Fernanda Matarrita Chaves.   25 septiembre
La campaña de Imperial hizo creer a los habitantes de Costa Rica que todo se trató de un error. Fotos: Fifco para LN

En los últimos días todo parecía un error. En redes sociales las personas empezaron a hablar de que el águila de las cervezas Imperial aparecía de cabeza en las botellas, en las vallas publicitarias y en los camiones repartidores, lo que se interpretó como una equivocación.

No fue un error de impresión. Las miles de etiquetas y publicidades colocadas al revés tienen un sentido que luego explicó Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Fifco. Todo se trataba de algo que hicieron adrede.

“Queremos hacer una aclaración sobre un tema que ha generado mucha conversación y explicarles que no se trata de ningún error. Colocamos la etiqueta así para hacer alusión a que durante muchos meses hemos sentido que el mundo se puso de cabeza y esta es nuestra forma de enviarles el siguiente mensaje: aunque el mundo esté de cabeza, lo enderezamos juntos. Así como somos capaces de darle vuelta a una botella de Imperial para ver el logo de su etiqueta como debe ser, también podemos darle vuelta a lo que estamos viviendo”, especificó.

La idea

Ante esto, Viva consultó con la marca para conocer de dónde nació la idea de poner al revés el águila, cómo fue el proceso creativo y qué tan sagrada es su etiqueta para que, tras 94 años, la mostraran de esta manera.

Esta idea, que se gestó desde el departamento de mercadeo de Imperial, vio la luz con la intención de inspirar a los costarricenses a salir adelante en estos tiempos convulsos por la pandemia del coronavirus.

Nicolás Silva, gerente de marca de Imperial comentó que esta iniciativa que previó un impacto popular y masivo tenía que ser "liderada por una marca orgullosamente costarricense, icónica y que siempre está del lado del tico. Por eso Imperial tomó la bandera de llevar el mensaje a sus miles de consumidores e inspirarlos para juntos sacar el país adelante.

“Esta es la primera construcción de una iniciativa que busca inspirar, calar positivamente en el tico y resaltar elementos propios de nuestra esencia, que oportunamente les comentaremos con mayor amplitud”.

Acerca del proceso creativo, Fifco prefirió no ahondar pues hay dos fases de la campaña que se estarán develando más adelante.

Sobre lo sagrada de la etiqueta, Silva refirió que el águila Imperial “es icónica entre los costarricense gusten o no de la cerveza, pues conocen la etiqueta como resultado del posicionamiento de más de 90 años”.

Aún así, realizar este cambio para la campaña significó “una decisión que requirió de mucha atención por parte del equipo”.

“La necesidad de enviar un mensaje claro, fuerte y positivo pesó y nos llevó a realizar un cambio nunca antes visto”, agregó Silva.

El gerente de marca dice que la cantidad de botellas con esta particularidad es limitada, por lo que, en unas dos semanas el águila Imperial volverá a su posición conocida.

Sobre la reacción de los costarricenses acerca de este cambio que inicialmente se percibió como un error, el vocero comentó que los clientes les escribían preguntando si se trataba de un error, así como también otros se comunicaban alertando que las vallas y distintos materiales “estaban mal”.

"Esto creó una dinámica bastante interesante que sumó en gran manera al mensaje que estábamos prontos a develar.

"Finalmente, la etiqueta al inverso logró capturar la atención y representa cómo está el mundo y Costa Rica actualmente por la pandemia, Imperial es una marca que entiende y vive lo que pasa en el país, al igual en sus consumidores y otras personas. Pero también, muestra la fuerza que tiene un país como Costa Rica de salir adelante juntos. Es una idea que viene del sentir de la gente”, comentó.