6 diciembre, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Para estar a tono con la época, tres salas teatrales ofrecen este mes espectáculos navideños, que tienen la consigna de deleitar a los niños y adultos por igual, así como rescatar algunas tradiciones costarricenses de diciembre.

La oferta incluye las obras Retablo navideño, en el Teatro Municipal de Alajuela; SOS. Santa Claus en apuros, en el Teatro Skenê y La Navidad de los gnomos, en el Teatro La Máscara.

Como si se tratara de un doble regalo para los alajuelenses, así llegará la obra Retablo navideño.

Por una parte, se trata de un nuevo espectáculo teatral, escrito por el dramaturgo Jorge Arroyo especialmente para esta Navidad. Además, se trata de un espectáculo gratuito. Solo hay que llegar al teatro y disfrutar; eso sí, hay que reservar las entradas antes o llegar tempranito los días de función.

Esta aventura presenta a una niña que se esconde en la sacristía de una iglesia en Alajuela, cuando todos abandonan el lugar, ella es testigo de una fantasía.

Además, Arroyo crea una nueva leyenda alajuelense, a partir de un milagro que ocurre en un palo de mangos. De paso, con Retablo navideño se rescata la tradición del cohombro en el portal de los ticos.

“El cohombro era una tradición muy costarricense. Este fruto, familia del pepino, aromatizaba la casa porque conforme maduraba soltaba un olor delicioso. Cuando estaba muy maduro, la gente hacía una miel deliciosa”, explicó el escritor alajuelense.

Esta es la segunda obra que Arroyo escribe inspirado en la Navidad, la primera fue La Navidad del duende. Además, hizo una canción que es parte del espectáculo, dirigido por Marielos Fonseca.

En San José. Para quienes no puedan ir hasta Alajuela, el Teatro Skenê los quiere tentar con una historia donde Anita, niña con un gran corazón, visita a Santa Claus en su taller.

El viaje de la niña a la casa del señor del traje rojo ocurrirá en un momento en que todos los asistentes de Santa están muy enfermos, lo cual pone en peligro la entrega de regalos en todo el mundo.

No obstante, Anita demostrará que los niños tienen mucha imaginación y le propone a su anfitrión una manera de salir adelante con su trabajo.

En otro teatro y en tiempos donde la palabra huelga es común entre los ticos, llega otra protesta, en esta ocasión será de los gnomos Topacio y Chufis, protagonistas de La Navidad de los gnomos, que organizan un movimiento de manos alzadas.

A causa del materialismo que abunda en los correos electrónicos que los niños del mundo le envían a Santa Claus, los dos gnomos deciden que no trabajarán más. Volverán cuando los pequeños recuerden el sentido de la Navidad.

Eso pondrá a Santa Claus y a su asistente Bertolina en apuros, porque, sin el trabajo de ellos, los regalos no estarán a tiempo. De esa forma, este montaje espera conquistar el corazón de los niños.