Música

Conquistar jóvenes trombón en mano

Difusión La Orquesta de Cámara de la Universidad de Costa Rica presenta hoy un recital con obras virtuosas, pero poco difundas

Tiene pocas oportunidades de mostrar todo su potencial como instrumento solista; por eso, Martín Bonilla se encargará de que su trombón suene y encante a los asistentes del V Concierto de Temporada de la Orquesta de Cámara de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Este ensamble, que busca conquistar principalmente a un público joven, se presentará esta noche en el Teatro Melico Salazar, a las 8 p. m., bajo la dirección de Luis Diego Herra .

El Concertino op.4 para trombón y orquesta, de Ferdinand David, es la obra con la que Bonilla está dispuesto a demostrar las bondades de su instrumento como solista.

Es una composición que, según explicó, su colega Alejandro Gutiérrez estrenó en la década de 1990, con la Orquesta Sinfónica Nacional.

“Es un concierto pequeño, de tres movimientos, pero que se interpreta sin pausas. Tiene pasajes muy virtuosos, pero, sobre todo, es una obra de mucha musicalidad”, explicó el músico e integrante de Trombones de Costa Rica.

Para el director, este concierto era la oportunidad ideal de tener, junto a la orquesta, a un buen solista del trombón; además, interpretando una obra relevante del repertorio mundial.

El comienzo. La música costarricense es parte importante en el repertorio de este ensamble desde el 2009, año de su creación.

Por eso, es casi natural encontrar, nuevamente, una composición de Eddie Mora en el programa que se presentará hoy.

Presto para orquesta, creación que interpretarán de Mora, tiene, además, el dato curioso de tratarse de la primera obra catalogada de este músico nacional.

“Es la primera que compuse en 1995, después de regresar de estudiar en Rusia, fue un regreso al mundo de la composición. Cuando regresé, me volvió esa necesidad de expresarme con sonidos”, explicó el autor.

Este opus 1 de Mora tiene una importante influencia del compositor ruso Serguei Prokófiev; está llena de momentos contrastantes, rápidos y un poco de carácter sarcástico, que se refleja al incluir fragmentos o la melodía principal de El cumbanchero, todo en una obra que tiene un duración de alrededor ocho minutos.

Segunda parte. En el programa también se interpretarán obras consideradas nacionalistas, como es el caso de El Moldava, de Bedrich Smetana, y Capricho español, del compositor Nikolay Rimsky- Korsakov.

Luis Diego Herra comentó que, en términos generales, el programa del V concierto tiene pasajes donde los diferentes músicos pueden demostrar su calidad técnica, como pequeños solos.

Otro elemento importante en el trabajo de este ensamble es su vocación, cada vez más clara, de privilegiar las obras de lenguaje moderno, compuestas a finales del siglo XIX y hasta la fecha.

“Es música que llegó tardía al país, que se quedó rezagada y la idea es ponerla a nuestros jóvenes. Ellos son un público que si les presentamos este lenguaje musical pueden entenderlo más fácil”, finalizó Herra.