La Nación (GDA), El Universal (GDA). 22 julio
En los últimos días se ha rumorado que el príncipe William y el príncipe Harry están teniendo severos roces personales. Las nuevas acusaciones podrían empeorar su relación. AFP
En los últimos días se ha rumorado que el príncipe William y el príncipe Harry están teniendo severos roces personales. Las nuevas acusaciones podrían empeorar su relación. AFP

Los nietos de la reina Isabel II, el príncipe William de Cambridge y su hermano, Harry de Sussex, se enfrentan en Inglaterra a una escandalosa investigación, en la que se les acusa por una supuesta malversación de fondos.

Los hermanos, según las acusaciones, habrían transado 290.000 libras esterlinas ($369.000) de forma ilegal, los cuales provenían de donaciones.

La donación del dinero provino de la Fundación Real de William y Kate Middleton, que otorgó esa suma para ayudar a Harry y Meghan Markle a establecer su propia organización benéfica Sussex Royal, antes de renunciar a la vida real.

A su vez, la entidad también entregó una subvención a la organización de viajes de Harry, Travalyst –que figura como una entidad privada–, de la cual el hijo menor de Carlos y Lady Di posee al menos el 75% de las acciones.

Parte de los dineros cuestionados fueron a parar a la organización benéfica Sussex Royal, que era liderada por Harry y Meghan Markle. AFP
Parte de los dineros cuestionados fueron a parar a la organización benéfica Sussex Royal, que era liderada por Harry y Meghan Markle. AFP

Travalyst, que es una iniciativa liderada por Harry, fue fundada por la compañías Booking.com, Skyscanner, Trip.com, TripAdvisor y Visa. Su misión es la de impulsar una nueva forma de viajar, protegiendo a las personas y a los lugares que visitan al promover un turismo sostenible y rentable.

Según la denuncia, tanto la Fundación Real como Travalyst, están incumpliendo con las reglas del uso adecuado de fondos de caridad, pues asegura que la única razón de las dos transferencias es la relación de hermanos entre el duque de Cambridge y el duque de Sussex y no los objetivos de la Fundación Real. Por ese motivo solicitó que se investigue a ambas organizaciones por uso inapropiado de fondos, conflictos de interés y falta de independencia.

Defensa real.

Las acusaciones fueron criticadas como “profundamente ofensivas” por el equipo legal de Harry, quien dijo que el trabajo de caridad del duque era “el foco de su vida”. Un vocero del grupo defendió que “el duque de Sussex sigue profundamente comprometido con su trabajo caritativo”.

“Este es el enfoque de su vida y su devoción a la caridad está en el centro de los principios por los que vive y es evidente a través del impacto y el éxito de sus muchos proyectos de caridad en todo el Reino Unido y más allá”, finalizó el vocero.

Asimismo, aclaró que Travalyst es una “organización sin fines de lucro para la cual el duque no recibe ganancias comerciales o financieras” y sostuvo que “el duque no ha tenido ningún interés financiero personal en su trabajo caritativo”.

Harry y Meghan, quien ahora viven en Los Ángeles junto a su hijo Archie, están estableciendo su nueva fundación llamada Archewell.

Por su parte, una vocera de la Fundación Real dijo: “Las subvenciones otorgadas a los duques de Sussex fueron para apoyar el trabajo caritativo del duque y la duquesa. Estaban totalmente en línea con los requisitos de gobernanza y se informaron de manera transparente”.