Farándula

Alec Baldwin vive sus horas más oscuras justo cuando parecía haber dejado atrás las polémicas

El clan Baldwin cerró filas en apoyo al mayor y más exitoso de los hermanos actores. Alec ha convivido siempre con la controversia, pero la tragedia que vivió en la grabación de su nueva película, que se saldó con una muerte accidental, lo supera todo

Una tragedia ocurrida este jueves 21 de octubre sumió en el estupor a Hollywood y al resto del mundo del espectáculo, cuando el respetado actor Alec Baldwin accionó un arma de utilería para el rodaje de una película e hirió, letalmente, a la directora de fotografía Halyna Hutchins.

En los dramáticos hechos también salió perjudicado Joel Souza, director del filme, quien resultó gravemente herido.

Lo que hasta ahora se considera como un insólito accidente sucedió mientras se rodaba la película Rust, en el estado de Nuevo México. Según informa la prensa especializada Baldwin -de 63 años- está completamente devastado; no se han presentado cargos en su contra y la investigación se centra por ahora en dar con el o los responsables de que el arma estuviera provista de balas reales.

Recién la mañana de este viernes 22 de octubre, el actor rompió brevemente su silencio para manifestar su “conmoción y tristeza” por lo ocurrido y expresar las condolencias a los deudos de la tragedia: “Mi corazón está roto por su esposo, su hijo y todos los que conocieron y amaron a Halyna”, escribió en Twitter.

Minutos antes de las 2 p. m. del jueves, las autoridades locales llegaron a la zona en la que se registraron los hechos: el Bonanza Creek Ranch, cerca de la ciudad de Santa Fe, Nuevo México. El reporte era alarmante, pues se hablaba de detonaciones con un arma de fuego y varios heridos en el set de grabación de un largometraje.

Lo primero que se supo es que todo se dio en medio de la filmación de la escena de un tiroteo, de manera que se requería que uno de los actores disparara un arma de utilería como parte de la acción.

Entonces se decantó la pesadilla. El talentoso, premiado y reconocido Alec Baldwin empuñó el arma y jaló el gatillo como parte de la ficción pero los proyectiles eran reales y hirieron de gravedad a Halyna Hutchins -quien se desempeñaba como directora de fotografía- y a Joel Souza -director de la película-, un western ambientado en el siglo antepasado, producido y protagonizado por Baldwin.

A menos de 24 horas de ocurridos los hechos las investigaciones se desarrollan con intensidad para dar con el origen de la macabra situación. Eso sí, horas después del hecho Alec Baldwin fue dejado en libertad tras ofrecer su testimonio en la oficina del sheriff y no se le considera sospechoso, pues las pesquisas se enfilan más bien a terceras personas que podrían haber actuado negligentemente al momento de preparar la utilería para la película.

Para empezar, según declaraciones de las autoridades, no está claro si la persona que cargó el arma colocó balas adentro por error o si hubo algún elemento externo que se alojó en el cañón y golpeó tanto al director como a la directora de fotografía. Es muy temprano para llegar a conclusiones y, de momento, aún reina la confusión entre todos los involucrados en el incidente.

Reina la confusión y la conmoción, pues pocas horas después de lo ocurrido se confirmaron los peores temores: Hutchins, de 42 años, fue trasladada en helicóptero al Hospital de la Universidad de Nuevo México, donde el personal médico la declaró fallecida. Entretanto Souza, de 48 años, fue transportado en ambulancia al centro médico regional Christus St. Vincent, donde permanece en condición delicada, según los últimos reportes.

El diario local The Santa Fe New Mexican publicó fotografías cedidas por varias personas, que captaron a Baldwin en las afueras de las oficinas del alguacil visiblemente angustiado y llorando, mientras hablaba por su celular.

La producción fue interrumpida, como es lógico, y en este momento su continuidad está en el terreno de la incertidumbre.

La cinta Rust está ambientada en la década de 1880 y es protagonizada por Alec Baldwin en el papel de Harland Rust, un forajido que escapa de la ley junto con su nieto de 13 años, acusado de un homicidio involuntario (ironía suprema), delito por el cual es sentenciado a la horca. Rust viaja a Kansas para sacarlo de la prisión y, a partir de ahí, los dos fugitivos protagonizan una huida tras la implacable persecución del legendario mariscal Wood Helm y del intrépido cazarrecompensas Fenton “Preacher” Lang.

El Rancho Bonanza Creek, lugar donde se registró la tragedia, es una locación muy famosa para películas en Estados Unidos. Ahí se han filmado películas como Cowboys & Aliens y Longmire, por ejemplo.

La tragedia, además, reflotó dos sonados casos similares ocurridos en el pasado y reseñados en su momento por La Nación. Hexum era un actor de origen noruego que murió el 18 de octubre de 1984, a la edad de 26 años, después de un accidente en el set del programa de televisión Cover Up, en Los Ángeles.

El joven actor y modelo se pegó un tiro en la cabeza con una pistola de utilería, la cual contenía un cartucho de fogueo. La grabación se había retrasado y el joven actor, creyendo que la recámara del arma no contenía balas, bromeó como si estuviera jugando a la ruleta rusa, se la puso en la sien y disparó. La única bala de salva que tenía la pistola le provocó lesiones que lo tuvieron en cuidados intensivos por seis días, hasta que falleció.

Y en 1993, Brandon Lee, el hijo de la leyenda de las artes marciales Bruce Lee, murió después de que un trozo de bala se alojara en su columna vertebral por una pistola de utilería, la cual fue disparada por otro actor en el set de The Crow. Las investigaciones posteriores determinaron que ambas tragedias fueron accidentes.

Del candor al terror

Tal cual han destacado medios de todo el mundo, la tragedia ocurrida este jueves pesará por siempre en Alec Baldwin; sobre todo ahora que, tras casarse con la instructora de yoga Hilaria Thomas, de 37 años, el actor y su pareja tomaron la decisión de formar una numerosa familia. Así las cosas y tras casi una década de unión son padres de seis pequeños entre los nueve y un año y, además, sufrieron un aborto espontáneo hace dos años, cuando la bebé que venía en camino no llegó al término del embarazo.

La vida hogareña dotó al otrora irascible Alec Baldwin de un nuevo sentido de vida, el cual ya había sido advertido por amigos, familiares e incluso la prensa rosa estadounidense, que se solaza con las hermosas fotografías familiares que postea Hilaria Baldwin en sus redes sociales.

De acuerdo con una reconstrucción de la revista española Divinity, Alec e Hilaria comenzaron su relación en el 2011 y un año después se dieron el ‘sí, quiero’. Hasta entonces, el actor tenía solo una hija mayor, Ireland, ya adulta y producto de su primer matrimonio con la también actriz Kim Basinger.

En agosto de 2013 nació Carmen, su primera hija. Dos años después llegaba Rafael, el segundo bebé de la pareja. Y tras él nacieron Leonardo, que tiene cuatro años y Romeo Alejandro, hoy de tres años. Poco después Hilaria contó públicamente que había sufrido un aborto y que le estaba resultado muy difícil quedar embarazada de nuevo. Pero en septiembre de 2020 llegaba al mundo Eduardo Pau Lucas, el quinto hijo de la pareja.

Lo que sí causó revuelo fue que, cinco meses después, por medio de redes sociales, la pareja anunció el nacimiento de un nuevo bebé, lo cual aumentaba la prole a seis hijos. Entonces se desataron los rumores sobre si habían optado por un vientre de alquiler para tener a su sexta hija. En ese momento, Hilaria decidió aclararlo todo.

“No hay un día que pase en el que no suframos por nuestra hija. Cuando me enteré de que nuestro bebé había muerto, les dije a nuestros hijos que su hermana iba a venir, pero no en ese momento”, escribió Hilaria en referencia al aborto que sufrió en 2019.

“Nada la reemplazará jamás, pero dos almas maravillosas han llegado a nuestras vidas y nos sentimos honrados de conocerlas”, decía anunciando la llegada de Luca y Lucía, que es la pequeña de los siete hermanos.

Además de la familia numerosa, Alec tiene varios apoyos y afectos en el mundo del espectáculo: uno de ellos es su sobrina, Hailey Baldwin. Ella y su esposo Justin Bieber están muy unidos al actor y así ha quedado demostrado en algunas de las declaraciones públicas que ha hecho.

“A la gente que se casa muy joven, y ellos lo son y mucho, solo les recomiendo que pasen juntos todo el tiempo que puedan. Sobre todo él, que tiene este loco estatus de estrella mundial”, les recomendó Alec en 2018, cuando la joven pareja anunció su compromiso.

Para todos los efectos, Alec es el tío político de Bieber y muy allegado a su sobrina, quien estaba en una fiesta cuando se enteró de la tragedia. Tras haber posteado varias fotos en redes sociales, en cuanto supo lo acontecido a su tío ni la joven ni su famoso esposo Justin han vuelto a aparecer en Instagram, en Twitter y ni en ningún lado.

Algunos medios aseguran que los Baldwin, pese a sus diferencias públicas en el pasado, han cerrado filas en torno a semejante infortunio.

¿Quién es Alec Baldwin?

Atractivo y carismático, Alec Baldwin ha construido una trayectoria versátil en Hollywood marcada por roles que parecían hechos a la medida.

Baldwin, nacido en 1958 en Amityville, Nueva York, es el mayor de los cuatro hermanos Baldwin –todos actores–. Tuvo algunos papeles en la televisión antes de irrumpir en el cine con la comedia Beetlejuice, en 1988.

Su versatilidad quedó en seguida demostrada al conquistar su pase fuera de la comedia en películas como A la caza del octubre rojo, Infiltrados, Secretaria ejecutiva y Esa rubia debilidad, en el que actuó con la entonces sensual actriz Kim Bassinger, con quien estuvo casado durante casi una década.

Eso sí, fue en la comedia que Baldwin encontró varios de sus muchos reconocimientos. Su retrato satírico de Donald Trump en Saturday Night Live (SNL) disparó los índices de rating del programa y redefinió el perfil de este actor al punto de conferirle su tercer premio Emmy, en 2017.

La anterior fue la nominación número 18 a los premios Emmy del actor, quien ya había sido aclamado por su talento para la comedia en 30 Rock, un rol con el que ya había ganado dos de estos prestigiosos premios.

Su interpretación de Trump, pronunciando “Yina” en lugar de “China”, doblando los dedos un poco en el aire, los labios muy hacia afuera y con una peluca en movimiento, deleitó al público de SNL y consiguió récords de audiencia en un show de culto.

Además, algunas de sus caracterizaciones han sido vistas en YouTube más de 20 millones de veces, tanto durante la virulenta y atípica campaña, como después de que Trump ganase la presidencia.

Su imitación molestó al propio magnate, quien en diciembre de 2016 dijo en Twitter que “no podía ser peor” y “creo que ya es hora de librarnos de este aburrido y nada divertido show”.

Sin embargo, las palabras del expresidente de Estados Unidos nunca importaron al actor ni a la audiencia del programa.

“Hacer de Trump su chiste recurrente puede haberse convertido en el hito más importante de su carrera”, escribió la revista Atlantic en mayo del año pasado.

En años recientes Alec Baldwin estuvo relegado a roles secundarios, aunque tuvo algunas interpretaciones recordadas como el esposo de una mujer con Alzheimer en Siempre Alice, o un estafador financiero en Blue Jasmine.

Además de destacar por su talento en sus frecuentes apariciones en Broadway, Baldwin es también conocido por su irascible carácter y sus peleas con los paparazzi.

En una ocasión, lanzó insultos homofóbicos a un fotógrafo que intentaba tomar imágenes de su esposa Hilaria y su pequeña hija, cuando estaban en un vehículo frente a su casa. Además sostuvo una larga batalla legal por acoso con una actriz de Quebec, Geneviève Sabourin, sentenciada a seis meses de prisión.

Este litigio se dio antes de que se iniciara el movimiento Me Too y no tuvo mayor relevancia en los medios, pero Baldwin llevó el caso hasta las últimas consecuencias. En el 2012 un juez de Nueva York declaró a Genevieve Sabourin culpable de acechar y acosar al actor estadounidense y la condenó a 210 días de cárcel.

Sabourin persiguió implacablemente a Baldwin y aterrorizó a su joven esposa Hilaria, dijo el juez Robert Mandelbaum, quien la halló culpable de los cinco cargos de los que estaba acusada. Sabourin rechazó las acusaciones diciendo que ella no había hecho “nada malo” y solo buscaba darle un cierre a una relación romántica con Baldwin en 2010.

Baldwin se enfureció aún más y negó rotundamente haber mantenido relaciones sexuales con Sabourin, además la acusó de bombardearlo con cientos de correos electrónicos indeseados, llamadas telefónicas y de enviar mensajes “viles” en Twitter a su esposa.

El juez dijo que, independientemente de las circunstancias de su relación con Baldwin, Sabourin no tenía derecho a buscar un contacto con el actor a sabiendas de que éste no lo deseaba.

“Sabourin sometió a Baldwin a una ‘implacable campaña y a una escalada de amenazas’ que ‘sirvió para acosar, molestar y alarmar a Baldwin y aterrorizar a su esposa’”, dijo el juez.

La adicción que casi lo mata

Otra retrospectiva a cargo del diario español La Razón ofrece una mirada más profunda que incluye a los miembros de la reconocida dinastía Baldwin, las luces que han brillado sobre ellos y los escándalos que han protagonizado, sobre todo durante las últimas dos décadas del siglo pasado.

“Ni el dinero ni la fama llevan intrínseco que otorguen la felicidad y esto bien lo sabe la familia Baldwin. Hubo una época, más ochentera y noventera, en la que era complicado ver una película en cuyo reparto no figurara el apellido Baldwin. Los hermanos Alec, William, Stephen y Daniel estaban en su cima, compitiendo por el mejor papel y, cómo no, el mejor sueldo. Pero no eran los únicos de la familia, pues también tenían dos hermanas, que prefirieron permanecer en la sombra, Jane y Elizabeth. No obstante, si siempre se ha hablado de alguien de esta saga familiar ese es Alec Baldwin, ahora copando titulares y, quizá, más que nunca ante la noticia del reciente trágico accidente que protagonizó”.

La publicación va más allá y amplía el contexto: “Si bien los Baldwin siempre han sido de armas tomar, quizá hoy “las Baldwin”, las primas e hijas de los cuatro varones, les hayan superado. Son, sobre todo, las más mayores las que destacan: Hailey, Ireland, Kahlea y Alaia. Las dos primeras, primogénitas de Stephen y Alec, prefirieron buscar el dinero y la fama a través de las pasarelas, sin renegar el apellido, pero tampoco teniendo que ser “las hijas de...”. No obstante, en los genes de los Baldwin debe residir la polémica, pues ambas han protagonizado sonados problemas, romances y matrimonios, repitiendo los patrones que sus padres y tíos realizaban hace años”.

Alec Baldwin se casó con Kim Basinger y estuvieron juntos desde 1993 hasta el 2001, nueve años de matrimonio que terminaron en un desastre tras la guerra legal que mantuvieron, la cual le costó al actor más de un $1 millón.

Todo parecía indicar que la gran Ireland iba a ser la estrella de la juventud de la saga familiar, hasta que llegó Hailey. Algo parecido a lo que ocurrió con Alec y William, pues cuando este irrumpió en la escena cinematográfica, acaparó todas las atenciones. Por su parte, la carrera del tercero de sus hermanos se terminó diluyendo y terminó dedicándose a su familia: tiene tres hijos con Chynna Phillips, de los que despunta la mayor, Jameson, de 19 años.

Hailey es hija de Stephen y es actualmente la Baldwin joven más popular. Tras protagonizar la espectacular boda con el astro pop, Justin Bieber, hoy Hailey cuenta con millones de seguidores en Instagram y ha construido una carrera como supermodelo de ensueño.

Lo que se hereda no se hurta, dice el adagio, y muchos atribuyen el liderazgo de Hailey a una herencia del ADN de su padre, pues Stephen en su momento fue un actor bastante respetado e interpretó papeles reconocidos como en Los sospechosos de siempre. Lleva algunos años inactivo pero de cuando en cuando vuelve al cine, solo que despierta críticas por su evidente descuido físico, empezando por el sobrepeso.

La mayor de las primas Baldwin, Kahlea, de 36 años, también ha dado de qué hablar, aunque menos. En ese caso es su padre Daniel el que ha generado titulares escandalosos por ser el más problemático de la familia.

Daniel fue adicto a la cocaína, pasó por distintos episodios legales con arrestos por diversas causas y nunca ha hallado estabilidad, pues tiene cinco hijos con cuatro esposas diferentes.

A no dudarlo, Daniel es la oveja negra de la familia, pues se ha expuesto en realities ya sea para perder peso o dejar las drogas, y no tiene empacho para contar que varias de sus detenciones se han debido a que, drogado, le da por quitarse la ropa y correr desnudo por los hoteles de Manhattan.

Sin embargo -y aquí volvemos a Alec-, hay un episodio tremendo que el mayor de los Baldwin ha contado en el pasado, solo que quedó enterrado en los anales del tiempo. Eso sí, no hay que husmear mucho en Google para saber que, a sus 27 años, Alec estuvo a punto de morir de una sobredosis de drogas y alcohol.

El “gran Alec”, como se le dice en alusión a su talento y fuerte personalidad, contó en el 2017 que a sus 25 empezó a abusar de todo tipo de sustancias. “Tuve una sobredosis de drogas que he mantenido en privado durante años, años y años. Viví en ese periodo blanco y caluroso, como un drogadicto y bebedor diario, fue un momento difícil. Había mucho dolor”.

Es evidente, por tanto, que los Baldwin no solo han llamado la atención por sus trabajos y sus actuaciones, sino por sus agitadas vidas personales. Desde las luchas personales entre los propios hermanos hasta las amenazas de muerte de una miembro de la familia: para más pesadilla de Daniel, su ex esposa, Joanne, al enterarse de que Baldwin pidió el divorcio se volvió loca, “y amenazó con matar a Daniel frente a sus hijos, con su hija preguntando, ‘¿mamá nos va a matar?’”, según informó en su momento el sitio estadounidense TMZ.

Pero más allá de todo es seguro que la desgracia, que se ha cernido en las últimas horas sobre Alec -el más prominente miembro de los Baldwin-, trastocará sin duda su vida, una que según opinan muchos jamás volverá a ser la misma.

Tiempo al tiempo.

Yuri Lorena Jiménez

Yuri Lorena Jiménez

Periodista de la Revista Dominical desde 1992. En setiembre del 2010 asumió como editora de Teleguía. Premio a la Mejor Crónica a nivel latinoamericano otorgado en el 2001 por la Sociedad Interamericana de Prensa.