Fernando Chaves Espinach. 30 abril, 2018

Lori está presente en la sala, pero ella no lo sabe. Nos cuenta su historia, pero nunca llegaremos a conocerla. Presenciamos una ficción, pero todo es real. Una exposición hecha de “peros”: eso presenta Alejandra Ramírez en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo.

Ahora no somos extrañas, Lori, en la Sala 1.1 del museo josefino, se basa en un amplio archivo de fotos, documentos y videos de una mujer real, que la artista toma para construir una narración en torno a las violencias familiares. En el fondo, explora la tensión entre lo real y lo ficticio en las imágenes, todas, que permiten a esta extraña ingresar a nuestra vida, por ejemplo.

26/04/2018 MADC, Museo de Arte y diseño Contemporaneo, San José. Exposición
26/04/2018 MADC, Museo de Arte y diseño Contemporaneo, San José. Exposición "Ahora no somos extrañas, Lori" de Alejandra Ramírez. Fotos de Diana Méndez

¿De dónde surge su interés en esta línea de investigación?

Vengo trabajando con el concepto de imagen, pero no la imagen como problema, sino lo que nos puede ocasionar la recepción de la imagen. Anteriormente me estaba negando a tratar cuestiones que siempre han estado en mi trabajo, pero que no me había atrevido a enunciar, a poner en el papel, como las cuestiones familiares, las violencias familiares. Para mí era muy fácil hablar de la imagen y bordear todo el problema porque la evasión era una estrategia para producir. Luego, con un revolcón…

¿En qué sentido?

En el sentido de asumirlo, de asumirlo desde el lugar que me interesa, de enunciar el problema desde ese lado emotivo o afectivo, trabajar las violencias naturalizadas en el entorno familiar. Lo que hacía era obviar esa parte de la imagen, pero luego empecé a trabajar con video y era algo evidente que estaba ya allí.

”Me empecé a preguntar sobre la manera en que operaba antes, que era quitándole todo a la imagen, despojándola, partí de la pregunta de si es posible la disolución de la imagen, llegar como a un punto cero. A final de cuentas es imposible. (Así) llegué a la pregunta de qué sucede cuando despolitizamos la imagen y si es posible hacerlo”.

El proyecto empieza por tomar un archivo, unos documentos, evidencias de una vida a la que no tenemos acceso. ¿Cómo llega a eso, quién es Lori?

Trabajo siempre con un gran archivo, las imágenes que traslado a la pintura también vienen de un archivo. Empecé a cuestionar también de dónde tomaba las imágenes y qué ocasionaba eso, qué ocasionaba en mí saber de dónde provenían. Con Lori lo que hice fue generar este archivo vasto de imágenes. La pregunta siempre es quién es Lori y por qué Lori, y evidentemente es porque toda la exposición es sobre ella, pero esa era la intención de generar todo este dispositivo (la exposición). Lori es un medio, no una persona. Lo que hago es violentarla de todas las formas, usar todas sus imágenes, usar las imágenes sin consentimiento de ella y exponerlas en un espacio,eso ya para mí es violentar la imagen de Lori y para mí ahí hay un problema.

26/04/2018 MADC, Museo de Arte y diseño Contemporaneo, San José.Obra:
26/04/2018 MADC, Museo de Arte y diseño Contemporaneo, San José.Obra: " Archico2" Técnica: Cuatro óleos sobre lienzo, dimensiones varias, 2018. Exposición "Ahora no somos extrañas, Lori" de Alejandra Ramírez. Fotos de Diana Méndez

¿Por qué hacerlo entonces?

Es una decisión totalmente consciente y creo que la tomé porque precisamente el trabajo partía de eso, cómo afectar, cómo enunciar un problema, esa manipulación indiscriminada de la imagen. Hay un texto de Georges Didi-Huberman, Cómo abrir los ojos, que es sobre cómo para ver la violencia hay que escribirla y verla sin cerrar los ojos. En sí mismo es un acto violento pero no vemos la violencia.

O sea, era necesario para usted ejercer una suerte de violencia para evidenciar la violencia que ejerce la proliferación de las imágenes…

Para mí, sí. Para mí, no hacerlo era como dejarlo en bruto.

Huir del problema.

Huir del problema. Al principio no iba a estar, empecé a trasladar todo al lienzo, pero no ponerlo así tal cual era ejercer una evasión.

¿No es una evasión moral también? ¿colocarse como artista en una distancia que te permite ejercer una violencia moral porque usted es artista, porque está en un museo?

Claramente eso lo tengo muy ubicado. El proyecto que había presentado en Inquieta Imagen partía de esa pregunta, hasta qué punto tengo derecho como artista de enunciar estos problemas sin también encararlos. El artista toca o señala el problema sin tomar una postura.

En este caso, toma una posición deliberadamente antiética para evidenciar el problema ético intrínseco en la generación de una exposición de imágenes, la que fuera.

Ese es un conflicto que yo tengo y creo que voy a seguir trabajando, porque me permite seguir produciendo, la pregunta de hasta qué punto el artista toma responsabilidad de lo que pone en la sala.

26/04/2018 MADC, Museo de Arte y diseño Contemporaneo, San José. Obra
26/04/2018 MADC, Museo de Arte y diseño Contemporaneo, San José. Obra" Ahora no somos extrañas, Lori." Archivo 1, Instalación 2018.Exposición "Ahora no somos extrañas, Lori" de Alejandra Ramírez. Fotos de Diana Méndez