Lysalex Hernández A.. 28 marzo
La reina Isabel II decidió que pasaría la cuarentena en su castillo de Windsor, junto a su esposo Felipe de Edimburgo, además de su personal de extrema confianza. Fotografía: Archivo
La reina Isabel II decidió que pasaría la cuarentena en su castillo de Windsor, junto a su esposo Felipe de Edimburgo, además de su personal de extrema confianza. Fotografía: Archivo

Luego de que se confirmara que el príncipe Carlos había dado positivo en el test del coronavirus covid-19 se encendieron las alarmas en la Casa Real Británica para evitar que este se propagara a otros miembros de la realeza, entre ellos su majestad la reina Isabel II, quien el próximo 21 de abril cumplirá 94 años.

Una de las primeras medidas que se tomó una vez confirmado el resultado, fue que el padre de los príncipes Guillermo y Enrique se trasladara hasta la residencia real de Balmoral, en Escocia, junto a su esposa Camilla Parker, quien constantemente es monitoreada para evitar el contagio.

Como era de esperarse, la monarquía británica también decidió someter a exámenes a la reina Isabel II y el príncipe Felipe, luego de que ambos sostuvieron una reunión privada con su hijo Carlos el 12 de marzo, tan solo dos días después de que este asistiera a la actividad WaterAid, donde compartió con el príncipe Alberto de Mónaco, que también fue diagnosticado con el nuevo coronavirus.

Si bien la monarca y su esposo se encuentran en buen estado de salud, las medidas de seguridad han aumentado al máximo para evitar que la pareja real sea contagiada y se sume a la cifra de más de 15.000 personas que padecen, hasta el momento, de esta enfermedad en el Reino Unido.

Una de las acciones fue reducir el mínimo contacto con el personal de la Casa Real Británica, por lo que la reina Isabel II solo puede estar cerca de dos personas de su extrema confianza: Angela Kelly, su asistente personal, además de Paul Whybrew, quien es su mayordomo desde hace más de 40 años.

Whybrew, conocido como Big Paul por su estatura de 1,92 metros, es el único hombre, además de Felipe de Edimburgo, con el que su majestad puede tener contacto durante su aislamiento en el castillo de Windsor, su actual lugar de residencia.

Medios como The Daily Mail reseñan que Paul es el escudo principal con el que la reina Isabel se protege en estos momentos de incertidumbre, gracias a la lealtad, respeto y cariño que le ha demostrado durante todos los años que ha estado a su lado.

Daniel Craig, la reina Isabel II y Paul Whybrew en el video de inauguración de los Juegos de Londres 2012. Fotografía: AFP
Daniel Craig, la reina Isabel II y Paul Whybrew en el video de inauguración de los Juegos de Londres 2012. Fotografía: AFP

Es importante recordar que fue Whybrew quien logró capturar a Michael Fagan, quien en julio de 1982 irrumpió el Palacio de Buckingham y se sentó en la cama de la monarca. Cuando su majestad entró a la habitación y halló al intruso, salió despavorida y se topó con su mayordomo, quien de inmediato atrapó a Fagan y lo entregó a los guardianes del lugar.

Más de cerca

Luego del incidente de los años ochentas, la reina Isabel II decidió que Paul Whybrew, de 61 años, se convirtiera en uno de sus empleados de confianza, por lo que desde entonces se hizo común que la acompañara a sus distintos compromisos, lo que hizo que entre ambos también creciera una entrañable amistad.

Es por ello que Whybrew tiene una casa propia y cercana a cada una de las residencias habituales de la monarca fuera de Londres: el castillo Balmoral, Sandringham, y el de Windsor. Esta es una de las formas con la que la monarca se asegura de tenerlo a su lado cuando lo necesita.

“La reina adora a Paul. Es la presencia tranquilizadora perfecta que tener al lado en circunstancias como las que se está viviendo en estos momentos con el coronavirus”, afirmó el diario The Daily Mail uno de los trabajadores de la familia real británica.

Y es que no se puede negar que esto es así. Paul es el único de los empleados de la monarquía al que se le permite el ingreso a los espacios privados de la reina Isabel II, quien continuamente lo invita a ver televisión junto a ella o a charlar y tomar té. Esto ha hecho que entre ambos exista una amistad, misma que le permite a su majestad sentirse más tranquila y apoyada desde entonces.

La lealtad de Whybrew hacia la Casa Real Británica ha sido recompensada, pues ha sido condecorado en varias oportunidades: en el 2008 fue nombrado Sargento de Armas de la Reina Isabel II, además de que fue designado como miembro de la Real Orden Victoriana (MVO) y Teniente de la Real Orden Victoriana (LVO) durante los honores del Jubileo de Diamante de la Reina en el 2012 y recibió la Medalla Real Victoriana en plata y oro en el 2016.

Sin embargo, uno de los momentos inolvidables protagonizados por ambos fue el video que realizó la monarca junto a James Bond (Daniel Craig) con motivo de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La reina puso como condición para aparecer en esta producción que Paul Whybrew saliera a su lado y así fue, se le puede ver a los dos junto al actor inglés.

Tanto el mayordomo como Isabel II han logrado equilibrar su relación profesional como su amistad, en la que el mismo sentido del humor que ambos comparten ha sido clave para ser confidentes en todos estos años.