La reunión se llevará a cabo frente al Trump International Hotel and Tower

 19 enero, 2017

Nueva York (EE.UU.)

Robert De Niro, Sally Field y otras celebridades planean acompañar a los alcaldes de Nueva York y de Minneapolis para exhortar a las ciudades a que establezcan su propio rumbo en lo que respecta a la atención a la salud, el cambio climático y otros asuntos durante el gobierno de Donald Trump, dijeron los organizadores antes de la manifestación a realizarse en la víspera de su investidura.

Interesados en animar y unir a los habitantes de las ciudades preocupados por los planes del presidente electo, activistas y dignatarios planeaban reunirse el jueves por la noche frente al Trump International Hotel and Tower, aproximadamente a 800 metros de la Trump Tower donde él vive. Grupos como Greenpeace, Planned Parenthood y MoveOn.org estarán presentes.

Robert de Niro en una conferencia de prensa, en agosto pasado.
Robert de Niro en una conferencia de prensa, en agosto pasado.

Los organizadores dicen esperar a miles de personas, incluidas las estrellas Rosie Perez, Marisa Tomei y Alec Baldwin, cuya interpretación de Trump en el programa Saturday Night Live en la cadena NBC atrajo críticas de parte del presidente electo.

"Las ciudades y los pueblos de todo el país tienen el poder de proteger a la gente y al medio ambiente al unirse", declaró el actor Mark Ruffalo en un comunicado, y agregó que el mitin le enviará un mensaje a Washington "de que combatiremos, a cada paso, la discriminación y las políticas dañinas".

Sin embargo, los neoyorquinos se encuentran divididos en su opinión sobre la forma en la que el alcalde Bill de Blasio debería tratar a Trump, de acuerdo con una encuesta de la Universidad Quinnipiac difundida el jueves.

El 46% dijo que el alcalde demócrata debería intentar llevarse bien con el presidente electo republicano, mientras que el 45% afirmó que de Blasio debería ser un líder nacional en la oposición a las políticas del gobierno de Trump, según halló el sondeo a 1.005 electores. Tenía un margen de error de más o menos 3,1 puntos porcentuales.

Trump partió de Nueva York a Washington el jueves por la mañana para la toma de posesión.