Yuri Lorena Jiménez, Alexánder Sánchez. 1 febrero
En agosto del 2018, Mariano González codirigió, junto a la dramaturga Denise Duncan, la obra 'Mamita Yunai', basada en el libro del escritor Carlos Luis Fallas. Foto: Albert Marín
En agosto del 2018, Mariano González codirigió, junto a la dramaturga Denise Duncan, la obra 'Mamita Yunai', basada en el libro del escritor Carlos Luis Fallas. Foto: Albert Marín

Gran consternación provocó en el gremio teatral y artístico nacional el fallecimiento del actor, exdirector de la Compañía Nacional de Teatro y exsubdirector del Teatro Nacional, Mariano González, la tarde de este sábado, a causa de un padecimiento renal, según afirmaron algunos de sus allegados.

Aunque la hoja de vida de González acoge decenas de papeles protagónicos y secundarios, tanto en teatro como en la pantalla grande nacional, se destacó por sus roles en los filmes nacionales El Dorado y El baile de la Gacela, entre otros.

Justamente Iván Porras, director de esta última película, ofreció uno de los primeros homenajes públicos al postear en la cuenta de Facebook de Mariano, una semblanza que ofrece una idea de quién fue González y cuántos afectos y admiración cosechó.

“A pesar de la tristeza que me provoca esta noticia, hoy siento un profundo agradecimiento por el fugaz tiempo que compartimos con Mariano en la creación de El baile de la Gacela; aplaudo su talento y compromiso artístico, además de su tremenda disposición. Durante ese tiempo, no dejaba de sorprenderme, y esto es algo que no he compartido mucho, cómo esa generación de actores y actrices de gran calado en el arte dramático de Costa Rica, se dispusieron con el mayor respeto y humildad creativa a construir la película de un director del cual en ese momento sabrían muy poco. Fue el abrazo a un proceso, un abrazo generoso de un gran artista.Mientras escribo esto, pienso en Mariano con una boina y recuerdo las imágenes de su paciencia durante las horas de espera en el set, anécdotas que iban desde el rodaje de El Dorado, hasta las bambalinas del Teatro Nacional. Pienso en el diálogo que construía con la gente, mezclando una sonrisa con la elegante seriedad que lo caracterizaba. Inevitablemente, en esta despedida hoy se me mezclan Mariano y el personaje de Víctor, que no hubiese existido sin la respiración que le imprimió el primero. Buen viaje querido, aquí seguimos bailando”, escribió el colega y amigo de González.

Hace seis meses, en junio del 2019, Mariano González (centro) posó junto a Juan Manuel Montero y Edgar Marín 'El Galán', durante la filmación de la película 'El reencuentro'. Foto: Cucumelo producciones para LN
Hace seis meses, en junio del 2019, Mariano González (centro) posó junto a Juan Manuel Montero y Edgar Marín 'El Galán', durante la filmación de la película 'El reencuentro'. Foto: Cucumelo producciones para LN

Por su parte Álvaro Marenco, colega y gran amigo de Mariano, conversó con La Nación sobre la vida y carrera del fallecido histrión. “A Mariano lo conocí a mi regreso a Costa Rica, en el año 71, 72, trabajamos en 20 obras o no sé cuántas, él casi siempre trabajaba con la Compañía (Nacional de Teatro) y era una persona pues que estaba activa últimamente, en El Dorado él hacía un papel más importante que todos los demás, junto a Gladys Castaño, él era un tipazo, un buen actor y un chavalo muy entregado a su profesión, ganó varios premios nacionales, de joven estudió en México, los últimos años ya estábamos más grandes y nos reuníamos todos los de esa generación, como con (Leonardo) Perucci y así, ya teníamos más de 40 años de trabajar juntos, fue un gran compañero, muy solidario con la gente de teatro, nunca tuvo problemas de divismos ni nada, nunca de los muertos se habla mal pero en el caso de él, solo cosas buenas puedo decir”, afirmó Marenco, quien contó a manera de anécdota que González siempre hacía personajes de galán, sin estar encasillado, pues se trataba de un tipo “distinguido, encantador y sumamente profesional, todo un personaje”.

Por el momento, se desconocen los detalles de las honras fúnebres de Mariano González, quien a todas luces dejó una huella imperecedera en el ámbito artístico de Costa Rica.