AFP . 20 mayo, 2018
Enrique y Meghan el sábado por la noche previo a la recepción de la boda con sus amigos. Fotografía: AP.
Enrique y Meghan el sábado por la noche previo a la recepción de la boda con sus amigos. Fotografía: AP.

Londres. El príncipe Enrique de Inglaterra y Meghan Markle emprendieron este domingo su nueva vida tras una aclamada boda que combinó fasto, tradición y mestizaje en Windsor. Sin embargo, tendrán que esperar para irse de luna de miel debido a sus obligaciones reales.

Los nuevos duque y duquesa de Sussex tendrán el martes su primer compromiso oficial uniéndose al príncipe Carlos en los jardines del Palacio de Buckingham para un evento dedicado a obras de caridad.

El príncipe y la exactriz estadounidense se dieron el sí quiero el sábado en la iglesia de San Jorge del castillo de Windsor, durante una ceremonia que combinó el esplendor de la monarquía británica con aportes de la cultura afroamericana, lo cual fue celebrado por la prensa como un “triunfo”.

La pareja se desplazó en un auto antiguo cuya matrícula correspondía a la fecha de la boda. Fotografía: AP.
La pareja se desplazó en un auto antiguo cuya matrícula correspondía a la fecha de la boda. Fotografía: AP.

Entre los momentos fuertes: el apasionado sermón del reverendo afroamericano Michael Curry, la canción Stand by me interpretada por un coro góspel, o las palabras “estás impresionante” que le dedicó Enrique a su prometida en la iglesia.

Meghan se ha convertido en el primer miembro de la familia real británica con un padre blanco y una madre negra, al unirse con el hijo menor de la princesa Diana. Enrique tiene 33 años.

La pareja fue aclamada por más de 100.000 personas, muchos de ellos turistas extranjeros, que se desplazaron hasta Windsor, ciudad ubicada a unos treinta kilómetros al oeste de Londres.

“Gracias a todos los que vinieron a Windsor y a los que siguieron (la boda)”, tuiteó la cuenta oficial de la familia real acompañado de unas fotos de la jubilosa multitud.

Por la noche del sábado, Enrique y Meghan se encontraron con 200 amigos y familiares para una recepción organizada por el príncipe Carlos en la mansión de Frogmore House, cerca del castillo.

Enrique llevó a su flamante esposa en un Jaguar E-Type descapotable cuya matrícula es E190518, la fecha de la boda. Meghan vistió un atuendo de crepé de seda de Stella McCartney, dio un discurso, desmarcándose una vez más de la tradición.

El beso más esperado. El príncipe Enrique le muestra al mundo el amor por su esposa Meghan. Fotografía: AFP.
El beso más esperado. El príncipe Enrique le muestra al mundo el amor por su esposa Meghan. Fotografía: AFP.