Por: Andrés Díaz P..   13 marzo

Age of Empires es una de la franquicias más reconocidas en el mundo de los videojuegos. No fue el primero en explotar el género de la estrategia en tiempo real o RTS (por sus siglas en inglés) pero sí fue la piedra que pavimentó el camino para sus dos secuelas y otras obras como StarCraft (1998) Empire Earth (2001) Warhammer 40,000: Dawn of War (2004) y Age of Mythology (2004).

Incluso, títulos más recientes como Northgard y Ancestors, ambos lanzados en el 2017, se nutren de las mecánicas del título estrenado hace más de 20 años.

Microsoft puso a la venta este mes un remake llamado Age of Empires: Definitive Edition; esta versión cuenta con gráficos más robustos que están a la altura de videojuegos más recientes e incluso algunas mecánicas han sido modificadas para ayudar a la fluidez del videojuego.

Esta versión moderna del clásico del género de estrategia se ajusta a monitores de última generación para dar una resolución de 4K que retiene la chispa del título original.

Para los poco entendidos en el mundo de los videojuegos, la dinámica de este título arranca con un pequeño centro urbano con aldeanos. A partir ahí, el jugador deberá buscar y administrar recursos como comida, madera, piedra y oro para construir un imperio que resista los embates del tiempo.

Con estos recursos, el jugador podrá avanzar a través de edades históricas– Edad de Piedra, Edad de las Herramientas, Edad de Bronces y Edad Hierro– esto da la posibilidad de investigar nuevas tecnologías o invertir en unidades militares más poderosas.

Por lo general, el modo de victoria está condicionada en erradicar a los rivales por medio de la supremacía militar; eso sí, también se puede ganar construyendo ciertas construcciones conocidas como maravillas o controlar una serie de reliquias conocidas como artefactos.

Videojuego para disfrutar y aprender

En este remake el jugador podrá asumir el control de 15 civilizaciones antiguas de estilo europeo, afroasiático, mesopotámico, asiático y romano. Cada una de estas civilizaciones tendrá ciertos beneficios y desventajas. Por ejemplo, los griegos se caracterizan por tener soldados más veloces y los egipcios minan oro más rápido que otras civilizaciones.

Además, esta versión definitiva cuenta con las campañas en las que el usuario guiará a los griegos, los babilonios, los miembros del imperio Yamato y, por supuesto, los romanos a realizar las faenas que marcarán su legado por el resto de la historia. Esta campaña de un jugador contará con narraciones inéditas y música remasterizada.

"Uno de las características más llamativos de este videojuego es su exactitud histórica. Creo que la gente va a empezar a aprender mientras se divierte. Así nació nuestro videojuego, Age of Empires, al tomar muchos elementos de juegos de estrategia en tiempo real como Warcraft y fundirlos con batallas y personajes históricas. Estoy seguro que algo se le quedó al jugador”; explicó Bruce Shelley, diseñador del videojuego en un video llamado The History of Age of Empires producido por Microsoft.

Otros de los elementos que mejora este título es la implementación del multijugador tanto de manera local (LAN) o en línea. Si son de la vieja escuela les agradará saber que todavía se pueden hacer LAN parties con varios usuarios conectados a la misma red. Además, este título mejoró el sistema de edición de niveles, esto le permitirá a los jugadores crear sus propias campañas y escaramuzas.

Lamentablemente, los controles se sienten muy básicos y hasta limitados para los estándares actuales y lo que más se le puede criticar a este videojuego es que mantiene la misma inteligencia artificial de las unidades, que a veces se pierden o no encuentran el camino en medio del alboroto del caos.

Si bien es cierto este videojuego fue hecho para los gamers que disfrutaron de este clásico hace 20 años y, por esa misma terquedad, sus mecánicas no pueden competir con exponentes del género más recientes. Eso sí, esto apenas es un aperitivo para lo que viene, pues Mirosoft anunció el año pasado que ya está trabajando en la cuarta entrega de Age of Empires.

Este juego se puede adquirir por ¢10.000 en la tienda virtual de Microsoft y para jugarlo usted como usuario va a necesitar al menos tener el sistema operativo Windows 10, una memoria RAM de 4 GBs y un procesador Intel de 1,8 Ghz o mayor.