AFP .   8 marzo
El director Woody Allen de 84 años siempre negó las acusaciones. Foto: Evan Agostini/AP

Los Ángeles. AFP.- La editorial Hachette anunció que no publicará la autobiografía del famoso director de cine estadounidense Woody Allen, acusado de abusar sexualmente de su hija adoptiva de siete años, tras una ola de críticas y una protesta del personal.

La decisión de Hachette tiene lugar después de la protesta pública del único hijo biológico del cineasta, el periodista y escritor Ronan Farrow, que está convencido de que su padre abusó sexualmente de su hermana Dylan en 1992.

“Hachette Book Group ha decidido que no publicará las memorias de Woody Allen Apropos of Nothing”, cuyo lanzamiento estaba previsto para el 7 de abril, y “devolverá todos los derechos a su autor”, dijo Sophie Cottrell, portavoz de la editorial, en un correo electrónico enviado a la AFP.

La expareja de Allen, la actriz Mia Farrow, denunció el presunto abuso de la hija adoptiva de ambos Dylan Farrow, en medio de una disputa legal con el cineasta.

Poco antes de la denuncia, Mia Farrow se había separado de Allen al descubrir que éste tenía una relación secreta con otra de sus hijas adoptadas, Soon-Yi Previn, 34 años menor que el director.

La justicia investigó las denuncias durante meses, pero no halló elementos para juzgar al director de cine por abuso de un menor.

El director de Annie Hall y Manhattan, de 84 años, siempre negó tajantemente las acusaciones, pero tras el nacimiento del movimiento #MeToo, Dylan insistió nuevamente en que fue abusada por su padre.

Una decisión “difícil”

El jueves anterior, decenas de empleados de Hachette dejaron su lugar de trabajo en Manhattan y salieron a la calle a protestar por la publicación de las memorias.

Ver más!

Dylan Farrow dijo el viernes en su cuenta de Twitter que nunca podrá agradecer lo suficiente a las personas que arriesgaron su empleo en solidaridad con ella.

"Las palabras nunca podrán describir la deuda de gratitud que tengo con ustedes", tuiteó.

El editor Grand Central Publishing, filial de Hachette, había anunciado el lunes, sorpresivamente, la compra de los derechos de las memorias del cineasta, “un relato exhaustivo de la vida de Woody Allen, a la vez personal y profesional”.

Hasta el martes el jefe ejecutivo de Hachette, Michael Pietsch, defendía la decisión de publicar las memorias. Hay “una gran audiencia” que quiere escuchar la versión de Woody Allen, dijo Pietsch al New York Times.

“La decisión de anular el libro de Allen ha sido difícil”, indicó el sábado la portavoz de Hachette.

"Estos últimos días la dirección de HGB tuvo largas discusiones con el personal y otras personas. Tras haber escuchado, llegamos a la conclusión de que mantener la publicación no era posible", agregó.

Amazon ya había puesto el libro en su lista de éxitos de venta, lo cual indica que había recibido ya varias órdenes de compra incluso antes de su lanzamiento.

Ver más!

Ronan Farrow había criticado duramente el martes el anuncio de la publicación de las memorias, dijo que el grupo nunca escuchó la versión de su hermana y anunció que dejaría de publicar en Hachette.

"Hachette no hizo las verificaciones sobre el contenido de este libro", acusó Ronan Farrow.

Según él, la editorial no se puso en contacto con su hermana Dylan, lo cual constituye en su opinión "una falta enorme de profesionalismo".

"Esto demuestra falta de ética y de compasión por las víctimas de agresiones sexuales", agregó.

En octubre, Ronan Farrow publicó en Little, Brown and Company —filial de Hachette— el exitoso libro Catch and Kill, una investigación en la que revela denuncias de acoso y agresión sexual contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein.

Ver más!

Varios internautas criticaron la decisión de Hachette, entre ellos el escritor Stephen King.

"La decisión de Hachette de abandonar el libro de Woody Allen me deja incómodo. No es él, me importa un bledo Allen. Lo que me preocupa es quién será el próximo en ser amordazado", tuiteó.

En noviembre Allen y Amazon alcanzaron un acuerdo financiero luego de que la empresa quebró un contrato con el cineasta para distribuir su último filme, Un día lluvioso en Nueva York, y para realizar otras tres películas debido al resurgimiento de las acusaciones en su contra a la luz del #MeToo.

El movimiento nacido en octubre del 2017, tras una ola de denuncias contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein, ha derribado a decenas de hombres poderosos, sobre todo en Estados Unidos.

Europa ha sido más clemente, como lo muestra el caso del cineasta Roman Polanski, acusado de tener relaciones sexuales con una adolescente de 13 años en los años 70.

Recibió a fines de febrero el premio César a la mejor dirección por su película J’accuse (El oficial y el espía), pese a nuevas denuncias de acoso sexual en su contra y una ola de críticas.