27 julio
Paola Chacón, en sesión fotográfica con La Nación, días antes del concurso. Fotos Mayela López

Antes de que trascendieran este miércoles en la noche los extractos de un audio en el que Miss C.R. 2019, Paola Chacón, hacía comentarios sobre algunas de sus compañeras de concurso con dos de las más cercanas a ella durante el certamen, ya habíamos escrito unas líneas sobre la increíble bajeza a la que llegaron las redes sociales el fin de semana, por parte de muchos que no estuvieron de acuerdo con la elección de Paola.

Ya se sabe que los concursos de belleza de relevancia provocan polémica porque cada quien tiene su favorita, pero de ahí a los ataques personales, inmisericordes, contra una muchacha a la que otros miles sí apoyaron y que fue elegida por un jurado que actuó con criterio libre y objetivo –nos consta-- simplemente nos confirma cuán descompuesto está el tejido social, al menos, el que detectamos en redes.

Pero bueno, tocará vivir con esto, aunque también hemos de reconocer que los gamberros que se mandan con sus barbaridades en redes no son mayoría, aunque sí los más ruidosos y cobardes, en una realidad que no es exclusiva de Costa Rica.

De vuelta al caso de Paola (quien hasta quedó en primer lugar entre sus compañeras en un sondeo hecho por De boca en boca una semana antes del concurso), si ya nos había convencido de que era la mejor opción, tras la valentía y la madurez con la que salió este jueves a confrontar las consecuencias del “audicidio”, también en el mencionado programa de canal 7, pues no tenemos la menor duda de que nuestra representante para el Miss Universo es una mujer hecha y derecha que le pone el pecho a las balas cuando toca.

El viernes 19 de julio, Chacón se convirtió en la nueva Miss Costa Rica. Fotos: Mayela López

Sin minimizar la situación que se devino con el tema del audio, ofreció disculpas, contó los entretelones sin echar al agua a las susodichas que integraban en chat con ella –a saber cuál de las dos la traicionó-, aceptó el error, explicó que en mucho cedió a la presión con la que se convive en este tipo de eventos y aseguró que el vocabulario usado no es el habitual en su día a día.

Pero lo que realmente nos genera admiración es que Paola, hasta hace una semana, apenas era conocida por los seguidores del concurso, el viernes se convirtió en figura pública y desde ese momento, ha tenido que apañarse con los ataques y las críticas, todo seguido del tema del audio… ubiquémonos, cualquiera, en ese escenario.

Acogemos las palabras del bloguero Alex Murillo... “¿De dónde sacan la idea que una figura pública tiene que ser impoluta, sin pecado ni mancha concebida? Ella es una mujer y una persona como cualquier otra que tomó relevancia por ganar un concurso. ¿Que nos hace creer que nosotros si tenemos el derecho de “basurearla” a ella solo por ser figura pública? Cuando ella ganó sobró la chota, los memes y los chistes sobre su apariencia física, pero sale un audio en donde ella dice “hijueput*” y todos nos damos por el pecho. Pedimos “mujeres reales”, sale una mujer real y no nos gusta porque la queremos perfecta. ¡Hipócritas!”.

A Murillo también lo asiste la razón al acopiar “¿Acaso en las competencias no se ven las debilidades y las fortalezas de los otros u otras competidores? Por supuesto y ese es el diario vivir. Eso se ve en la política, se ve entre empresas, se ve entre “misters” y “misses”. De ahí se hace una estrategia para ganar. Lamentablemente, ella le confió sus apreciaciones a quien no debía y bueno, pasó lo que pasó”.

Ponerle la cara al país de la forma en que lo hizo este jueves y cerrar diciendo que aprendió la lección a la mala, y que esto la hará más fuerte y más prudente en el futuro, sin soltar una lágrima aunque sí con rostro compungido, diay, como dicen ¡Chapó!

Siga adelante Paola, que para la gozadera el Universo entero se arrodilla a sus pies, pero en la adversidad es donde la gente saca su verdadera casta. En su caso, la de campeona, más allá, incluso, que la de reina. He dicho.

Johanna Solano y su novio, Ulber Barquero. Ella pasó un mal trance totalmente gratuito esta semana, por cuenta de una "ingeniosa" broma. Foto IG

Pero bueno, otra Miss Costa Rica, en este caso 2011, Johana Solano, también sufrió tremendo desaguisado este martes, cuando fue víctima de una “broma” por parte del elenco del espacio radiofónico El mañanero, de Los 40 principales.

Resulta que el espacio tiene una sección que se llama “Enredaditicos” que, según explicó Renzo Rímolo al medio digital CRHoy, consiste en postear algo en las redes de alguna figura conocida, totalmente ajena al asunto y luego incitan a la gente a que ingrese al perfil del “elegido”. A Johanna, que fue la infortunada seleccionada este martes, le postearon “Oh Joha, cómo vas a hacer esto? ¿Cómo fuiste capaz?”.

Y bueno, para hacerle honor a la mentada sección, aquello se convirtió en un enredo gigante porque por supuesto, Johanna no tenía idea de dónde venían los balazos y de pronto se vio convertida en un tiradero de insultos por parte de chata-nautas que nunca supieron qué era lo que había hecho Johanna, pero felices por la oportunidad, empezaron a ofenderla, criticarla, calumniarla, etc.

Visiblemente indignada, Johanna se mandó con un video en Instagram en el que explicó toda la desagradable situación, para peores ella andaba “cleteando” en el momento en que se dio la “broma” y fue hasta que hizo una parada que consultó el celular y se alarmó en demasía, porque leyó la (creciente) cantaleta de insultos y, al tiempo, sus amigos le atestaron el WhatsApp, preocupados por lo que Johanna había sido “capaz” de hacer.

Más allá de la basureada gratuita, como explicó la exMiss, ella como influencer vive de sus redes, y sus clientes monitorean constante y detalladamente todo lo que Johanna sube en sus redes, es decir, la bromita le costó a la pobre tener que explicarle a todo el mundo que no había pasado nada y que todo se debía a una gracejada que nadie entendió.

Renzo Rímolo declaró que el asunto se había salido de las manos y culminó con una disculpa para Solano. Así que ya habían pateado el hormiguero. ¡Qué espanto de imprudencia! Nosotros, como Johanna, nos seguimos preguntando ¿en qué momento a alguien se le ocurrió que era graciosa hacer una jugada de estas?

Raro que Renzo no tenga un censor del “humorómetro” activado después del fiasco que protagonizó en abril del 2016, cuando por unos días se convirtió en una de las personas más repudiadas del país por haber subido a redes un video suyo junto a su novia, en el que se les observaba usando una silla de ruedas para desplazarse en el parque de Disney World Magic Kingdom, lo que despertó la crítica de cientos de usuarios de Facebook, quienes reprocharon la conducta de Rímolo por considerarla ofensiva hacia la población con discapacidad. Él se disculpó y luego declaró que había actuado al calor del momento al usar un tema sensible para hacer humor.

Ignoramos si la “broma” contra Johanna fue ideada por él, pero con semejante antecedente, Renzo debería de ser el primero en pasar por un filtro, junto con sus compañeros, el calibre de las gracejadas que involucran –y pueden dañar seriamente– la imagen de terceros.

Y siguiendo con las Misses, este martes otra que estuvo, literalmente, De boca en boca fue la reina saliente, Natalia Carvajal, quien a fin de año se había comprometido con el guapísimo piloto André Solano y la verdad ya nos imaginábamos la boda de ensueño, pero tal como se lo confirmó el joven al espacio farandulero de Canal 7, la relación se terminó y desde hace cuatro meses.

Natalia Carvajal, a horas de entregar su corona. Esta semana trascendió, oficialmente, la soltería de la guapísima Miss C.R. 2018. Acá, con Arnoldo Robert, fotógrafo oficial del concurso desde hace varios años. FOTO IG

Ya nosotros veníamos sospechando que el asunto se había puesto color de hormiga, tal cual lo publicamos, pues de un momento a otro Natalia dejó de postear fotos con su novio, y tampoco volvió a usar el anillo de compromiso. Ninguno de los dos se había referido públicamente a la ruptura –muy elegante de su parte, los trapitos del desacuerdo se lavan en privado– y durante la minientrevista que le dio a De boca en boca, él puso punto final con un comentario lapidario: “Tuvimos una relación súper chiva por varios años, de mucho amor y mucho apoyo, pero la vida nos dirigió por caminos diferentes. Al fin y al cabo, las cosas no son lo que parecen”. Ve vos.

No sé qué nos hizo sentir más entraditos en años: si un Daddy Yankee ya en sus 40's, o ver Micky Stockwell, hijo del empresario Don Stockwell, productor del conciertazo, ya con 12 años, como todo un preadolescente, disfrutando con el artista. Foto IG

Y en un pequeño gran avance, el sábado 20 se presentó Daddy Yankee en el país y se contaron por miles las almas de un heterogéneo grupo compuesto por familias enteras con miembros de todas las edades, así como parejas, grupos de compas, etc, quienes pudieron disfrutar del súper chivo asidos a su gusto y a su instinto, y ajenos de las críticas que en su momento ha recibido la música del famoso boricua, basureada en extremo cuando empezó a inundar el continente (y mucho más allá) con el entonces dizque deleznable reggaetón.

Fue hermosamente increíble que no hubiera mayor incendio en redes, mucho menos alguna amenaza de boicot al concierto -como sí ocurrió en el pasado con los detractores de Ricardo Arjona, por ejemplo-, el caso es que a pesar de lo nauseabundas que suelen ser las redes sociales, en este tema de gustos personales poco a poco parece imponerse la máxima universal que escuchamos desde toda la vida, antes de que las redes le dieran micrófono a todo aquel que quiera berrear hasta por las preferencias ajenas: gustos son gustos.

Fue así como quienes nos dimos el lujo de asistir al conciertazo, realizado en el Ricardo Saprissa con una ejecución logística casi impecable, más un artista totalmente mimetizado con un país al que le vive agradecido, “perreamos” sin malicia, al ritmo de la música, como cuando bailábamos pegadito con el clásico ochentero Wild Gilbert, en épocas en las que no había turbas anti-reggae porque no existían las redes sociales... entonces nada más nos dejábamos llevar por lo sensorial, sin ruidos.

El cuento viene al caso porque eso fue justo lo que nos devolvió Daddy Yankee ese sábado mágico: estábamos los que queríamos estar y los que no, pos no estaban. Y ya. Porque GUSTOS SON GUSTOS.

Y para terminar, lo que nosotros llamamos una verdadera ternurita --totalmente exenta de ironías--, y que se nos había quedado por ahí. Hace un par de semanas, en uno de estos retos de preguntas en redes sociales, se apuntó nuestro futbolista Joel Campbell, quien no tuvo empacho en compartir tres intimidades que nos provocaron un fresquito en el corazón: “1. Dormí con mi mamá hasta los 15 años 2. Tuve una almohada hasta los 22 años ... a todo la llevaba ,hasta el mundial de Brasil. 3. Lloro por cualquier cosa”. ¿Así o más genuino?