Música

Orquesta Sinfónica Nacional estrena música de tres compositores menores de 30 años

Compositores participaron en concurso de selección con reinterpretaciones de material propio, referencias de Benjamín Gutiérrez y alusiones a pinturas de Rafa Fernández y Felo García

En el salón de ensayos del Centro Nacional de la Música, Eddie Mora ocupa el podio y frente a él se ubican los 74 músicos que lo acompañarán, este jueves a las 7 p. m., en concierto en el Teatro Eugene O'Neill.

El resto de la disposición es un poco diferente a los ensayos usuales: a su lado, se sientan cuatro compositores; entre las secciones de la orquesta, se encuentran dispersos los músicos de cuerdas.

"La característica principal de la obra es que los acomodé diferente", describió Giancarlo Liano sobre la interpretación de su obra Dos movimientos para orquesta de cuerdas. "Juego con la calidad del sonido, los músicos tienen que sonar como no están acostumbrados a sonar".

Liano es un guatemalteco de 25 años que estudia composición en la Universidad de Costa Rica. Dos piezas suyas fueron seleccionadas para formar parte del repertorio del programa Lectura de obras costarricenses del Centro Nacional de la Música.

El jurado internacional del programa recibió nueve piezas, dentro de las cuales seleccionó un total de cuatro. Las otras tres piezas que interpretará la Orquesta Sinfónica Nacional son obras de los ticos Sergio Delgado, de 25 años, y Daniel Garrigues de 29 años.

La cuarta pieza del concierto será de uno de los jueces del concurso, el compositor estadounidense David Dzubay.

Las entradas para la presentación única se venderán en la boletería del Teatro Eugene O'Neill en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano de Barrio Dent. El horario de compra será el jueves a partir de las 5 p. m. y el costo del ingreso será de ¢2.000.

El trabajo entre el director, compositores y la orquesta es indivisible. Durante toda la semana, los compositores han asistido a los ensayos del concierto para escuchar cómo sus partituras han sido transformadas en música. Las correcciones que se realizan son prácticas: la orquesta afina los tiempos de interpretación y buscan un balance entre todos los sonidos.

"Cada uno de ellos es exitoso en formas distintas", opinó el jurado David Dzubay, quien asistió a los ensayos junto con los compositores.

"La pieza de Sergio Delgado –Humoradas– es un poco más tradicional pero muy bien orquestada y las citas musicales (de Benjamín Gutiérrez) están logradas de forma efectiva. La obra Tríptico de Daniel Garrigues está compuesta de forma concisa con un par de ideas y crea una suite con ellas. En la pieza Doce segundos de Giancarlo Liano, él toma los temas y los compone en una música agresiva, rítmica y luego algo más lírico que está relacionado a la misma idea central", describió Dzubay.

"Estas actividades nos dan un feedback muy importante", afirmó Liano sobre el trabajo conjunto. Una modificación a su obra para la orquesta de cuerdas ajustó el tempo de la interpretación.

"Yo quería un contraste extremo entre los dos movimientos. El segundo es muy rápido, difícil y complicado. Aquí le saco provecho al posicionamiento: la música la escribí para que fuera espacial y escuchás la melodía adelante, atrás, pasa de izquierda a derecha. Como una ráfaga", dice Liano sobre los retos de sus Dos movimientos para orquesta de cuerdas.

En su segunda pieza, Doce segundos, el compositor sintetizó una banda sonora para una película guatemalteca del mismo nombre.

En el caso de Daniel Garrigues, su pieza Tríptico imita sonoramente a una obra plástica plegada en tres secciones.

"Es una propuesta para musicalizar tres distintas pinturas. La primera es de Rafa Fernández, Los templarios; la segunda se llama Caseríos, de Felo García, y la tercera se llama El último aliento de mi hermano gemelo, de David Garrigues", detalló el compositor, quien ha participado anteriormente del programa Lectura de obras costarricenses, en el 2014 y el 2015. "Tratan temas entre lo grotesco, lo cotidiano y lo fantasioso. La idea era plasmar eso musicalmente".

Las Humoradas de Sergio Delgado, asegura, están dedicadas a su maestro Benjamín Gutiérrez y toman motivos o temas musicales de su repertorio.

"Tocando su Sonata para clarinete y su Concierto para clarinete fue que conocí sus obras, cuando estaba en el colegio", aseguró Delgado. Con esta obra, el joven compositor suma tres creaciones que han sido interpretadas por la Orquesta Sinfónica Nacional. "La gente va a escuchar mi sentido del humor transformado en música: el sarcasmo, la sátira, el humor negro. Soy una persona de contrastes: puedo guardar mucha seriedad pero estoy muy joven para tomarme todo en serio".

Los compositores coinciden en que la experiencia de esta semana es una manera de ver crecer sus obras en la interpretación de otros.

"La ventaja de la composición es que, a los 30 años, uno es un chiquillo", afirmó el compositor.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.