Kimberly Herrera.   8 marzo
Meghan Markle y el príncipe Enrique hablaron abiertamente de lo que vivieron con la familia real y las razones por las que abandonaron el país. Foto captura de pantalla.

La entrevista que el príncipe Enrique y su esposa Meghan Markle concedieron a la afamada presentadora de televisión Oprah Winfrey, fue lo que muchos esperaban. Los duques de Sussex no se guardaron nada y colocaron a la monarquía en el ojo del escándalo.

La pareja, sobre todo, habló de lo que han tenido que atravesar desde que anunciaron su relación, en el 2016. Racismo, distanciamiento familiar y pensamientos suicidas son tan solo algunas de las conclusiones tras la conversación con la presentadora.

En resumen, estas son las ocho revelaciones más polémicas que dejan golpeada a la corona británica.

Ver más!

1. Racismo

Meghan afirmó que cuando estaba embarazada de Archie -su primer hijo-, al príncipe Enrique un miembro de la familia real lo convocó para preguntarle qué tan oscura iba a ser la piel de su bebé.

“En esos meses en que estaba embarazada hubo preocupaciones y conversaciones sobre cuán oscura podría ser su piel cuando naciera”, dijo Meghan.

Sin embargo, ninguno de los dos quiso decir quién fue la persona que hizo la pregunta, pues no querían provocar problemas.

“Esa conversación, nunca la voy a compartir (...). Ese momento fue incómodo, estaba un poco sorprendido”, dijo Enrique.

Este lunes, Oprah Winfrey afirmó que fuera de cámaras no le dieron el nombre de la persona que consultó por el color de piel del niño, sin embargo, fueron enfáticos en que no fue ni la reina Isabell II, ni el duque de Edimburgo, el príncipe Felipe.

Ver más!

2. Sin título

Meghan dio a conocer que ellos nunca rechazaron un título para su hijo Archie, como aseguraron los medios británicos. De hecho, ellos esperaban que la reina Isabel II le otorgara el título de príncipe, como es la tradición, pues es el nieto del príncipe Carlos, heredero al trono.

No obstante, era tal la preocupación que había sobre el color de la piel del bebé, que la Corona, en específico la reina, se negó a darle un título.

“El primer miembro de color de esta familia no recibe el título de la misma manera que otros nietos (...). Además, no tienen derecho a quitárselo. Incluso con esa convención que permite que todos los nietos del monarca sean príncipes y princesas, dijeron: ‘Quiero cambiar la convención para Archie’, ¿Bien, por qué?”, cuestionó Meghan.

Según los duques, esto les impedía tener seguridad para su bebé, en una ciudad en la que eran acechados por la prensa de forma permanente.

“Dijeron que no iba a recibir seguridad, porque no iba a ser un príncipe. Está bien, bueno, él necesitaba estar a salvo, así que no estábamos diciendo que no lo convirtiera en un príncipe o una princesa, pero el título es lo que va a afectar esa protección... No hemos creado esta máquina monstruosa a nuestro alrededor en términos de ‘clickbait’ y forraje sensacionalista que ha permitido que eso suceda, lo que significa que nuestro hijo necesita estar a salvo”, explicó la duquesa de Sussex.

3. Kate Middleton y Meghan

La exactriz aseguró que, previo a su boda con el príncipe Enrique, la prensa británica publicó que ella había hecho llorar a Kate, esposa del príncipe Guillermo, pero que en realidad fue al contrario.

“Ocurrió lo contrario. Y no digo eso para desprestigiar a nadie, porque fue una semana muy difícil la de la boda y ella estaba molesta por algo. Pero se disculpó y me trajo flores”, dijo.

El motivo por el que se enojó Kate, según Megan, fue relacionado con los vestidos que vestirían las niñas que iban a desfilar con las flores en la ceremonia.

Lo que más le molestó a Meghan fue que la información salió meses después de la boda y nadie negó las acusaciones en su contra.

No obstante, Meghan dejó claro que Kate es “una buena persona”.

4. Suicidio

Meghan asegura que tenía prohibido salir y ver a sus amigas. Además dijo que pasaba largas temporadas aislada en el palacio de Kesington, pues el príncipe Enrique debía cumplir con sus deberes y esa soledad provocó pensamientos suicidas. Se sentía prisionera.

Además, según ella, vivir con tanta prensa a su alrededor la abrumaba.

“Estaba realmente avergonzada de decirlo en ese momento y avergonzada de tener que admitírselo a Enrique, especialmente. Pena porque sé cuánta pérdida ha sufrido, pero sabía que si no lo decía, lo haría. Simplemente ya no quería estar viva”, reveló.

Asimismo aseguró que su esposo estaba muy preocupado por su estabilidad emocional y en los eventos públicos la tomaba muy fuerte de las manos, pues no quería que nada le pasara. Incluso hubo actividades a las que tuvieron que ir después de una de sus crisis y tuvieron que sonreír como si nada pasaba.

Ante ello, Enrique hizo sus esfuerzos por buscar ayuda médica, pero fueron rechazados por los funcionarios del palacio, pues eso alteraba a la monarquía.

5. Príncipe Carlos y Príncipe Guilllermo

De acuerdo con el príncipe Enrique, la relación con su padre y su hermano está más que fragmentada.

Con su hermano, el príncipe Guillermo, ha estado alejado por mucho tiempo. Mientras que su papá, el príncipe Carlos, dejó de contestarle las llamadas cuando tomó la decisión de apartarse de la corona.

“En ese momento tomé el asunto en mis propias manos. Era como si tuviera que hacer esto por mi familia. Esto no es una sorpresa para nadie”, afirmó.

Y agregó que “es realmente triste que haya llegado a este punto, pero tengo que hacer algo por mi propia salud mental, la de mi esposa y la de Archie también, porque pude ver hacia dónde se dirigía esto”.

“Me siento realmente decepcionado porque él ha pasado por algo similar, él sabe cómo se siente el dolor, y Archie es su nieto. Pero al mismo tiempo, siempre lo amaré. Hemos pasado mucho dolor y continuaré haciendo que sea una de mis prioridades tratar de sanar esa relación”, detalló.

Ahora, Enrique espera que el tiempo pueda sanar las heridas.

“Hubo muchas oportunidades para mi familia de mostrar apoyo. Sin embargo, nadie dijo nada en tres años... Y eso dolió”, comentó.

Asimismo, el príncipe fue enfático en que su papá y su hermano están atrapados, al igual que él lo estuvo por mucho tiempo. Ahora siente compasión por ellos.

6. Princesa Diana

Enrique confesó que la decisión de abandonar Inglaterra fue por temor de que su esposa tuviera el mismo final que su mamá.

“Mi miedo más profundo es que la historia se repita. He visto lo que sucede cuando alguien a quien amo es mercantilizado hasta el punto de que ya no es tratado ni visto como una persona real. Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa caer víctima de las mismas fuerzas poderosas.

“Llega un momento en que lo único que se puede hacer es hacer frente a este comportamiento, porque destruye personas y destruye vidas. En pocas palabras, es la intimidación, que asusta y silencia a la gente. Todos sabemos que esto no es aceptable, en ningún nivel. No creeremos ni podemos creer en un mundo donde no hay responsabilidad por esto”, admitió.

Ahora está seguro que su madre estaría orgullosa de sus decisiones, de hecho, reveló que sintió el espíritu de la princesa Diana en todo el proceso.

“Creo que ella se sentiría muy enojada por cómo se ha desarrollado esto y muy triste, pero en última instancia, todo lo que ella querría es que seamos felices”, dijo.

Y agregó que “estoy realmente aliviado y feliz de estar sentado aquí, hablando contigo con mi esposa a mi lado porque no puedo ni empezar a imaginar lo que debe haber sido para [mi madre] ir a través de este proceso por sí misma hace tantos años”.

7. Boda íntima

La pareja confesó que en realidad se casó tres días antes de la boda oficial, pues querían tener una ceremonia íntima, solo para ellos.

Aseguraron que la boda del 2018 era un espectáculo público, que era televisado y visto por millones de personas en todo el mundo.

En esa boda no hubo invitados.

“Llamamos al arzobispo y le dijimos, ‘mira, esto, este espectáculo es para el mundo, pero queremos nuestra unión entre nosotros’... Solo nosotros dos en nuestro patio trasero’”, confesaron.

8. Relación con la reina Isabel II

De acuerdo con los duques de Sussex, con quien no han perdido contacto en todo este tiempo es con la reina, quien constantemente habla con ellos por videollamada, para saludar a su nieto y verlo crecer.

Asimismo, Meghan reveló que tan pronto supieron el estado de salud del duque de Edimburgo, el príncipe Felipe, se comunicaron con la reina. Ella es quien los mantiene al tanto.

Los duques de Sussex revelaron el sexo de su segundo bebé. Se trata de una niña que nacerá en el verano.