Farándula

Papá de Adele muere a los 57 años; nunca lograron una reconciliación

Hombre abandonó a su familia cuando la cantante tenía tan solo tres años; fue alcohólico y libró una larga batalla contra un cáncer intestinal

Mark Evans, padre de la popular cantante británica Adele, falleció tras una larga batalla contra un cáncer de intestino, informó la prensa británica este martes.

El hombre, de 57 años, tenía una relación distante con la afamada intérprete, de 33 años, ya que abandonó a su familia cuando Adele tenía tan solo tres años.

Aunque Evans afirmó en varias oportunidades que se habían reconciliado, la artista siempre negó que eso fuera cierto.

Durante la entrega de los premios Grammy, en el 2017, cuando Adele ganó el premio a grabación del año con la canción Hello, la vocalista sorprendió a todos al agradecer a su representante, Jonathan Dickins, y decirle: “Te amo como si fueras mi padre”, luego agregó: “No amo a mi padre, eso es lo que pasa. No significa mucho para mí. Te amo como hubiera amado a mi padre”.

En entrevistas posteriores, la talentosa vocalista afirmó que no odiaba a Evans, ya que fuera como fuera, era su padre.

Según el diario The Sun, pese al distanciamiento, la cantante y su familia sí están afectados por la noticia del fallecimiento de Evans.

El hombre, según una fuente citada por el periódico, siempre había mantenido la esperanza de reconciliarse con su familia, no obstante, en los últimos años de su vida ya se mostraba más reacio a que el reencuentro fuera posible.

Distantes

El progenitor de Adele había dado varias entrevistas desde que su hija saltó a la fama internacional, lo cual habría debilitado aún más el frágil lazo que existía entre ellos y el resto de la familia.

En el 2011, mientras el ascenso internacional de la intérprete de Rolling in the Deep era un fenómeno imparable, el progenitor se dedicó a hablar con los medios lo cual molestó a su exmujer, Penny Adkins, quien le dijo que no debió haberlo hecho.

Incluso, cuando la cantante estaba de gira promocional de su álbum 21, su papá afirmó que ya habían hecho las paces y que hasta habían tomado un trago juntos para dejar el pasado atrás. La cantante luego negó que esto fuera cierto.

En el 2013, Evans había revelado que libraba una batalla contra un cáncer de intestinos y confesó su fuerte adicción al alcohol. “Me tomaba de dos a tres litros de vodka y de siete a ocho cervezas todos los días”, le dijo al diario inglés.

Asimismo, aceptó haber sido un mal padre para la artista y culpó a su dependencia con el alcohol. Además, expresó su preocupación de no poder conocer a su nieto Angelo, nacido en 2012 del matrimonio de Adele con Simon Konecki. No está claro si llegó a conocer al niño. La pareja se divorció ese mismo año.

En esa misma entrevista, Mark aseguró: “estoy sumamente avergonzado por la persona en la que me he convertido. Sé que lo mejor que puedo hacer por Adele es que asegurarme de que nunca me vea en este estado”.

Gerardo González

Gerardo González

Graduado de la Universidad de Costa Rica en Comunicación Colectiva. Especializado en gastronomía, turismo y entretenimiento.