Jorge Arturo Mora.   15 febrero
"La extraña pareja" cuenta en el elenco con Mauricio Meléndez (Santiago), Mario Chacón (Oscar), José Elizondo (Gabriel), Rodrigo Durán (Felix), Rafael Flores (Antonio) y Paolo Muñoz (Federico). Foto: Melissa Fernández

Un día después de la festividad del amor y la amistad, se estrenará en el Teatro Eugene O´Neill una obra teatral que pondrá a sus personajes a llevar estos dos sentimientos al límite.

La extraña pareja es el montaje que presenta este teatro –en coproducción del Centro Cultural Costarricense Norteamericano y Fábrica de Historias– y que significa el punto de partida de este recinto para la producción de montajes escénicos, pues durante los últimos años ha incrementado esfuerzos en su cartelera de conciertos, ópera y charlas, siendo el teatro la espinita pendiente que hasta este año se materializa.

Esta obra introduce al público a la sala de estar de Óscar (Mario Chacón), un hombre extremadamente relajado, al punto de amar el desorden como forma de vivir, y quien goza el caos en todas sus formas después de haber acabado su matrimonio y estar alejado de sus hijos.

En su apartamento de divorciado, Óscar recibe a un grupo de compinches cada semana para jugar a las cartas, tomar unas cervezas y trasnochar como tradición de viejos amigos. En una de esas noches, sorprende la ausencia del viejo amigo Félix (Rodrigo Durán), hombre diametralmente diferente a Óscar, pues es un obsesionado por el orden y la limpieza.

Tras la interrogante sobre el paradero de Félix, Óscar habla por teléfono con Montserrat, la esposa de Félix, y se entera que su amigo ha tenido un fuerte enfrentamiento en casa y el divorcio aparece como algo inminente.

Cuando Félix aparece en casa de Óscar, su rostro está lleno de tristeza y depresión, al punto en que el suicidio le resulta una opción. Ante la preocupación por el estado de su amigo, Óscar le abra las puertas de su casa a Félix mientras se recupera del duelo amoroso que vive (y del cual parece no poder escapar).

A diferencia de lo que suele presentarse en muchos montajes, en La extraña pareja es el orden lo que trastorna al caos, ya que este montaje propone un juego de personajes opuestos que son todo menos figuras espejo, pues tanto Óscar como Félix no se encuentran a sí mismo en el otro.

Además, a diferencia del clásico dúo en que el desordenado pervierte al obsesivo por la limpieza, en La extraña pareja existe un intercambio de alegrías, tristezas, rabias y viejas rencillas.

¿Adónde podría llevar a ambos personajes este enfrentamiento de estilos de vida?

Montando la comedia
Miguel Angel Hernández ha llevado una carrera como actor de comedia y ahora pretende consagrarse como director. Este es su tercer montaje a cargo. Foto: Melissa Fernández

La apuesta del teatro para lanzarse al agua de la producción es una comedia que trae la firma de Neil Simón, recordado dramaturgo y guionista con más de 30 obras para teatro y cine.

Como bien se refiere a la obra de Simon, el dramaturgo fue un especialista en el uso del humor en situaciones dramáticas y, en La extraña pareja, Simon deja un texto que ofrece una comedia de situación vivaz y de alto ritmo. Escrita en los 60, esta obra fue estrenada en Broadway y alcanzó un éxito tan grande que posteriormente fue llevada a la gran pantalla.

“La comedia surge a raíz del drama de cada personaje. En el cine es muy rico verla porque todo surge muy natural y Neil Simon, que tiene esa particularidad de escribir textos de teatro que son como una película, da un entorno cotidiano que le da fluidez a los eventos. En el teatro casualmente se siente como si estuviéramos viendo cine, porque no se trata de una farsa. Esto procura acercarse a un realismo muy chistoso”, analiza Miguel Ángel Hernández, director del montaje.

Hernández es un reconocido actor que ha participado en obras teatrales como Tertulias con Tía Tere, Comedia entre mujeres y ha participado en programas como La Pensión, El show de la Media Docena y La Cualquiera. Su carrera en el mundo de la comedia le ha permitido conducir los hilos de esta obra con mucha libertad.

La extraña pareja en particular la veo como comedia de rebote porque todos los personajes están viviendo un drama profundo y el efecto comedia se da en el público, porque ellos son quienes transcriben la comedia. Nosotros no actuamos la comedia en el texto, sino que el diálogo tiene la virtud de ofrecer un humor muy sutil”, señala el director.

Mario Chacón por primera vez se separa de sus habitaules compañeros de La Media Docena. Foto: Melissa Fernández

La tarea de encarnar a este humor cae sobre dos actores con buen tiempo en la escena.

El primero de ellos es Mario Chacón, quien interpreta al despreocupado Óscar. Chacón es más que conocido por su mítico personaje Maikol Yordan, un campesino popularizado por el grupo de comedia La Media Docena, al cual pertenece. Esta es su primera incursión formal en las tablas pues la televisión y el cine han sido los formatos que ha abrazado durante toda su carrera.

Quien lo complementa en el rol del obsesionado Félix es Rodrigo Durán, actor con más de 30 años, egresado del Taller Nacional de Teatro y con apariciones en filmes como A ojos cerrados, El regreso, Italia 90 y El calor después de la lluvia.

Rodrigo Durán interpreta a un obsesivo por la limpieza en "La extraña pareja". Foto Melissa Fernández

El carisma y confianza que existe entre ambos se formó afuera de las tablas desde hace poco tiempo, pues Durán y Chacón se conocieron en el set de filmación de Maikol Yordan: La cura lejana cinta estrenada en el 2018. En la película, Chacón naturalmente encarna al personaje protagónico, mientras que Durán interpreta a un sacerdote que aparece en los primeros minutos de metraje.

Ambos reconocen que hubo una conexión especial que ayudó a fluir las escenas que compartían en el filme y que, en muy pocos minutos, un ambiente de “viejos amigos” se hizo sentir, algo que resultó un componente esencial para poder construir sus respectivos personajes en la obra.

“Desde ahí conectamos muy rápido”, dice Chacón sonriente ante el recuerdo. “Comenzamos a vacilar mucho y en poco tiempo nos hicimos amigos. Él pensó que yo era el adecuado para encarnar a Óscar y realmente me ha dado mucha confianza porque yo siempre he dicho que no soy un “actor actor”. Yo estoy aprendiendo y estoy en un elenco muy completo que me apoya”, afirma Chacón, quien por primera vez se aleja de sus habituales compañeros de La Media Docena para una producción.

“Con mis amigos de La Media Docena estoy muy contento porque hemos tenido este acuerdo de independencia. A ellos los conozco desde primer grado de la escuela y ya nuestra relación es absoluta. Es muy refrescante estar aquí porque es una nueva manera de conocer cómo hacer las cosas”, dice Mario Chacón.

“Con Mario tuve una química muy rápida. Entendía que esta obra requería de un nivel de confianza especial pues entre ellos se bromean, pelean... Félix es un maniático que saca de sus cabales a Óscar y para lograr esto uno no solo construye su personaje, sino que tiene que estar muy vinculado con su compañero”, refiere Durán.

Un cuidado especial han tenido ambos histriones con este montaje ya que el uso que se le da a la comedia en ciertos extractos parte desde percepciones que podrían ser consideras políticamente incorrectas. Por ejemplo, al comienzo de la obra, Óscar se refiere con desgana –y cierto desprecio– a la vida matrimonial que tuvo con su exesposa.

“Estos chistes, que a veces pueden sentirse machistas, son parte del personaje que luego evolucionará con el transcurso de la obra. Son expresiones despreciables para uno mismo como actor, pero que son parte de esa evolución que necesita tener Óscar con las cosas que le suceden”, explica Chacón.

Por su parte, el director Hernández considera que más bien la obra pretende romper estereotipos sobre el rol del hombre. Hernández ve en la figura de Félix una vía para deconstruir los prejuicios e imposiciones sociales que pueden existir en la conducta masculina.

“Queremos rescatar que un hombre no es el estereotipo de macho alfa que tanto se ha dicho. Félix hace ver que un hombre puede cuidarse el físico, puede ser aseado, puede ser ordenado... Partimos de que los personajes protagónicos son opuestos y esto permite que Óscar se alimente de Félix con el paso de las situaciones. Es un proceso en que el personaje toma perspectiva de su vida y de sus acciones”, reflexiona.

“También es bueno aclarar que esta obra tiene un tema fundamental sobre la amistad y la tolerancia”, añade Durán. “Alguna gente con solo leer el título de la obra piensa que se trata de dos homosexuales que viven juntos y que esto es una parodia, pero no. Más bien es un proceso en que se conoce cómo es la vida de estos dos hombres en convivencia y cómo se exploran las características de cada uno”.

Los enfrentamientos entre Rodrigo Durán (Felix) y Mario Chacón (Oscar) serán inevitables. Foto Melissa Fernández
Vea la obra

La extraña pareja se estrenará a las 8 p. m. este 15 de febrero en el Teatro Eugene O´Neill, ubicado en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano en barrio Dent. Las funciones continuarán los días 16,17,22,23 y 24 de febrero; y el 1.°, 2, 3, 8, 9 y 10 de marzo. Los viernes y sábados las funciones serán a las 8 p. m. y los domingos a las 6 p. m.

Las entradas se encuentran a la venta en el sitio web teo.cr. Los tiquetes para la obra cuestan ¢6.000 en luneta general y ¢8.000 para los asientos en la luneta preferencial.

El elenco de La extraña pareja se completa con las actrices Silvia Baltonado (Ana) y Laura Flores (Lorena), además de los actores que conforman el grupo de amigos del protagonista: Rafael Flores (Antonio), José Elizondo (Gabriel), Paolo Muñoz (Federico) y Mauricio Meléndez (Santiago).