Carlos Soto Campos.   26 junio, 2016

No hay una definición estandararizada para la música gay, pero claro que existe: es la música ha acompañado a las comunidades diversas por décadas.

Gay no es un género musical en específico, sino distintas expresiones que engloban el sentimiento de la comunidad. De hecho, la mayoría de canciones gay no tienen contenido explícitamente homosexual en en sus letras, pero tal vez, quien las cantaba se desprendía de una energía sexual diferente a la de la norma.

No hablemos sin ejemplos. En 1984 la BBC del Reino Unido e inclusive MTV decidieron dejar de transmitir Relax de Frankie Goes to Hollywood por su video lleno de hombres vestidos con cuero, drag queens y una escena muy sugestiva de sexo gay con ropa.

Mucha de la música considerada gay es festiva, pero no por eso tiene un contenido ligero. I Will Survive, como mucha otra música disco, trata sobre vivencias, experiencias difíciles y cambios con los que la comunidad se siente identificada.

Música gay son estas canciones que sirven como un refugio de un mundo hostil.

Es común que estas canciones sean cantadas por mujeres. Divas como Madonna invitaron al mundo experimentar, a sentir y dejarse ser y sobre todo, a hacer escándalo cuando el mundo quiere tener escondidos a “los raros”.

Como parte de la celebración del orgullo y en el día de la Marcha de la Diversidad, en la Mesa de Entretenimiento de La Nación nos reunimos a elegir los mejores discos gay en español y complementamos la lista con otros discos gay en inglés recomendados por la revista gay Out .

¿A qué suena una canción gay? A celebración, a empoderamiento, a diversión y la nostalgia de celebraciones pasadas. Celebremos la diversidad con orgullo.

Culture Club – Kissing to Be Clever (1982)

Ver más!

¿Se imaginaría el mundo que la figura más importante de la radio pop llegaría a ser un drag queen? Suena imposible, pero Boy George lo logró en los ochentas y se mantiene como una de las figuras más icónicas de la música.

Thalía – Arrasando (2000)

Ver más!

Después de que el mundo entero se aprendiera su nombre por la Trilogía de las Marías (sus tres famosas novelas) y por comprometerse con Tommy Motola, Thalía se consolidó como una megaestrella con los poderosos sencillos Regresa a Mi y Arrasando.

Alex Anwandter – Rebeldes (2012)

Ver más!

"Aunque digan que es malo, yo me siento en el cielo". Alex Anwandter es un compositor chileno abiertamente gay y un importante activista. En melodías pop que ponen a vibrar cualquier pista de baile Anwandter canta himnos de rebeldía y temas de amor.

Miguel Bosé – Bajo el Signo de Caín (1993)

Ver más!

En una de sus tantas fantasía, Bosé habla con un dios: "Si no te importa lo que soy / libre déjame / que quiero hablar con otro Dios." En otra, repite una y otra vez "Lo que hay es lo que ves". Pocos, como Bosé, han logrado rebelarse y alzar la barbilla con tanta elegancia.

Paulina Rubio – Paulina (2000)

Ver más!

Tan capaz de hacer todo por amor como de mandar a la chingada a quien quisiera que ella se convertiera "en el eco de su voz", Paulina Rubio dejó huella con este disco.

Prince – Purple Rain (1984)

Ver más!

No hubo segundo de la carrera de Prince en el que de cada poro no le brotara sensualidad pura y una energía sexual muy ambigua. Escoger un solo disco se siente como un pecado, pero la banda sonora de su película Purple Rain es una de sus obras más majestuosas.

The Smiths – Meat is Murder (1985)

Ver más!

De Morrissey y sus compañeros se puede hablar mucho, pero es más importante todo lo que nos han dicho por años. Desde el título es explícito en sus críticas y musicalmente, es todo por lo que el mundo ama a los Smiths: esa fragilidad desafiante que nos pone a bailar.

My Chemical Romance – Three Cheers for Sweet Revenge (2004)

Ver más!

Este grupo de New Jersey no inventó el rock emo, pero desde que salió Helena, le recordaron al mundo que los tipos también podía usar maquillaje, bailar, llorar y desangrarse frente a un micrófono (en sentido figurado, al menos). Su música fueron himnos para todos los chicos raros que encontraron confort en las guitarras estruendosas y los gritos de Gerard Way.

Madonna – The Immaculate Collection (1990)

Ver más!

Claro que es trampa esocger una compilación de éxitos, pero, ¿cómo no hacerlo cuando se trata de una compilación tan icónica? Este disco es testamento de como, antes de que existiera internet, Madonna ya era un ícono gay.

Gloria Trevi – Una rosa blu (2007)

Ver más!

Después de haber estado en la cárcel, esta diva mexicana grabó un disco que tuvo bajo perfil. Su regreso triunfal sucedió cuando se soltó el cabello, se puso tacones y se vistió de reina para combaritr la homofobia y la violencia intrafamiliar.

David Bowie – The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972)

Ver más!

El movimiento del glam rock permeó en Ziggy, un alienígena que llegó a la tierra dar mensajes de otro mundo. Nadie había usado el maquillaje en el rostro ni cantado de experimentar sexualmente como David Bowie.

Donna Summer – Once Upon a Time (1977)

Ver más!

La música disco fue un refugio suficientem,ente para los gays, latinos y negros en Estados Unidos. Donna Summer es sin duda una de las figuras más importantes del género y en esta obra maestra cuenta la historia de una mujer que vive un cuento de hadas, la fantasía que todxs desean. El disco fue producido por Giorgio Moroder y Pete Bellotte.

R.E.M. – Automatic for the People (1993)

Ver más!

Un disco sobre la mortalidad, suicidio, familia, depresión y el paso del tiempo tikene más que suficientes méritos (y hits) para formar parte de esta lista. Eso sin contar la "ominisexualidad" de Michael Stipe.

Pet Shop Boys – Actually (1987)

Ver más!

De este par se podría escoger también el disco Very (1993). Pero el mundo no sería el mismo sin la inmensa It's a Sin, tan bailable como profana y alentadora. También incluye It Couldn't Happen Here, una canción de consciencia en medio de la crisis del SIDA de los años 80.

Against Me! – Transgender Dysphoria Blues (2014)

Ver más!

Después de la sorpresiva transición de Laura Jane Grace, cantante y líder de Againste Me!, la anterior música del grupo, que lidiaba con problemas de identidad, tomó mayor sentido. La desfiante letra de Transgender Dysphoria Blues fue suficiente para entender que el disco que la acompaña, se volvería un testamento para las personas que no son aceptadas que solo quieren ser vistos como cualquier otra dentro de la sociedad.