Farándula

Divorcios en la farándula: psicólogo explica cómo se vive una separación cuando los reflectores están encima

El reciente divorcio de Melissa Mora y en meses pasados la separación de Mauricio Hoffman y Ericka Morera, avivaron el interés de quienes siguen la prensa rosa

Este artículo se publicó originalmente el febrero del 2021.

Hace pocos días, el presentador Mauricio Hoffmann y la periodista y generadora de contenido, Ericka Morera compartieron un breve mensaje en sus historias de Instagram en el que confirmaban lo que desde hace días se rumoraba en redes sociales: estaban separados.

Luego de que la noticia se publicara en la versión web de Viva, pasaron escasos minutos y la nota estaba posicionada como la número uno dentro del top de las más leídas. Así se mantuvo todo ese día y el siguiente aún ocupaba un espacio de privilegio entre lo más visto.

“Por este medio les compartimos que Mauricio y yo estamos separados desde el 23 de diciembre pasado por asuntos que sólo nos competen a nosotros como matrimonio.

“No hemos hablado antes del tema por respeto nosotros mismos pero, por sobre todo, por consideración y respeto a nuestra hija, a quien nos debemos como padres. Hacemos este comunicado esperando terminar con toda clase de chisme o especulación que tenga que ver con nuestra separación”, escribió Ericka. El presentador de De boca en boca compartió el mismo mensaje en sus historias de Instagram.

Las especulaciones de la separación se iniciaron porque sus miles de seguidores (Mauricio cuenta con 285.000 y Ericka con 239.000) notaron que ya no compartían fotos juntos, como siempre fue usual, y destacaron, principalmente, que no estuvieron juntos en la celebración del cumpleaños de su hija Zoé, de dos años. Tenían muchos ojos encima.

Situación similar empezó a ocurrir cuando circuló, el viernes pasado, que la popular modelo y cantante Melissa Mora estaba a punto de divorciarse.

Poco después ella hizo una aclaración, también en su cuenta de Instagram, en la que le decía a sus 525.000 seguidores que “lo que salga de su boca eso sería” y trató así de acallar las especulaciones alrededor.

“No es la primera persona ni la última qué pasa por un divorcio. Pero si bien todo matrimonio pasa por adversidades las personas no deben suponer las cosas como hasta el momento lo han hecho”, escribió. En la publicación dedicó un “te amo” a su esposo Jonathan.

Como es comprensible, las figuras antes mencionadas han optado por vivir sus procesos en privacidad.

Pero, ¿cómo se vive un proceso de separación cuando se es una figura tan mediática? Y, ¿cómo es atravesar esta situación teniendo miles de ojos sobre uno? El psicólogo Daniel Retana abordó este tema y la conocida Carolina Zeledón, otrora figura del desaparecido A todo dar, habló de cómo vivió su proceso de divorcio hace más de cinco años.

Daniel Retana, psicólogo y autor del libro Qué tiene que ver Dios con mis emociones, afirmó que la experiencia de la separación es complicada y para cualquier persona puede representar un proceso de desapego, de desvinculación y de enfrentar una serie de etapas y fases para la que muchos no están preparados como en cualquier duelo, y se debe sumar la presión de estar en el radar de tanta gente.

“La presión que pueda sufrir de parte de sus seguidores y de cualquier persona que los tenga en la mira puede convertirse en una situación acongojante. Precisamente porque cuando alguien es una figura famosa o conocida y que hasta cierto punto vive de su imagen, no podemos negar que esto puede ser objeto de morbo y que las personas incluso creen rumores y falsos testimonios alrededor de lo que están viviendo”, asegura el terapeuta de parejas.

Retana aseveró que esta no es una experiencia fácil y que las figuras que viven este proceso “son personas de carne y hueso”.

“Pueden sentirse emocionalmente vulnerables y que necesitan y pueden tomarse un tiempo para resolver su situación. Muchos famosos lo que han hecho es que se retiran un tiempo de la pantalla o de las redes sociales para poder afrontar esa coyuntura que amerita ser tratada. Evidentemente todos lo manejarán de manera muy diferente. Creo que es preciso y necesario lanzar un mensaje a quienes los siguen en el sentido de que, como cualquier otra persona tienen la oportunidad de procesar su situación de manera individual y ojalá con un acompañamiento que permita atravesar las diferentes fases del divorcio”, detalló.

Cuando una separación es mediática

Carolina Zeledón, recordada siempre por su baile de La mosca en A todo dar, vivió una separación hace más de cinco años. En aquel tiempo era presentadora del programa Sin Complejos y decidió conceder una entrevista en la que hablaba de su decisión.

Hoy, después de aquel proceso, primeramente envía un mensaje de sororidad a las mujeres que estén pasando por lo mismo: sean figuras conocidas o no.

“Solo puedo decir una cosa: siempre todo va a estar bien. El amor propio es lo más importante”, asegura.

Sobre lo que vivió al separarse recuerda: “Es muy difícil, porque cuando una se casa con alguien piensa que es para toda la vida… y de repente darnos cuenta que la vida tiene otros planes es duro, pero cuando hay hijos de por medio, como en mi caso que tengo a la mejor hija del mundo, y saber que tiene el mejor papá del mundo, que es algo que yo nunca tuve, le doy muchas gracias a Dios, porque los planes de Él son perfectos y maravillosos. Le agradezco mucho que además de darle un gran padre terrenal a mi hija, le haya dado una segunda mamá y unos hermanitos maravillosos. Una abuelita perfecta y un montón de familia hermosa”, dijo Carolina, quien actualmente trabaja en el área de Contratación Administrativa del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE),

Otras separaciones que han sido mediáticas en Costa Rica fueron las de las presentadoras Nancy Dobles y Viviana Calderón; igualmente la de la expresentadora y actual influencer, Glenda Peraza.

A finales de noviembre, VIviana Calderón conversó con Viva en el marco de los 20 años de su carrera, y habló de lo complicado y doloroso que fue enfrentar un divorcio siendo una figura visible.

“(...) el divorcio es feo, triste. Y más triste cuando se hace público y la gente empieza a hablar.

(...) Son muchas cosas que la gente desconoce y lo que duele es que la gente hable con propiedad. (...). Fue horrible. Yo estaba supermal. Sin embargo, seguía trabajando. Di la cara. Nunca bajé la frente. Siempre me mantuve así”, declaró en aquella ocasión.

Fernanda Matarrita Chaves

Fernanda Matarrita Chaves

Periodista y Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Latina de Costa Rica.