Cultura

FIA experimenta con el teatro íntimo en el escenario de La Alhambra

Este miércoles, el grupo colombiano La Maldita Vanidad despide sus funciones en el festival con la obra El autor intelectual

Una cortina se corre y, de repente, el público del edificio La Alhambra, es indiscreto voyeur de los problemas de la familia Núñez. En la obra El autor intelectual, tres hermanos se reencuentran en la sala de una casa, y dos esposas recorren, fuera de la vista del público, las otras habitaciones. Las conversaciones entre los grupos se cruzan, se separan. Los gritos aumentan o disminuyen conforme se acercan y alejan de las habitaciones.

Como escenario, el segundo piso de La Alhambra — ubicada en San José, sobre calle 2, diagonal al costado sur del Banco Central — tiene un pasillo de tránsito y un salón amplio. El espacio escénico opera en las dimensiones de una tienda de finales del siglo XIX, el fin con el cual fue construido en esa época.

En pleno 2017, e l Festival Internacional de las Artes (FIA 2017) lo usa como el teatro bajo techo más íntimo de su oferta escénica. A una función de la Alhambra solamente pueden ingresar 60 personas. Las entradas para sus funciones se vendieron rápido y, a la fecha, aparecen agotadas en el sitio de la Boletería.

Desde el viernes pasado, el grupo colombiano La Maldita Vanidad lo ha usado para dos de sus montajes: Los autores materiales y El autor intelectual (obra que dará su segunda y última función este miércoles 5 de julio).

Los dos montajes forman parte de una trilogía teatral que aborda dinámicas familiares. La disposición inusual de La Alhambra crea la ilusión de que el público no ha entrado a un teatro sino que se ha infiltrado en la vida de otros.

La maldita vanidad ha explorado La Alhambra como quien exploraría una auténtica casa. En Los autores materiales, los teatreros utilizaron como escenario la pequeña cocina del edificio. En El autor intelectual, los artistas dispusieron la mitad del salón principal, un salón posterior y hasta uno de los balcones del lugar.

Las vidas ajenas de El autor intelectual son las de los hermanos Núñez: Jorge, Sergio y Nelson. En medio de cordiales visitas familiares, se comienzan a asomar problemas con el dinero y con el cuido de su madre anciana.

En la sala de la casa, lo mismo discuten de la crisis económica —la cual afecta las finanzas de todos ellos— que la muerte de un vecino. Las emociones de todos están a flor de piel: ansiedad, miedo, tristeza, odio.

"Necesito que hagan una diferencia entre la crisis global y lo que está pasando aquí en la casa", reclama Susana, esposa de Jorge y matrona del hogar, en medio del caos.

La Alhambra permite que las imágenes y el sonido sean ejecutadas con calidad cinematográfica. Cada movimiento tiene la profundidad de una escena de cine. El público puede ver las divisiones de la casa o, si no es así, puede imaginarlas con facilidad.

El hiperrealismo de los conflictos trae, a quienes los ven, más angustia, más enojo, más risas incómodas. Después de todo, el público es la verdadera ilusión: su presencia es la de un invitado inesperado, justo al anochecer.

LEA: Guía de espectáculos internacionales de teatro, danza y circo del FIA 2017

Hoy en los teatro del FIA

Este miércoles 5 de julio, a las 6 p. m. el Teatro 1887 presentará Some1 like u del grupo tico Bonus Teatro. A las 8 p. m., La compañía Maleza ofrecerá la última función de su espectáculo homónimo en el Teatro Popular Melico Salazar. El Teatro Nacional presentará Sueño de una noche de verano, a las 8 p. m.

A esa misma hora, el director argentino Luciano Cáceres estrenará su comedia Pieza Plástica en el Teatro de la Danza. Todas las entradas cuestan ₡7.000 y se pueden conseguir en la Boletería, en los puntos Servimás y, horas antes de la presentación, en las mismas sedes del FIA.

Natalia Díaz Zeledón

Natalia Díaz Zeledón

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.