Yuri Lorena Jiménez. 3 abril
El Príncipe Enrique dijo estar
El Príncipe Enrique dijo estar "roto" por la muerte de su querida amiga, Daphne Dunne. Tras conocer la noticia, los duques de Sussex expresaron su tristeza y escribieron una carta a la familia transmitiéndoles sus condolencias. FOTO AFP/Para Grupo Nación

“La amistad de Enrique y Daphne comenzó en el 2015 cuando el príncipe se detuvo a hablar con ella durante un paseo por la Ópera de Sídney. Daphne llevaba las medallas de su difunto esposo, Albert Chowne, incluida su Cruz de Victoria, la mayor distinción militar, que fue otorgada póstumamente por sus acciones durante la Segunda Guerra Mundial. Las medallas llamaron la atención del príncipe Enrique, entonces de 30 años, y se interesó por su historia. Daphne reveló después: “Se acercó a mí y dijo: ‘Sé lo que es eso’. Y le respondí: ‘Bueno, deberías”. Tras aquellas palabras, el príncipe besó dulcemente a Daphne en la mejilla. Y no la olvidaría”.

Con esta emotiva introducción la famosa revista Hola resumió, hace unas horas, cómo nació el vínculo entre el príncipe Enrique, hijo menor de Carlos y Diana de Gales, con la anciana australiana Daphne Dunne, relación que quedó plasmada en distintas fotografías que la prensa les hizo a ambos durante sus diversos encuentros.

Como consuelo, a Enrique le queda el comunicado que liberó la familia de la afable mujer, según reseñó la revista española Bekia: “El príncipe Enrique tenía a su mayor fan en la otra punta del planeta, Daphne Dunne, una viuda de guerra que por su cumpleaños casi centenario recibió una especial felicitación del nieto de la Reina Isabel II. Tres días después de la tarjeta del príncipe, Dunne abandonaba feliz este mundo en la compañía de su hija, Michelle Haywood, y sus nietas en el Hospital de Sydney. ‘Daphne se ha ido en paz’”, declaró su familia el lunes 1.° de abril.

“No salí del hospital, pero la carta me hizo sentir mucho mejor”, dijo entonces Daphne Dunne al canal 7NEWS.

La mujer se había convertido en un personaje popular a raíz del vínculo tan particular que estableció con el príncipe, quien sigue siendo comparado con su madre Lady Di, por ese don de gente que prácticamente era una de las principales características de una de las mujeres más famosas y queridas del siglo XX.

Tras su primer encuentro, en el 2015, ambos volvieron a encontrarse durante una nueva gira de Enrique a Australia.

"Dos años más tarde, en 2017, volvieron a verse cuando el príncipe Enrique regresó a Sídney. A pesar de la lluvia torrencial, Daphne, quien tenía 97 años en ese momento, no quiso faltar a la cita y soportó estoicamente en primera fila las inclemencias del tiempo. Para su fortuna, el príncipe reparó en ella, tal vez la buscaba, y se apresuró a darle a Daphne un fuerte abrazo y un beso en la mejilla. “Esta vez me besó en la otra mejilla”, dijo la señora Dunne, quien llevaba de nuevo las medallas de su esposo. “Realmente es un joven encantador y es cálido y genuino, y realmente se preocupa por los hombres y mujeres lesionados, está haciendo un trabajo fantástico apoyándolos”, reseñó la revista Hola en su momento, una publicación que generó una reacción de euforia en miles de australianos fascinados con la particular y candorosa amistad. La señora, afirma la prensa local, era dueña de un encanto que cautivaba no solo al príncipe Harry, sino a todo aquel que la conocía.

Ya para el 2018, durante una nueva visita del príncipe a ese país, básicamente la buscó entre el gentío y, tras localizarla, llamó a su esposa Meghan para presentarle a su gran amiga. “Estoy tan feliz de finalmente conocerte. He oído mucho sobre ti”, le dijo la australiana a la actriz, lo que despertó una oleada de ternura y hasta risas entre todo aquel que presenció el encuentro en vivo y los miles que lo siguieron por los medios de comunicación.

Y es que la conversación dio para más esta vez, siempre según Hola: "Daphne felicitó a la pareja por su boda y su próxima paternidad: “Son maravillosos ustedes dos. Felicitaciones, es justo lo que el príncipe Enrique necesita. Será un padre maravilloso. No dejará que nada se interponga en su camino y será amable y cariñoso”.

La historia es realmente hermosa. El carismático príncipe, ya a esas alturas, le hizo varios elogios a la señora Dunne. A sus zapatillas doradas de tendencia y a su nuevo color de pelo también muy a la moda: “¿Te has teñido el cabello de un tono rosado?” a lo que ella respondió con un coqueto “sí”. Pasaron juntos unos minutos y, antes de separarse deseándole que disfrutara el resto del día, la duquesa se despidió confiando en un nuevo encuentro con la familia al completo: “Esperemos que la próxima vez que nos veamos tengamos a nuestro pequeño con nosotros”.

Esto último, obviamente, no pudo ser. Sin embargo, a no dudarlo el vínculo con Enrique aderezó de felicidad los últimos años de la anciana. Tal cual lo aseguró su familia, al final de su comunicado por la muerte de Daphne, que se había convertido en toda una celebridad en Sídney. Y es que, además de lamentar su fallecimiento, la familia agradeció a todos los que se detenían un momento para saludarla en la calle, lo que “significaba mucho para ella”.