Andrés Díaz P.. 11 julio
Alex Domínguez, quien fue cargado por los espectadores del Resurrection Fest durante un concierto de la banda sueca Arch Enemy. Tomado por Daniel Cruz, del Resurrection Fest.
Alex Domínguez, quien fue cargado por los espectadores del Resurrection Fest durante un concierto de la banda sueca Arch Enemy. Tomado por Daniel Cruz, del Resurrection Fest.

La solidaridad y la inclusión también se pueden palpar en los conciertos de heavy metal. El domingo anterior durante el Resurrection Fest, celebrado en Viveiro Galicia, España, Alex Domínguez, un joven de 19 años con parálisis cerebral, pudo volar entre la multitud de 100.000 personas que se amontonó para presenciar a la banda Arch Enemy.

La imagen del fanático en silla ruedas encima de la multitud conmovió a la Internet y se volvió viral.

El fotógrafo que capturó el momento y subió la primer imagen de Alex en el aire, Daniel Cruz, dijo a la página española LaSexta que estaba atento al concierto cuando vio frente a él cómo las personas cargaban a Alex en la silla de ruedas “Fue una reacción inmediata tomar la cámara y capturar la foto”, enfatizó el fotógrafo.

El joven entusiasta del metal fue elevado por encima del público por sus compañeros asistentes durante una presentación de su banda favorita.

La agrupación sueca también reconoció el momento y lo hizo público en sus redes sociales. “Los fans de Arch Enemy fueron increíbles, como siempre, en el en Resurrection en España hace un par de días” escribió el grupo en su cuenta de Twitter, acompañado de la foto de Alex.

“Fue una oleada de energía, adrenalina, emoción, alegría, felicidad. Un sueño hecho realidad. Durante mucho tiempo tuve la idea de ver a mis grupos favoritos desde allí”, le dijo Alex al Washington Post.

“Quiero servir como ejemplo para que otras personas como yo, en una silla de ruedas, sean alentadas a ir a festivales y conciertos… y a volar por el aire. Porque estar discapacitados no significa que no podamos ir”, contó el estudiante, quien ya está planeando su viaje al festival del próximo año, según destacó El País.

Alex llegó al concierto acompañado de su madre, quien realizó junto a su hijo un recorrido de más de 400 kilómetros.

“Es un luchador como todos. Deja su huella y desde pequeño ha estado en la caja de arena, en los columpios”, agradeció la mamá del muchacho, identificada como Belén.

Este joven de 19 años está acostumbrado a romper barreras. Le dijeron que no aprendería a escribir y ahora estudia Derecho en la Universidad de La Rioja para convertirse en notario o registrador de la propiedad