Tom Jones cumple 70 años con nuevo disco y mucha energía

Londres (DPA). Sus fans lo llaman "The Tiger" o "Sexbomb". El cantante pop británico Tom Jones, oriundo de Gales, logró conquistar millones de corazones con su carisma y su áspera voz de soul. Vendió más de 100 millones de discos en sus 47 años de carrera con hits como "She's a Lady", "Delilah" o "It's Not Unusual".

"Soy un maestro en todos los estilos de canto. Más allá de Elvis, creo que nadie fue tan versátil como yo", dijo el barítono en una entrevista. El próximo lunes, este eterno playboy festeja sus 70 años.

Thomas Jones Woodward nació el 7 de junio de 1940 en el pueblo minero galés de Treforest, cerca de Cardiff. Desde entonces, atrae a las personas con su música. Su voz, que tiene una amplitud de tres octavas, ya entusiasmaba en el coro de la iglesia y en los festejos familiares.

Sus ojos brillantes de un celeste casi glacial cautivaron a su compañera de clase Melinda Trenchard cuando los dos tenían apenas 11 años. Cinco años después, poco antes del nacimiento de su primer y único hijo, se dieron el sí, y siguen casados hasta hoy en día a pesar de los numerosos affaires del cantante.

En el áspero y humilde pueblo minero Jones aprendió temprano a pelear por el éxito. Dejó la escuela a los 15 años después de pasar dos años en cama por una tuberculosis. De día, este joven padre de familia trabajaba en una fábrica o en la construcción. De noche, se presentaba como "Tiger Tom" o "Jones the Voice" en los escenarios de los clubes de obreros.

Al cantante londinense y letrista Gordon Mills le llamó la atención Jones y puso al lado del vocalista de 22 años a la banda Playboys. A partir de ese momento, todo fue en ascenso para este hombre con mucho sexappeal. "It's Not Unusual" se convirtió en número uno en 1965. Hordas de jóvenes mujeres lo festejaron al igual que lo habían hecho antes con los Beatles: corrían detrás de él y le lanzaban su ropa interior.

El legendario movimiento de cadera de Jones y sus canciones también entusiasmaron a los fans estadounidenses. Las entradas para ver al sudado "Tiger", que lucía cadenitas de oro con diamantes sobre el pecho velludo, eran muy codiciadas en Estados Unidos. Debido a los altos impuestos que debía pagar en su país y una larga gira por Estados Unidos, la familia se mudó al estado de California en 1977.

Sin embargo, en Beverly Hills comenzó la mala racha: su mujer tuvo un aborto, sus conciertos fueron destruidos por la crítica, el éxito se desvaneció. El mundo estaba bailando más bien al ritmo de "Thriller", de Michael Jackson.

Después de siete años malos, el cantante logró su exitoso regreso en Europa. "Decidí envejecer con dignidad", confesó. Ya con canas en la cabeza, logró entusiasmar a los hijos de sus primeros fans. "Reload" fue su último gran éxito, hace 11 años, con una serie de dúos con The Cardigans ("Burning Down the House"), Stereophonics ("Mama Told Me Not To COme") y Mousse T ("Sexbomb").

Jones ama el escenario y en el cine y la televisión hace siempre de él mismo, como en "Mars Attacks!" o "Fear and Loathing en Las Vegas". Después de todos sus logros, la reina de Inglaterra lo nombró caballero hace cinco años.

Desde ya, no piensa en poner punto final a su carrera. En julio sale su nuevo disco, el número 39: "Praise And Blame". Los aplausos son su droga. "Los aplausos de la gente son como una maldita droga".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.