Andrés Díaz P.. 22 junio, 2019
La Banda de Conciertos de San José realizará un homenaje para conmemorar los 84 años de la muerte de Carlos Gardel, la leyenda argentina del tango. Foto del MCJ
La Banda de Conciertos de San José realizará un homenaje para conmemorar los 84 años de la muerte de Carlos Gardel, la leyenda argentina del tango. Foto del MCJ

¿Qué mejor manera de arrancar la semana, para aquellos adeptos al género y hasta para los que no, que recordando a la leyenda argentina del tango?

Con un repertorio compuesto por los éxitos de Carlos Gardel titulado “Gardel vive, Vive Gardel”, la Banda de Conciertos de San José se une a la Fiesta de la Música este lunes 24 de junio, a las 10 a.m., en el Bulevar José San Martín. La entrada es gratuita.

A este pequeño rincón de la ciudad se le conoce como El Paseo República Argentina y se encuentra exactamente al este del edificio principal del Instituto Nacional de Seguros (INS) en el centro de San José, contiguo a la Casa Amarilla, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Durante el concierto se interpretarán piezas como Volver, El día que me quieras y Mi Buenos Aires querido, entre otros temas icónicos. La presentación, que se prolongará por una hora, también contará con la interpretación de composiciones del maestro Astor Piazzolla, uno de los mayores exponentes de la música en Buenos Aires.

Óscar López Salaberry es un entusiasta y uno de los mayores propulsores del tango en las últimas dos décadas en Costa Rica.
Óscar López Salaberry es un entusiasta y uno de los mayores propulsores del tango en las últimas dos décadas en Costa Rica.

Nosotros como Banda celebramos a la música todo el año, en este momento hemos querido hacer un concierto especial para celebrar la fecha especial con música de Carlos Gardel, ícono en el género de tango. La idea es que el público pueda disfrutar no solamente de la celebración de la Fiesta de la Música sino del espectáculo como tal”, manifestó el director de la Banda, Juan Bautista Loaiza.

También se contará con dos invitados especiales, Oscar López Salaberry, exEmbajador de Argentina, con su emblemático bandoneón, y el cantante de tango Joaquín Brizuela.

De hecho, este concierto homenaje, idea de López Salaberry, fue acogido por el alcalde de San José, Johnny Araya, como una manera de rendir tributo a uno de los grandes exponentes de la música.

“El concierto se denomina Gardel vive, vive Gardel porque en el corazón de cada costarricense, sigue vivo, aquel que no murió, el morocho del Abasto, aquel que cada día canta mejor, aquel que fue un auténtico profesional, un mejor amigo, un hijo ejemplar, que llevó el tango primero a Francia, y luego a todo el mundo”, enfatizó López Salaberry con mucha pasión.

LEA TAMBIÉN

En el nombre del tango

López es un entusiasta y uno de los mayores propulsores del tango en la última década en Costa Rica. Desde que fungió como embajador de Argentina —a mediados de la década de 1990— se dedicó a difundir el tango con la convicción de un reverendo.

Una vez concluido su periodo, decidió quedarse a vivir en el país y, desde entonces, se comprometió a tiempo completo con aquel ritmo argentino.

Tuvo un exitoso espacio radiofónico denominado Simplemente tango, también estuvo en canal 13, formó un grupo musical que aún se presenta en diversos sitios capitalinos y empezó a dar clases de baile y conciertos.

Entre agosto y noviembre del 2001, cada noche de lunes, la sede de la Alianza Francesa, en San José, se llenaba de gente gracias al proyecto El tango en París, el cual fue una iniciativa del mismo López.

¿Quién era Gardel?

A finales de la década de 1920, la identificación de Carlos Gardel con el tango ya era de ámbito universal. Desde entonces nunca ha dejado de reconocerse su papel esencial en el desarrollo y difusión del del género.

Las películas, como Flor de durazno, rodada en Argentina en 1917, Luces de Buenos Aires y Cuesta abajo, en Francia en 1931 y 1934, y Tango Bar, en Estados Unidos en 1935, además de Melodía de arrabal, El tango en Broadway, El día que me quieras y Cazadores de estrellas, entre otras, contribuyeron a incrementar su fama. Tenía una personalidad magnética y una voz arrulladora.

Carlos Gardel falleció el 24 de junio de 1935 en un accidente aéreo en Medellín, Colombia, cuando el avión que cumplía la ruta Bogota-Cali, vía Medellín, chocó mientras estaba despegando del aeropuerto Olaya Herrera. Gardel estaba en la cumbre de su carrera, era conocido mundialmente y el tango, de su mano, se hacía famoso en el planeta.