Kimberly Herrera.   19 enero
Los Ángeles Azules pusieron a bailar a los miles de asistentes en las fiestas de Santa Cruz. Foto: Alonso Tenorio.

Si hay una agrupación que se ha dado el lujo de venir a Costa Rica, abrir hasta dos fechas para sus conciertos y que la venta de entradas esté garantizada, es Los Ángeles Azules.

Santa Cruz es el mejor ejemplo de ello: más de 10.000 personas disfrutaron de la música de la banda mexicana este sábado 18 de enero, en el concierto internacional de los festejos típicos.

La agrupación logró que a su show en el cantón guanacasteco llegaran personas de diferentes lugares de Costa Rica, quienes viajaron hasta cinco horas con tal de verlos tocar en vivo.

El concierto comenzó a las 8:48 p. m., con más de media hora de retraso; sin embargo, para el público no hubo problemas porque disfrutaban entre amigos, bailando o cantando.

Tras una pequeña introducción en la que sonaron todos sus éxitos, aparecieron entre el escenario los integrantes de la banda de Iztapalapa saludando al público que los ovacionaba una y otra vez.

Ver más!

El acercamiento de la banda, integrada por 16 músicos, con el público presagiaba que sería un espectáculo para el recuerdo y de los más memorables de Santa Cruz. Y así fue.

La primera canción en sonar en el recinto, ubicado cerca del polideportivo de Santa Cruz, fue Entrega de amor, seguida por Mi único amor y Las maravillas de la vida.

El clima también fue cómplice del grupo y permitió que la presentación fuera todo lo que los espectadores necesitaban: una noche estrellada y una brisa fresca que apaciguaba los 32 grados de temperatura.

Vestidos con camisa gris y pantalón blanco, Los Ángeles Azules saben que son de esas agrupaciones que los ticos siempre agradecen.

Ticos de diferentes partes del país asistieron al concierto de la agrupación mexicana en Santa Cruz y bailaron a lo largo de la noche. Foto: Alonso Tenorio.

Posteriormente sonó Mi niña mujer, uno de los temas más coreados de la noche.

Otra cosa que Los Ángeles Azules dejaron en evidencia fue la perfecta coordinación que poseen: para cada canción, la banda cuenta con una coreografía que bailan en una sincronía casi perfecta y temas como 20 rosas, Me haces falta tú y Amigos nada más, lo reafirmaron.

En el intermedio del show, la agrupación optó por subir a tres mujeres y a tres hombres al escenario, hicieron tres parejas, las pusieron a bailar e hicieron un concurso de la que mejor se movía. El público eligió a los ganadores.

En la segunda mitad del concierto estuvieron sus más grandes éxitos como El listón de tu pelo, que puso a cantar a todo pulmón a los ticos.

Otra particularidad de la banda fueron las cumbias: La cumbia picosa, La cumbia del infinito y La cumbia de la tostadita. Aunque sin las voces fueron suficientes para poner a bailar a todo el recinto.

Más tarde sonaron Amor a primera vista y Hay amor; la fiesta seguía garantizada.

Del público no se puede decir nada: fue dinamita pura; los asistentes cantaron y bailaron cada uno de los 24 temas que Los Ángeles Azules interpretaron sobre el escenario.

Eso sí, algunas se robaron el show más que otras como, por ejemplo, Nunca es suficiente y Cómo te voy a olvidar, que quedaron para el final de la noche.

Con este último tema, la banda de Iztapalapa bromeó con los ticos, por el particular coro que se canta en el país.

El recinto estaba repleto de público de todas las edades. Foto: Alonso Tenorio.

“Costa Rica hizo suya esta canción”, dijeron entre risas y prosiguieron con el concierto.

Tras prácticamente dos horas de espectáculo, había llegado la hora de despedirse y 17 años puso fin a una velada. Los Ángeles Azules demostraron una vez más por qué los ticos nunca los defraudan.

Fiesta sabatina

Los Ángeles Azules fueron los encargados de cerrar un festival de música que empezó a las 2 p. m.

A lo largo de la tarde hubo DJs y agrupaciones como Orquesta Maribel y el dúo Pacho y Gia. También estuvieron Sinca y Elidian, quienes también fueron ovacionados por el variado público que asistió a la fiesta musical.

Tras cinco días de corridas de toros, tope, vino de coyol y marimbas, este domingo finalizan los tradicionales festejos típicos de Santa Cruz. Los Ángeles Azules fueron ese complemento perfecto para decir con seguridad que el cantón vivió una verdadera fiesta.