AFP . 7 mayo
John Loughery (izq.) y Terry Hutt son dos seguidores de la realeza británica. Ellos son parte de las cientos de personas que esperan con impaciencia fuera del castillo de Windsor Castle para conocer al bebé de Enrique y Meghan. Fotografía: AP Photo/Alastair Grant.
John Loughery (izq.) y Terry Hutt son dos seguidores de la realeza británica. Ellos son parte de las cientos de personas que esperan con impaciencia fuera del castillo de Windsor Castle para conocer al bebé de Enrique y Meghan. Fotografía: AP Photo/Alastair Grant.

Windsor, Reino Unido. Reino Unido espera este martes con impaciencia descubrir el rostro y el nombre del hijo del príncipe Enrique y Meghan, el primer bebé mestizo de la familia real británica, que nació la víspera en un lugar mantenido en secreto.

Todo sonrisas, el duque de Sussex, de 34 años, anunció el lunes por la tarde el nacimiento de su hijo, un varón que pesó 3,260 kilogramos, ante las cámaras de televisión que esperaban cerca del Castillo de Windsor, unos 40 kilómetros al oeste de Londres.

Fue una buena noticia para un país agotado por el interminable debate sobre el Brexit y una oportunidad para que la gente se uniera en la celebración de sus viejas tradiciones, ahora mezcladas con un moderno toque estadounidense.

“Llevo aquí seis días. Dormí en la calle cuatro días”, afirmó John Loughrey, un superfan de la realeza, en frente del Castillo de Windsor, donde la pareja se casó el año pasado.

La llegada de Meghan Markle, una exestrella de televisión de 37 años con ascendencia en parte afroamericana, infundió un soplo de aire fresco a la familia real británica.

“Quiero ver cómo es el bebé”, decía Zahra Kibue, de 34 años, que vivía en Kenia antes de mudarse a Inglaterra. “Como Meghan es mestiza, tengo curiosidad por ver”, reconoció.

Caroline Wagstaff y su perro ansían conocer de lejos al nuevo integrante de la realeza británica. Fotografía: ADRIAN DENNIS / AFP.
Caroline Wagstaff y su perro ansían conocer de lejos al nuevo integrante de la realeza británica. Fotografía: ADRIAN DENNIS / AFP.

Por primera vez, el nacimiento real se anunció por Instagram, pero todavía no se ha difundido, ni filtrado, ninguna imagen del recién nacido ni de su madre y sigue sin saberse dónde dio a luz Meghan.

¿Fue un nacimiento en casa, en Frogmore Cottage, la nueva residencia de la pareja en el dominio del Castillo de Windsor o en un hospital?

Según el diario The Daily Mail, el bebé nació en una maternidad londinense, tal vez la del hospital de Portland, donde la duquesa de Sussex habría ingresado el domingo por la tarde acompañada por su madre y desde donde regresó a su hogar tras el nacimiento.

El hijo menor del príncipe Carlos, heredero al trono de Inglaterra, y la difunta princesa Diana estuvo junto a su esposa durante el parto y afirmó que solo había dormido dos horas, dando a entender que este había durado toda la noche.

Según la biógrafa real británica Penny Junor, sacudiendo de nuevo las tradiciones es muy probable que Meghan se encargue de criar al bebé ella misma.

“Creo que se han acabado los días en que los niños de la realeza eran criados por niñeras”, dijo Junor. “Creo que vamos a ver muy poco a este niño".

Presentación

Enrique prometió este lunes presentar al recién nacido a los medios probablemente este miércoles. Y afirmó que él y Meghan estaban “pensando todavía” en los nombres.

Mientras esperan, los británicos intentan adivinar: Alejando, Jacobo y Arturo figuran entre los favoritos de las casas de apuestas.

Meghan, que tiene entre sus ancestros a esclavos que trabajaban en las plantaciones de algodón de Georgia, podría también elegir un nombre que rinda homenaje a su herencia familiar.

Decenas de fotógrafos de todo el mundo aguardan la presentación del bebé real en el castillo de Windsor. Fotografía: AP Photo/Alastair Grant.
Decenas de fotógrafos de todo el mundo aguardan la presentación del bebé real en el castillo de Windsor. Fotografía: AP Photo/Alastair Grant.

La madre de la exactriz, Doria Ragland, mencionó estar “loca de alegría” por el nacimiento de su primer nieto, según el palacio de Buckingham. Y su padre, Thomas Markle, con el que mantiene relaciones más distantes, también se congratuló por la noticia en declaraciones al diario The Sun.

“Estoy orgulloso de que mi nuevo nieto haya nacido en la familia real británica y estoy convencido de que servirá a la Corona y a los británicos con gracia, dignidad y honor”, afirmó.

Octavo bisnieto de la reina Isabel II, de 93 años, y del príncipe Felipe, de 97 años, el bebé será sétimo en la línea de sucesión al trono británico.

Su nacimiento fue recibido con un alud de mensajes de felicitación, desde la exprimera dama estadounidense Michelle Obama al primera ministro canadiense Justin Trudeau, pasando por la jefa de gobierno neozelandesa Jacinda Ardern.

“Acabo de saber que el mundo se ha hecho 3,260 kilogramos más pesado”, tuiteó el actor Patrick J Adams, excompañero de Meghan en la serie de televisión Suits que la lanzó a la fama, deseando “mucho amor” al bebé y a sus “increíbles padres”.

En Londres, el London Eye, la emblemática e inmensa noria a orillas del Támesis, brillaba en rojo, blanco y azul. Y en lo alto de la torre de telecomunicaciones BT un mensaje proclamaba: “Es niño”.

"It's a Baby Boy" se anuncia a lo alto de la BT Tower en Londres el nacimiento del bebé real. Fotografía: Daniel SORABJI / AFP.