Cultura

Maestras del grabado exponen su magnífico arte

Muchos aciertos. Las artistas exhiben sus estampas en la Escuela Municipal de Artes Integradas

La escoba no aparece detrás de la puerta, sino en un cuadro de Lorena Villalobos : sutil y voladora, la escoba cruza un azul nocturnal donde unas brujas buenas se han encontrado como unas señoras que han salido de compras a una esquina del cielo. “Son brujas buenas”, explica la artista, quien sabe de estas cosas porque su abuela materna nació en la ciudad de Brujas, en Bélgica. “Algunos de mis antepasados paternos se instalaron en Salem [Massachusetts], y yo vivo en Escazú, la ciudad de las brujas. Las brujas buenas simbolizan la comunión de la mujer con la naturaleza: tienen una fuerza protectora”, añade.

Lorena expone Brujas de Escazú y Brujas de Pelada , monotipias con tinta en Grabado-mujer , la muestra que varias artistas han abierto en la Escuela Municipal de Artes Integradas .

“La exhibición reúne grabados de las más variadas técnicas y de muy diversos temas”, indica Li Briceño , quien convocó a las demás creadoras, juntamente con Patricia Rucavado .

“Algunas expositoras tienen una amplia trayectoria; otras, menos, pero el conjunto da una idea del nivel del grabado que se hace en Costa Rica”, añade Li Briceño; y, sí, esta exhibición confirma que el grabado costarricense está en un gran momento que dura muchos años.

Primeros pasos. Sobre la puerta de la entrada penden hilos que sostienen pequeños banderines de papel impresos con figuras de aves. Uno a uno, Li Briceño y Patricia Rucavado imprimieron los papeles y crearon la instalación Bienvenida .

En el centro de la galería aparece Llovizna , una obra de Sila Chanto, artista recién fallecida. Sobre un bastidor de 25 x 25 cm se posan nueve xilografías (grabados en madera) de un ojo impresas sobre papel tableau. De cada esquina se levantan varas que se unen en el centro sugiriendo una imagen de pirámide. Del ápice pende un cristal de cuarzo.

La exposición se dedica a Sila Chanto, quien, poco antes de morir, escribió a Li Briceño: “[Esta] nueva etapa me ha conectado mejor con un universo que me era desconocido, de un carácter más espiritual, y me ha hecho ver la distancia entre quien era y quien soy ahora. Y la pieza que envío, chiquita y modesta, tiene que ver con este nuevo proceso”.

A su vez, Ileana Piszk trabaja con la técnica de la monotipia: una impresión única que se obtiene entintando o pintando un vidrio y presionando un papel sobre él. Ileana dice: “ En mar picado son seis monotipias en las que utilizo el motivo de los barcos que en alta mar intentan sobrevivir a las tormentas”.

La también escultora Patricia Rucavado ofrece nueve delicadas figuras de aves impresas con matrices de madera, metal y linóleo sobre papeles chino y de fibra de kozo.

Asimismo, Patricia brinda cuatro notables grabados sobre vidrio, con figuras femeninas y de aves, como La mujer de los pájaros. “Me atrae trabajar la estilización de las aves”, nos precisa la creadora.

Rebeca Alpízar combina la fotografía con el grabado-“transfer” (estampado de una imagen mediante el “thinner”, que la “transfiere”).

“Este es un juego de mesa, como un ‘gato’ cruzado por una línea”, explica Rebeca. En los escaques hay prendas femeninas. “De una posición a otra, el juego es infinito: se gana o se pierde, pero lo importante es vivir nuestra realidad”, expresa la artista.

Infancia y memoria. En la serie Fusión , Li Briceño recupera motivos infantiles con ocho xilografías e intaglios. “Son figuras imaginarias”, afirma. Dos caballitos, un gato y una ‘cazadora’ pueblan un breve universo de papel, tinta, hilos y toallitas suavizantes.

“La infancia se recupera e ilumina el rostro. La alegría es una constante que abraza las huellas del camino: así se desarrolla la obra, en un cuento que observa con ojos de niña y la vivencia de la mujer madura”, dice Li Briceño.

Verónica Navarro aporta dos obras que confirman su talento: Después de la canción (colografía, talla dulce, “ mezzotinta” y “ collage” ) y Caminar de ciegos (colografía y grabado superficial sobre papel).

La colografía es una técnica de grabado por la que se adhieren objetos planos a una matriz (madera, linóleo, etcétera), como telas y hojas. Todo se entinta y se imprime sobre un papel. Este muestra entonces las nervaduras o los bordados como si fuesen productos de un sello.

Por su parte, Karen Clachar ha impreso xilografías sobre bolsas de papel fabricadas para empresas comerciales.

Los grabados de Karen estilizan petroglifos prehispánicos de Guanacaste; es decir, “dibujos” al vacío hechos en piedras y que representan personas o animales. La artista nos dice:

–Estas intervenciones nos preguntan: ¿qué priva: la marca comercial o la xilografía? Este es el espacio dual de nuestra cultura: la marca comercial del “branding”, y el petroglifo, la marca de la memoria ancestral. Juntas, pueblan un encuentro interpersonal y colectivo.

Paz y color. Diana Robles brinda Entre corales y Coral , dos telas sobre las que ha puesto papeles. Estos son grabados hechos a punta seca según la técnica del chincolé (del francés “chine collé”, papel chino encolado). El grabado se imprime sobre un papel muy fino y luego se lo pega sobre otro más grueso que le da un fondo de otro color.

“Usé papeles de seda para expresar los colores vibrantes de los corales; láminas de oro para indicar la riqueza de los arrecifes, y la tinta negra para recalcar los esqueletos que tienen y les permiten realizar espectaculares conexiones”, detalla Diana Robles .

Ana Rita Rosales ofrece El árbol de mis sueños y Mi árbol de vida , monotipias trabajadas con tinta y pintura acrílica.

“Mediante mis obras trato de revelar sentimientos de paz y algarabía; expresiones de color, luz y sombra, de calor y frescura: la sensación de germinar, crecer y llegar a ser frondosos; todo, diluido en la tinta de la imaginación”, revela Ana Rita.

Por su parte, María Teresa Pérez Rego brinda cuatro colografías hechas con matrices de cartón. Ella nos dice:

–Mi trabajo trata el tema de la mujer. Tenemos el espacio interno y conservador, la casa habitada por la familia, las normas y las costumbres que están allí para regir todo nuestro comportamiento, pero que se convierten en un encierro. La luz nocturna crea un ambiente tenebroso, pervirtiendo la finalidad del espacio protector.

Florencia Madrigal Orué expone tres serigrafías, acuarelas y tintas sobre papel con imágenes de evocación infantil.

“Estas serigrafías intervenidas forman parte de una serie que realizo desde hace varios años y que me entretendrá por muchos más pues siempre hallo un nuevo elemento para integrar a esos parajes”, nos confía Florencia.

Deseo y promesa. Alejandra Fournier exhibe tres grabados en colografía y a la punta seca: ibis y pelícanos. “Estas aves son parte de un mundo que representa la aventura de ver crecer a una persona. Los fuertes rasgos de los ibis y los pelícanos son los reflejos de una personalidad en crecimiento y con grandes deseos de vuelo”, expresa Alejandra.

Marcia Salas incluye Mamá con tutú y La novia, “collages” (encolados) con recortes de revistas, xilografía y “transfer”. Marcia afirma:

–La belleza es múltiple, mixta y eterna; es indiferente del punto de vista social. Mis obras, notoriamente curvilíneas, proponen mucho color. Estas mujeres están empoderadas, como mujeres grandes y plenas, y hablan desde un plano bidimensional a una actitud de vida.

Emilia Cersósimo expone dos aguas tintas: Composición en rojo y Volcán Poás , de las que refiere:

–Estos grabados nos remiten al clima y a la intemperie que operan sus efectos sobre los objetos y el ser humano. Hago arte de la esencia simbólica, abierto a miles de interpretaciones y de comunicación estética.

Carolina Córdoba Zamora brinda tres Galaxias : “collages” e impresiones matéricas sobre tinta china. Oigamos a la artista:

–Por conexión ancestral, la espiral me define. La siento y la entiendo como la serpiente enroscada que da inicio a un despertar espiritual. En cuanto al grabado, me interesa experimentar con la materia en busca de su huella.

Grabado-mujer es un primer paso de lo que podría ser una asociación de grabadoras”, dice Ileana Piszk. Más que un deseo, debería ser una promesa, y ya sabemos que lo prometido endeuda.

.....

La exposción se ofrece en la Escuela Municipal de Artes Integradas (Santa Ana, San José) hasta el 31 de agosto. Teléfono 2203-5822.