Carlos Soto Campos. 20 febrero, 2018

Viaje etéreo, así nombró Elena Zúñiga el primer álbum de su banda Elena y La Orquesta Lunar y así espera que reciban las nueve canciones que lo componen.

Desde bossa nova, pasando por el pop y el rock experimental, las canciones de Zúñiga cuentan historias personales.

“Creo que cada una de las piezas tiene una imagen, una historia y en el concierto esas historias van a ser contadas, con paisajes sonoros, usando los instrumentos de orquesta –como en la grabación–, además de sintetizadores y programaciones”, comentó Zúñiga en una entrevista telefónica.

El concierto de presentación será este jueves 22 de febrero en el Teatro Eugene O’Neill, del Centro Cultural Costarricense-Norteamericano, en barrio Dent, a las 7:30 p. m.

Cortesía Elena y la Orquesta Lunar
Cortesía Elena y la Orquesta Lunar

En el concierto participarán los 11 músicos que ayudaron a componer el álbum, que está lleno de instrumentos de orquesta como fagots o chelos. Será la primera vez que este ensamble se reúna.

“La grabación fue bastante honesta y al grano; en vivo sonará mejor que en el disco”, señaló Zúñiga.

La entrada costará ¢8.000 o bien, ¢12.000 incluyendo el disco. Se pueden comprar en Restaurante CHILL (San Pedro) o en Academia Bansbach (Escazú).

Un viaje por los planetas

Como muchas obras artísticas, el álbum representa el cierre de un ciclo. Elena Zúñiga fue por cinco años parte del colectivo musical Árbol de Pie, en donde se acostumbró a componer acompañada temas instrumentales.

Su trabajo en Elena y la Orquesta Lunar se distancia en el hecho de que ahora compone sola y le pone voz a sus temas.

Copias del álbum Viaje etéreo estarán a la venta en el concierto. Foto: Jeffrey Zamora
Copias del álbum Viaje etéreo estarán a la venta en el concierto. Foto: Jeffrey Zamora

“Antes componía desde lo rítmico, y ahora la melodía es una de las cosas que me ha llevado a la lírica, los sonidos me sonaron a palabras y de ahí surgieron las letras”, contó la chelista.

La primera canción que escribió con letra fue Azules tiempos, que, de hecho, aparece en el disco Viaje etéreo.

Tras una enfermedad, el fin de sus veintes y situaciones personales Zúñiga dejó de componer. Ese periodo de más de mil días llegó a su fin cuando, dentro de ella, surgió una necesidad de escribir canciones.

“De pronto la música son mantras que uno se crea para sobrellevar las cosas y también, la música es resiliencia”, dijo.

“Vuelvo a componer y la composición se vuelve una necesidad en la vida y en cuestión como de tres meses tenía la mayoría de las piezas que forman parte de Viaje etéreo”, explicó la compositora.

Su primer álbum con esta nueva orquesta son historias de lo que ocurrió en ese periodo de ausencia de la música y también imágenes e ideas que pasaron por su cabeza.

“(Las canciones) son historias que cuento, de cosas que me pasaron, creo que son historias cotidianos. Empieza muy mántrico, es el inicio de un replanteamiento ¿para qué estoy? ¿tengo miedo o no tengo miedo?”, explicó Zúñiga.

El disco tiene canciones oníricas como Ágata, circenses como Entrega y hasta el tango Tímida piel. El concierto dará lugar a un viaje por distintos matices y, por qué no, por distintos planetas.