Jessica Rojas Ch.. 22 enero, 2016

Alajuelita , la tierra del chinchiví, festeja por todo lo alto sus fiestas patronales y abre las puertas de su historia en el marco de esta celebración.

El cantón josefino tiene preparada una actividad muy especial ideal para toda la familia: se trata de un recorrido por lugares que han destacado a lo largo de los años por las tradiciones y la cultura de este pueblo.

A bordo de una particular cazadora (sí, como los autobuses de antaño), se puede hacer un viaje por estos sectores, así lo explicó Víctor Monge, director del periódico Alajuelita Hoy.

“En el viaje se visitará, por ejemplo, la antigua casona de la finca La Verbena, un lugar que fue muy importante para la fundación del pueblo . También, los asistentes pueden apreciar bellezas en el Museo Histórico Religioso de la parroquia”, aseguró el periodista.

Después de pasar por estos puntos estratégicos, la cazadora tomará rumbo al distrito de San Josecito, donde se podrá degustar un sabroso vaso de chinchiví en la casa de los Chacón Bustamante, familia que, por tradición, es de las más conocedoras en la preparación de esta bebida.

El viaje pasará por la casa de la familia Solano Carmona, donde se recibieron los materiales para la construcción de la famosa cruz que está en la punta del Cerro San Miguel.

El costo es de ¢3.500 por persona; los niños no pagan. Hay salidas a las 7 y 10 a. m. y 2 p. m. La cazadora sale del costado sur de la iglesia el sábado y el domingo.