Paulina Rubio se divorció de su esposo, el español Nicolás Vallejo en marzo del 2012. | ARCHIVO/AFP

"Ambas partes llegaron a un acuerdo amigable", dijo la portavoz del tribunal Eunice Sigler en una breve audiencia judicial en Miami.

Rey D'Orta y Jorge Ortega, abogados de la cantante mexicana, se abstuvieron de revelar detalles, solo señalaron que el acuerdo era confidencial.

En la audiencia también estuvo presente el abogado de los demandantes, Ray Levy.

El juicio de Rubio estaba programado a iniciarse este lunes después de innumerables postergaciones.

La demanda fue presentada en noviembre del 2010, cuando el empresario Carlos Gutiérrez, la corporación Cultural Viva la Música y el Fondo Mixto de Cultura de Bocaya denunciaron que en agosto de ese año Rubio incumplió un contrato firmado con antelación, que estipulaba su presentación en un concierto del Festival Internacional de Cultura de Bocaya.

La artista alegó que no pudo acudir al concierto por problemas con el transporte aéreo a Tunja, y no por falta de interés. Aseguró que los organizadores fallaron a su compromiso de ofrecerle el traslado en una avioneta privada y por eso ella tuvo que contratar la aeronave.

Los demandantes, en cambio, afirmaron que el contrato establecía que la artista tenía que viajar en avión desde Medellín a Bogotá, y desde allí recorrer unos 130 kilómetros en automóvil hacia el noroeste, hasta Tunja, donde no hay aeropuerto comercial.