Carlos Soto Campos.   1 marzo
Life in Color es una de las actividades más concurridas de Jogo: en el 2018 reunió a más de 12.000 personas. Foto: Rafael Murillo/Archivo

“¿Vas a Jogo?”, es una pregunta que los jóvenes han pronunciado miles de veces en los últimos ocho años. Jogo empezó como una fiesta, una bastante privada y exclusiva en un bote, nada menos.

Ocho años atrás era normal leer de fiestas de negro o de blanco como el tipo de festejo más exclusivo. La única forma de enterarse de si algo así pasaba era si un programa de televisión o alguna columna de farándula le dedicaba su espacio a contar qué hicieron o deshicieron sus asistentes.

Pero ocho años atrás, una nueva generación quiso hacer fiestas diferentes... Siempre exclusivas, con dresscode, con farándula, pero en esencia, diferentes.

“No nacimos como una empresa de eventos sino como una de BTL, y eso marca una diferencia. Nos interesa que la gente tenga una experiencia cómoda antes de poner el nombre de un artista en un afiche”, aseguró Adrián Gutiérrez, director general de Jogo.

El festival Picnic se caracteriza por tener varios escenarios con diferentes propuestas musicales en cada uno. Foto: Ignacio Castillo/Archivo

Este sábado 2 de marzo Jogo presenta Picnic Festival, una actividad de 11 horas de música que tendrá artistas tan variados como Diego Torres, el DJ R3hab y la banda nacional Cocofunka, pero ese talento no es lo más importante, creen los organizadores.

“Vamos a tener baños, accesos, áreas de comidas y mucha rotulación, para que la experiencia sea la mejor. Creemos que no importa si los conciertos son chivas, si no hay donde sentarse y la birra está caliente. Todos esos detalles cuestan mucho, pero como en todos nuestros eventos, defendemos la experiencia”, señaló Gutiérrez.

Líderes

En principio, Jogo era como algunas otras fiestas del país, pero fue su obsesión con la experiencia la que ha mantenido a ese público con ellos.

Jogo defiende la experiencia y así ha cautivado a un público con festivales como Life in Color, Picnic y sus fiestas de Halloween y de fin de año (SUN). Jogo tiene un público fijo, personas que son “líderes” de la marca y que se encargan de vender entradas y ser “la cara” de la empresa.

Desde el inicio, contó Gutiérrez, Jogo ha tenido un grupo de 50 líderes, aunque con el tiempo ha variado.

“Hay gente que empezó a los 18 años y ya los vimos casarse. Otros que quieren dejar de ir y nos dicen ‘démosle este campo a mi hermano, él sí va’, ha ido variando y eso nos ha mantenido frescos”, señaló el director.

Adrián Gutiérrez, de 34 años, es director general de Jogo. Cortesía de Jogo.

Cada una de las fiestas cuentan con la zona Jogo, un espacio exclusivo al que solo se puede acceder comprando entradas con los líderes o con amigos de estas personas. Estas entradas no se venden al público general y por eso suelen ser las más preciadas.

No importa si están tirando pintura en el Life in Color o si llueve en Picnic, los de la zona Jogo pueden contar con que tendrán asientos cómodos, techo, su propia barra y visibilidad desde lo alto.

“Yo empecé Jogo como una empresa de BTL (mercadeo a segmentos específicos) y no una de fiestas”, contó Gutiérrez en una llamada telefónica.

“Quise hacer fiestas en un espacio interesante, con gente chiva, amigos de la U, y música y la idea se fue haciendo más grande. Hicimos la fiesta de Halloween que se volvió un clásico y en un momento hicimos un salto a festivales”, señaló el director de 34 años.

Conforme han pasado los años, han aparecido en los eventos zonas especiales. En Picnic, por ejemplo, un joven de 18 años puede andar por la libre viendo conciertos, pero quizá alguien que quiere pasar un buen rato son sus amigos puede alquilar una mesa y tener servicio ahí mismo. Jogo diseña experiencias para todas esas personas.

Día a día

Aunque el nombre Jogo solo aparece en el ojo público cuando organizan un festival grande, la empresa trabaja todo el año.

“Nos ha pasado que entrevistamos personas para un puesto y creen que solo hacemos tres cosas al año (risas), No me molesta esa percepción, pero no es para nada así”, aseguró Adrián Gutiérrez.

Jogo se ha especializado en darle comodidades a las personas en actividades de todo tipo, desde presentar una nueva marca hasta actividades corporativas.

Su día a día es encontrar el lugar adecuado para organizar un cóctel o encontrar al público ideal para el lanzamiento de un nuevo producto.

Una época como esta, se requieren unos 15 días en el montaje de Picnic, al mismo tiempo que tienen actividades en Guanacaste, activaciones y por supuesto la promoción del festival.

“No queremos hacer un concierto al año, queremos darnos a conocer por dar buenas experiencias, en general; ese es nuestro objetivo”, finalizó Gutiérrez.