Por: Priscilla Gómez.   10 junio
Vicente Fernández se retiró en 2016 de los escenarios, pero sigue vigente en los medios mexicanos.

Después de haber estado lejos de los escenarios por más de dos años, Vicente Fernández quiso mostrar lo bien que la pasa en su rancho Los Tres Potrillos, donde cría y pone a prueba las modificaciones genéticas de sus caballos.

El cantante –quien se retiró en 2016– publicó en su cuenta de Instagram una foto en donde aparece junto a uno de los caballos modificados genéticamente, de acuerdo con distintos medios mexicanos.

“Les presento como curiosidad de la naturaleza a la india ¡Los quiero mucho!”, escribió Fernández en su publicación.

Pasaron tan solo unos minutos para que la publicación alcanzara miles de likes y cientos de comentarios que criticaron el aspecto del pequeño caballo, así como la cruel práctica animal.

“Con todo el dinero que usted tiene debería de evitar este tipo de prácticas y no incentivarlas. Transgénico es una mutación creada por el hombre sin importar el sufrimiento animal”, dice uno de los mensajes en la imagen.

“¿Jugando a ser Dios? Mejor dele besitos a su hijo, ándele”. “Y de pura curiosidad ¿no se le ocurrió subir otra foto? Ese ser vivo no es normal”, se puede leer en otro de los comentarios en Instagram.

La vida en el rancho.

El rancho Los Tres Potrillos está ubicado sobre la carretera a Chapala en Jalisco, México, a unos kilómetros del aeropuerto, a la vista de todos. Por eso hay un tránsito fuerte todos los días, contó El Universal, un medio que ha podido conocer la zona y los alrededores.

Ahí Fernández tiene seguridad armada para cuidar su integridad y a la familia, como ha confesado el cantante en distintas entrevistas.

Al rancho entran diariamente personas a saludarlo, aprovechando que el cantante abre las puertas de su casa, como agradecimiento a sus seguidores.

Los escoltas están presentes en forma discreta cuando Vicente platica con los fans, para protegerlo de cualquier contratiempo.

El pasado febrero, el medio colombiano El Caracol, contó que un domingo el mexicano interpretó alrededor de 20 temas, para cerca de 500 personas que acudieron a su santuario.

‘Chente’ se presentó en tenis, camisa rosada, pantalón de vestir y chamarra café. Solo con una botella de agua y una toalla cerca, recordó éxitos como A mi manera y La diferencia.

Ese día comentarios como “¡Échale!” y “¡Guapo!” se escuchaban de manera constante entre los asistentes, dijo el medio de Colombia.

“Su presencia me alegra el alma y el corazón“, les respondió Fernández.