Jorge Arturo Mora. 13 septiembre
'Juguemos en el bosque', de Teatro Universitario. Foto: cortesía Hellen Hernández
'Juguemos en el bosque', de Teatro Universitario. Foto: cortesía Hellen Hernández

Este fin de semana, acaba la travesía. El Teatro Universitario de la Universidad de Costa Rica presentará las últimas funciones de Juguemos en el bosque, una puesta en escena que reflexiona sobre la visualización que se le ha dado a la mujer en los cuentos clásicos.

Elvia Amador es quien dirige a cuatro actrices que representan diferentes relatos tradicionales. El enfoque del texto parte de qué significa ser mujer en la literatura. Para lograrlo, Juguemos en el bosque reúne diferentes figuras populares como Caperucita Roja, la Patita, la Llorona, La Huesera, así como pequeños cuentos de títeres, muñecas, mascaradas y abuelas cuentacuentos.

Para la directora, la obra significa un viaje por la memoria de la audiencia, en la que los asistentes a la obra puedan cuestionarse cómo se ha asumido a diferentes figuras femeninas.

“A raíz del momento complejo que vive el mundo de cuestionamientos y luchas por la paridad y equidad de género, se erige esta propuesta. La obra procura desmitificar al Lobo como culpable de la percepción del mundo de Caperucita, es decir plantea la comprensión de la femineidad como construcción individual en el complejo contexto moderno, donde parece a veces más importante abrir una cacería de brujas que enfrentar la base del problema”, reflexiona Amador.

“Consideramos que la obra puede ser útil como sensibilización del fenómeno social, de lucha feminista por el respeto, poniendo en perspectiva a la comunidad costarricense desde un ángulo novedoso, con un alto nivel de empatía por cuanto el lenguaje que utiliza es cálido y accesible para todos los estratos sociales ya que el texto juega con elementos familiares y referentes comunes para los costarricenses”, agrega la directora.

Al igual que distintos montajes presentados en este espacio, Juguemos en el bosque es una creación realizada en conjunto por diversos integrantes de la Escuela de Artes Escénicas de la Universidad de Costa Rica. Lo importante para la realización fue fijar un mismo norte: preguntarse cómo se ha construido la imagen de la mujer desde los cuentos tradicionales.

“Partimos de la premisa de que los grupos humanos trabajan a partir de su deseo y los equipos artísticos a partir de su necesidad creativa. Así cada uno y cada una aporta desde un lugar que escogió y que le llama la atención como para incursionar en este campo. En muchos casos los jóvenes han tenido experiencias previas y esta es una oportunidad para demostrar su nivel profesional o poner a prueba los límites de sus conocimientos obtenidos en la escuela”, señala Amador.

Además de Amador, las estudiantes y actrices Lucía Alvarado Montoya, Pamela Alfaro, Kathleen Muñóz Delgado y Fernanda Calvo González aportaron su criterio para dar pie a la obra.

Finalmente, estudiantes de tercer año de la Escuela de Artes Dramáticas completan el equipo, que también está compuesto por Susan Vargas Chacón, Sandra Campos, Erick Meza, Luis Ernesto Solís Badilla, Angélica Zamora Montero, Adrián Campos Sandí, Francella Lizano Vargas, Yingry Rodríguez Jiménez y Natalia Romero.

Las dos últimas presentaciones de la obra serán el sábado 14 de setiembre, a las 7 p. m., y el domingo 15, a las 6 p. m., en el Teatro Universitario, recinto ubicado en San Pedro de Montes de Oca, 100 metros al este de la Librería Universitaria.

El costo de la entrada es de ¢6.000 para el público general y ciudadanos de oro, así como estudiantes con carné, pagan ¢4.000.

Las reservaciones se pueden realizar en el sitio. http://teatro.ucr.ac.cr/node/856.