10 enero, 2016

El Universal de México (GDA) y agencia AFP. La mansión Playboy, ubicada en Beverly Hills y construida en 1927, estará a la venta por $200 millones.

La propiedad tiene un tamaño de 1952 metros cuadrados. AFP.
La propiedad tiene un tamaño de 1952 metros cuadrados. AFP.

Hogar del fundador de la revista Playboy , Hugh Hefner, de 89 años, el extravagante edificio saldrá a la venta en febrero, reportó el sitio especializado en celebridades TMZ.

La icónica casa es una de las residencias estadounidenses más populares por haber albergado las fiestas más escandalosas de ese país.

Se hizo famosa en los años 70 por las exuberantes fiestas que su propietario organizaba en ella.

Es la única residencia privada de Los Ángeles, California, con permiso para hacer espectáculos de fuegos artificiales, actividades frecuentemente ilegales en Estados Unidos.

Una inmensa piscina es parte de los lujos de la casa. AFP.
Una inmensa piscina es parte de los lujos de la casa. AFP.

Playboy Enterprises quiere al menos $200 millones por la propiedad, pero TMZ citó fuentes del sector inmobiliario del área de Holmby Hills –cerca de Beverly Hills– según las cuales la mansión probablemente se salde en un precio mucho menor.

Los expertos estimaron que el valor de la propiedad es bastante superior a lo que debería ser. Una construcción similar en la misma área cuesta alrededor de $60 millones, pero por la historia de la mansión, el costo debería subir a entre $80 y $90 millones.

Los interesados pueden visitar la enorme propiedad, pero quedará un área fuera de su alcance: la habitación de Hefner.

TMZ indicó que el contrato de venta de la casa subraya que Hefner debe vivir ahí hasta su muerte y por la misma razón nadie podrá ingresar a esa parte del domicilio, que tiene 22 habitaciones.

La revista Forbes describe la propiedad como “gótica/Tudor” y señala sus comodidades, entre ellas tres edificios destinados a zoológicos y pajareras, un cementerio de mascotas, una cancha de tenis, una cascada, una enorme zona de piscina con sauna, una cancha de básquet y una casa de juegos.

Numerosos visitantes han descrito la propiedad como “en estado de deterioro”.