Agencia AFP.   22 mayo
Aretha Franklin enfrentó varios problemas personales durante su vida como artista. Fue muy reservada y pocas veces habló de ellos. Fotografía: AP Photo/Mary Altaffer, File

Tres documentos escritos a mano, y supuestamente preparados y firmados por Aretha Franklin, parecen dar instrucciones sobre el destino del patrimonio de la legendaria cantante estadounidense, lo que llegaría a contradecir la creencia que se tenía de que la artista no había dejado ningún testamento al momento de su muerte, el pasado 16 de agosto en el 2018.

Los documentos obtenidos y publicados por el diario Detroit Free-Press, fueron descubiertos en un cuaderno de espiral hallado bajo los cojines de un sofá en el salón de su casa, así como en uno de los gabinetes que estaban cerrados bajo llave, y al que ninguna persona había podido acceder hasta ahora.

Las 16 páginas de papeles, que fueron garabateados a mano y que han resultado difíciles de leer por las autoridades, están fechados entre los años 2010 y 2014 y, aparentemente, distribuyen todos los bienes que poseía la reconocida artista, entre los que se encuentran gran cantidad de inmuebles, joyas, equipos de música y regalías musicales. El objetivo es que estos puedan ser repartidos de forma equitativa entre los distintos miembros de su familia.

Este es uno de los documentos que fueron hallados en una de las viviendas de Aretha Franklin y que podrían ser considerados como parte de su testamento. Fotografía: AP Photo/Ed White

En uno de los documentos hallados, que data del 21 de junio de 2010, la conocida Reina del Soul se declara a sí misma completamente sana de mente y salud, salvo por su “presión arterial elevada” y una “masa en el páncreas”, según reseñó el medio estadounidense.

Franklin murió a los 76 años, tras una larga batalla contra el cáncer de páncreas, lo que desató una avalancha mundial de duelo, especialmente de reconocidas figuras del mundo del entretenimiento.

Su fallecimiento también generó preguntas sobre el futuro de sus bienes, pues su familia –que incluye a cuatro hijos y otros descendientes– creyó, desde un inicio, que no había dejado testamento alguno.

David Bennett, quien fuera por largo tiempo abogado de Aretha Franklin, presentó los documentos en una corte de Michigan y dijo que no estaba completamente seguro de si estos eran válidos, al menos según la legislación del estado. Es por ello que las autoridades decidieron que era necesario realizar una audiencia, prevista para el 12 de junio.

“Los herederos, a través de sus abogados, no han sido capaces de llegar a un consenso entre ellos sobre la admisión y la validez” de los aparentes testamentos, según se lee en los documentos judiciales.

La reglamentación en Michigan determina que si ningún testamento es declarado como legal, el patrimonio, que según reportes corresponde a unos $80 millones, será dividido en partes iguales entre sus cuatro hijos.