Fernanda Matarrita Chaves. 6 diciembre, 2018

Las participantes de Miss Universo 2018 entienden que la competencia está en su mejor momento, por ello, hacen todo lo posible para sobresalir.

Recientemente, Ángela Ponce, candidata transexual y representante de España, fue la que provocó que diferentes medios internacionales replicaran las declaraciones que dio a medios tailandeses. La chica, de 26 años, afirmó “estar ayudando vidas” gracias a ser la primera mujer trans en participar en el concurso de belleza más importante del mundo.

"Estar aquí me da la posibilidad de ser voz y esa es mi corona personal. Me permite motivar a mucha gente. Hay personas que por el simple hecho de que yo esté aquí continúan viviendo, ese es mi orgullo", cita EFE, luego de las declaraciones de la modelo y activista por los derechos LGBT.

Con sus palabras, Ángela Ponce se refiere a todas las personas transexuales que en medio del rechazo y la desesperanza han optado por quitarse la vida.

Ser elegida como la mujer “más hermosa de España” y estar participando en Miss Universo no exime a Ponce de los constantes ataques, burlas y memes que se realizan con el fin de burlarse de ella.

“Vengo preparada psicológicamente porque llegué a un grado de aceptación conmigo misma en el que hacerme daño es muy complicado", agregó en sus declaraciones.

Las chicas de fiesta

La noche del 5 de diciembre las 95 representantes tuvieron un momento especial. Todas fueron ataviadas con vestidos hechos con seda tailandesa para que asistieran a la “Noche Thai”, una cena temática con la que todas juntas recibieron una bienvenida especial.

Los colores de los vestidos entregados a las candidatas se inspiraron en los tonos de cada día de la semana según la cultura tailandesa: amarillo, rosa, verde, naranja, azul, púrpura y rojo.

Natalia Carvajal, representante costarricense, utilizó una prenda de color rosado.

Los vestidos fueron una creación de los 19 diseñadores más connotados de Tailandia.