Natalia Díaz Zeledón. 27 enero, 2017
Las actrices Jennifer Barboza (izquierda) y Sylvia Sossa (derecha) interpretan a una paciente con autismo y su doctora. Alejandro Gamboa.
Las actrices Jennifer Barboza (izquierda) y Sylvia Sossa (derecha) interpretan a una paciente con autismo y su doctora. Alejandro Gamboa.

Una doctora y su paciente halan los extremos de una misma cuerda. Miriam Salinas (interpretada por Sylvia Sossa) e Iris de Silva (Jennifer Barboza) experimentan el mismo mundo con ojos y cuerpo distinto.

Con una escenografía sencilla, la obra trabaja el conflicto interior que comparten de sus personajes. Foto: Alejandro Gamboa.
Con una escenografía sencilla, la obra trabaja el conflicto interior que comparten de sus personajes. Foto: Alejandro Gamboa.

La obra La máquina de abrazar refleja el esfuerzo que hacen ambas por entender el mundo tal y como lo hace la otra. El montaje fue producido por Teatro ABC-O y se estrenará este jueves 27 de enero en Gráfica Génesis, a las 8 p. m.

“Iris es su paciente estrella. Ella ha logrado un avance muy fuerte en su autismo”, detalló Sossa. “Me gusta porque refleja a la academia. A veces, se coloca en una posición en la que pueden opinar y tienen la última palabra”.

Iris de Silva (Jennifer Barboza) describe su visión del mundo como una “débil claridad”. Foto: Alejandro Gamboa.
Iris de Silva (Jennifer Barboza) describe su visión del mundo como una “débil claridad”. Foto: Alejandro Gamboa.

La directora Ana Ulate coincide en que el dramaturgo José Sanchis Sinisterra utiliza al autismo como una metáfora para otras problemáticas sociales en las cuales la comunicación falla.

Ulate tiene experiencia previa con el trabajo de Sanchis Sinisterra. En el 2014, dirigió Ñaque o de piojos y actores : otra propuesta con dos actores que prescindía de escenografía compleja para sustituirla con interacción del público.

La directora confía en que la dinámica con el público “completa el hecho teatral”. El texto de la obra, opina, ofrece preguntas que la obra no resuelve en escena.

“(Ellas) se mueven en un mundo en el que las dos tienen sus perspectivas diferentes. Sus propias falencias, inquietudes”, describe Ulate. “Estaba muy interesada en cuestionarnos, como sociedad, el cuándo no entendemos algo y sentimos una necesidad de cambiarlo, atraerlo a lo que nosotros llamamos normalidad”, aseguró.

Gráfica Génesis (250 metros Norte de las piscinas de Plaza Víquez) presentará La máquina de abrazar hasta el 5 de febrero. Los viernes y los sábados las funciones serán a las 8 p. m. y los domingos a las 6 p. m. Las entradas cuestan ¢5.000.