Alonso Aguilar. 7 marzo
Willem Dafoe se sumerge de lleno en la psicología de Vincent van Gogh. Cortesía Romaly.
Willem Dafoe se sumerge de lleno en la psicología de Vincent van Gogh. Cortesía Romaly.

Con su oreja izquierda oculta y una penetrante mirada que irradia melancolía, los autorretratos del icónico pintor Vincent van Gogh son algunos de los referentes más célebres en el arte. Su encanto ha cautivado a millones no solo por la belleza de sus trazos, sino también por la inseparable aura trágica que da indicios de la infame historia que está por detrás.

Van Gogh en la puerta de la eternidad (2018), filme que se estrena este jueves en salas nacionales, es un nuevo recuento de los últimos años del impresionista holandés, cuando su prolífica producción de obras maestras solo era retada por el deterioro psicológico que vivía.

Inmersión total

En esta ocasión, el siempre inusual Willem Dafoe se dio a la tarea de encarnar al artista y sumarse a la importante lista de luminarias que han interpretado este mismo rol, entre ellos Kirk Douglas, Tim Roth, y hasta el mismísimo director Martin Scorsese (en un segmento de Sueños, de Akira Kurosawa, 1990).

En vez de intimidarse ante el bagaje de tal tradición, la crítica ha sido categórica en que la actuación de Dafoe es sobresaliente.

Los dialogos del Van Gogh con el pintor francés Paul Gaugin (Oscar Isaac) son parte esencial del desarrollo de la trama. Cortesía de Romaly.
Los dialogos del Van Gogh con el pintor francés Paul Gaugin (Oscar Isaac) son parte esencial del desarrollo de la trama. Cortesía de Romaly.

Stephanie Zacharek, de la revista Time, destaca como su “radiante intensidad llena cada esquina de la película”, mientras que Kenneth Turan del LA Times expresa su maravilla ante cómo el actor “trasciende la actuación convencional y utiliza la intuición y la técnica para adentrarse en el personaje”.

La aclamación recibida fue consagrada por la Academia cuando nominó al intérprete estadounidense al Óscar a mejor actor por su retrato del influyente pintor.

A pesar de que con 63 años es considerablemente mayor de lo que Van Gogh jamás llegó a ser (su muerte sucedió cuando tenía 37 años), Dafoe comentó a Entertaining Weekly que su comprensión del rol va más allá de “lo naturalista”.

“No se está ilustrando la percepción sobre quién era Van Gogh: se está en comunión con su memoria y legado”, dijo la estrella de la película.

Mirada fresca

El sentir que expresa el actor va en total sintonía con la propuesta del director Julian Schnabel, conocido por La escafandra y la mariposa (2007).

El cineasta norteamericano se desarrolló originalmente en el ámbito de las artes plásticas, donde tuvo una gran acogida durante la década de los 80. Tal experiencia ha permeado una filmografía enfocada en la intimidad de complejas figuras creativas como el pintor Jean-Michel Basquiat en Basquiat (1996) o el poeta cubano Reinaldo Arenas en Antes que anochezca (2000). Su interés en el hombre de La noche estrellada añade un nuevo capítulo a esta tendencia.

Sobre el enfoque del filme, Schnabel declaró en Deadline Hollywood que “esta es una película sobre la relación hasta la infinidad de un pintor y la pintura”, pero deja en claro que “no es la historia oficial. Es mi versión”.

Las dudas que nacen del proceso artístico son uno de los principales temas de la película. Cortesía de Romaly.
Las dudas que nacen del proceso artístico son uno de los principales temas de la película. Cortesía de Romaly.

Desde la contemplativa Van Gogh (1991), de Maurice Pialat, hasta el homenaje visual de la animación Cartas de Van Gogh (2017), el legendario artista se ha convertido en una figura recurrente en la gran pantalla, pero esta nueva narrativa estrenada en el Festival de Venecia propone repensar lo que se conoce.

El guion, elaborado por Louise Kugelberg, Jean-Claude Carrière (conocido por sus colaboraciones con Luis Buñuel) y el mismo director, dramatiza la polémica teoría de los biógrafos Steven Naifeh y Gregory White donde se cuestiona la veracidad del suicidio de Van Gogh.

Ya sea por la novedad en su recuento de los hechos o para maravillarse con la notable interpretación de Willem Dafoe, Van Gogh en la puerta de la eternidad le ofrece a fanáticos del pintor y a seguidores del buen cine la oportunidad de sumergirse de lleno en una de las mentes creativas más influyentes de la historia.

Ficha técnica

Van Gogh en la puerta de la eternidad

Título original: At Eternity’s Gate.

País: Estados Unidos y Francia.

Director: Julian Schnabel.

Elenco: Willem Dafoe, Rupert Friend, Mads Mikkelsen, Mathieu Amalric, Emmanuelle Seigner, Oscar Isaac.

Duración: 110 minutos.

Cines: Magaly, Nova.