Carlos Soto Campos.   7 noviembre, 2019
Obra de Hannia Durán Sáenz que se exhibe en la Botica Solera con nombres y fotografías de artistas y colectivas de mujeres. Cortesía de Casa MA.

A solo horas de inaugurar una exposición en la Botica Solera en San José, la cuenta de Instagram de Casa MA compartió una imagen de una blusa con una frase: “lo único que se necesita para empezar la revolución feminista es una amiga”. La frase se ha reproducido miles de veces en redes sociales –sin que ahora se conozca bien su origen–, pero la filosofía que impulsa explica muy bien la exposición que estará abierta durante el mes de noviembre.

“El año pasado exhibimos en una casa en Tibás que nos prestaron para reuniones y difundir algo de obra. Esta vez le propusimos a las artistas de la muestra anterior que fueran curadoras, que una chica trajera a otra chica”, explica Gala Berger, argentina radicada en Costa Rica que funge como coordinadora de Casa MA.

Así nació la muestra Nuestros ojos no pueden parar de parpadear, que reúne el trabajo de 14 mujeres artistas, quienes exhibirán obras críticas sobre la situación de la mujer en el país.

“Es un esfuerzo totalmente independiente, con la colaboración de personas que creemos que en el trabajo de otras artistas mujeres. Queremos visibilizar y también conversar en simposios y reuniones, porque visibilizar implica también que se escuchen estas voces", afirmó Susana Sánchez Carballo, artista y una de las curadoras de la muestra.

Casa MA no es un espacio fijo, pero sí busca lugares en donde generar conexiones entre las mujeres artistas. Desde abril se anunció que harían una muestra y finalmente llegó el día en el que se expondrán obras que tratan sobre la maternidad, el dolor que causa un divorcio, la agresión a las identidades trans y el femicidio, entre otros temas.

“Es una curaduría bastante amplia porque cada mujer invitada trajo a dos más y el eje común ha sido la gestión entre mujeres más que un tema específico”, comentó Gala Berger. Ella organizó la muestra junto a Anna Matteucci y Karla Herencia, y trabajó de cerca con curadoras y artistas, de forma horizontal.

Exposición de Casa MA, en la Botica Solera, estará abierta al público hasta el 28 de noviembre. Cortesía de Casa MA.

En la primera exposición de Casa MA, en el 2018, participaron Verónica Alfaro, Elia Arce, Gala Berger, Estefanny Carvajal, Karla Herencia, Anna Mateucci, Susana Sánchez Carballo, Andrea Siliézar y Paulina Velázquez, quienes ahora son curadoras.

Ellas escogieron a las artistas Diana Barquero, June Beer, Andrea Bravo, Hania Durán, Anel Kenjekeeva, Ivannia Lasso, Lucía Madriz, Priscilla Méndez, Alejandra Ramírez, Karol Rodríguez, Victoria Salas, Carmen Siliézar, Camila Trejos e Ivanna Yujimets.

La exposición estará abierta al público de lunes a viernes de 9 a. m. a 5 p. m., hasta el jueves 28 de noviembre. La entrada a la exposición gratuita.

Conversación

Durante los últimos meses Casa MA ha abierto su lente fuera de San José y generó un listado de espacios artísticos o estudios de artistas en otras provincias, con el fin de crear una guía de iniciativas de arte contemporáneo de mujeres llamada Red Casa MA.

Estas conexiones se ampliarán durante este fin de semana en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, donde habrá un simposio con directoras de espacios y artistas de Centroamérica, el viernes y sábado, desde las 10:30 a. m. y hasta las 4 p. m.

También habrá talleres todos los sábados así como visitas guiadas (el 16 de noviembre a las 3 p. m.) abiertas al público.

“En 20 años, como artista pocas veces he visto grupos artísticos preocupados en crear redes que beneficien más allá de las personas involucradas, que se busquen impulsar a las nuevas generaciones. Ojalá se pudiera extender hacia otras provincias y en otros espacios”, finalizó Susana Sánchez Carballo.