Entretenimiento

Zapping: ¿Cómo vimos los partidos de Rusia 2018?

Aunque nos cueste aceptarlo, ver a jugadores como Eden Hazard, Antoine Griezmann y Lionel Messi se ha convertido en un lujo para el que hay que pagar.

Eran las 5:45 a . m. del miércoles en el que la Seleccion de Costa Ric jugaba contra Brasil. Ese día quedé con unos amigos para ver juntos el encuentro con un desayuno. Salí de mi casa recién bañado y llamé un carro, que me tuvo que esperar cinco minutos fuera del apartamento por mi mala maña de pedir las cosas cuando no estoy listo.

Le pedí al chofer que encendiera la radio para escuchar las alineaciones por Columbia. Al sonido de la trompeta que caracteriza a la emisora mundialista, el comunicador José Alberto Montenegro relataba el nombre de los 22 jugadores que saltaron ese día a la cancha.

Antes que iniciara con a los suplentes, le pedí al chofer que hiciéramos una parada estratégica para comprar dos baguettes. En la panadería tenían del barrio tenían Teletica Radio y casi no había fila porque los que estaban despiertos probablemente estaban pendientes del porvenir de nuestra delegación ante la pentacampeona del mundo.

Llegué a la casa de mi amigo cinco minutos después de haber iniciado el encuentro. Todos estaban al frente de la televisión escuchando la narracion de Kristian Mora y los comentarios de Everardo Herrera. Ya Brasil nos tenía encima.

Paralelamente, a 30 kilómetros de distancia, mi hermano sintonizaba a la Tricolor pegado a la pantalla de su celular, mientras viajaba en el bus de Paraíso de Cartago a San José. Daniel le sacó el máximo provecho a su plan Movistar durante este mes. La telefonía española metió un verdadero golazo con la aplicación Movistar Play, la cual le permite a sus usuarios sintonizar todos los partidos desde el celular y sin gastar datos.

Por otro lado, mi amigo Roberto se escabullía al conference room de la empresa transnacional en la que labora para sintonizar el partido, aunque sea un ratito del segundo tiempo, por medio de la aplicación TD Más.

Otros conocidos que no tenían cable tuvieron que optar por poner una de las miles opciones que existe en la Internet para ver un partido de manera pirata. Alguna de esas vienen en idiomas que no podemos ni comprender, pero fútbol es fútbol y el mundial es mundial; hay que verlo como sea.

Nunca antes habíamos tenido variantes sintonizar los encuentros de la Copa del Mundo. El fútbol cambia y la manera de verlo también. Ya no es el deporte “del pueblo” como alguna vez lo describió Eduardo Galeano en su libro Fútbol a sol y a sombra. Aunque nos cueste aceptarlo, ver a jugadores como Eden Hazard, Antoine Griezmann y Lionel Messi se ha convertido en un lujo para el que hay que pagar. Primero nos quitaron la Premier League, luego la Liga Española, ahora hasta hay que adquirir una aplicación para ver al Cartaginés.

Pero bueno, esto no es del todo malo. Por un lado, los servicios como Sky ofrecen muchas opciones para ver los partidos con narradores en diferentes idiomas, resúmenes deportivos, sonido de ambiente de cada partido y entrevistas a profundidad con los protagonistas en la cancha– todo eso como fiebre lo agradezco–.

Para este certamen le di la oportunidad a la aplicación de TD Más y la experiencia fue buena más que todo las repeticiones de los partidos y los acertados comentarios del exjugador Claudio Ciccia. Esta nueva aplicación parece que va a entrar en la lista de gastos mensuales junto Netflix, Spotify, CrunchyRoll y HBO Go.

No cabe duda que el fútbol cambia y no solo en la cancha sino de cómo se sintoniza. Ahora solo nos queda preguntarnos: ¿Cómo veremos Qatar 2022 ? y ¿Cuánto nos costará?

Esta es una columna de opinión de la sección de televisión de La Nación, y como tal sus contenidos no representan necesariamente la línea editorial del periódico.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.