Tobías Ovares. 5 julio
'Terapia' es protagonizada por los actores Melvin Jiménez y Manuel Martín. Fotografía: Cortesía de Isaac Solano.
'Terapia' es protagonizada por los actores Melvin Jiménez y Manuel Martín. Fotografía: Cortesía de Isaac Solano.

A lo largo de varias sesiones, un terapeuta intenta curar los trastornos psicóticos de su paciente. El proceso se caracteriza por los diálogos delirantes, una escurridiza madre imaginaria, procedimientos fallidos y la creciente incertidumbre por no saber cuál de los dos está menos cuerdo que el otro. El inesperado desenlace revelará que nadie se salva de arrastrar algún rasgo de locura.

La principal estrategia narrativa de esta comedia consiste en ocultar los antecedentes de los personajes. El público observa a los hombres en una relación terapéutica en la que cada uno asume un papel muy definido, pero nunca sabemos cómo llegaron ahí. Por eso, el desarrollo de los acontecimientos va generando pistas casi imperceptibles que se acumulan hasta explotar en una serie de divertidas revelaciones.

El montaje de Carlos Villalobos se apoya en el sólido trabajo de Manuel Martín y Melvin Jiménez. Ambos se apropian de un texto eficaz en su capacidad de producir humor y crítico en su enfoque sobre las relaciones de poder implícitas en cualquier contrato terapéutico. Los actores lucieron compenetrados, atentos y generosos con la energía desplegada en el escenario.

La construcción de la madre imaginaria del paciente ejemplifica la pericia de los intérpretes. Las reacciones precisas en su tiempo e intensidad, además de un manejo bien dosificado del slapstick –subgénero de la comedia física basado en los golpes– fueron los recursos que animaron la presencia de un tercer “personaje” que resulta fundamental para entender los giros de la anécdota.

Esa noche, el dúo actoral lidió con la caída de un pequeño telón ubicado en una de las entradas laterales y la filtración de conversaciones provenientes de otros ámbitos del edificio. Jiménez y Martín asumieron con estoicismo lo sucedido al integrar los imprevistos en el devenir de la obra. El hecho evidencia algunos de los variados desafíos que enfrentan las compañías teatrales cuando se desplazan, durante sus giras, a nuevos espacios.

A pesar de esta incómoda situación, subrayo la potencial sinergia entre las salas comerciales ubicadas fuera del casco central de San José y los muchos colectivos escénicos independientes que no cuentan con local propio. El éxito de ese vínculo implicaría que empresarios y artistas utilicen un lenguaje común alrededor de la calidad que debe tener la experiencia del público. Desde este punto de vista, una adecuada infraestructura o la puntualidad se convierten en capas adicionales del espectáculo.

Terapia es entretenimiento inteligente: divierte mientras cuestiona las prácticas que imponen nociones vinculantes de salud y enfermedad mental. Por su fondo, nos invita a pensar en esos sectores de la población que ostentan el derecho de diagnosticar, institucionalizar y medicar a quienes no se comportan según la norma. Más importante aún, nos obliga a considerar el destino de estos últimos.

Heredera, entre otras, de Sueño de una noche de verano (William Shakespeare, 1600) o Los locos de Valencia (Lope de Vega, 1620), esta comedia sostiene que, si la locura se puede simular, la cordura también. En ese universo de apariencias y ambigüedades, no se debe olvidar que de cuerdos y locos todos tenemos un poco.

Ficha artística

Dirección: Carlos Villalobos.

Dramaturgia: Martín Giner (Argentina).

Actuación: Manuel Martín (Doctor), Melvin Jiménez (Paciente).

Producción: La Tropa.

Espacio: Teatro El Ángel Tibás.

Fecha: 22 de junio del 2019.