17 marzo, 2011
 El músico Carlos Alvarado (de pie) durante una de las charlas de capacitación con voluntarios del cantón cartaginés. Abelardo Fonseca.Capacitación.
El músico Carlos Alvarado (de pie) durante una de las charlas de capacitación con voluntarios del cantón cartaginés. Abelardo Fonseca.Capacitación.

Un centenar de hijos del cantón de Turrialba no lo pensó mucho y cuando el Festival Nacional de las Artes buscó voluntarios para colaborar antes, durante y después de la fiesta, ellos dijeron... ¡Presente!

Proceden de distintos lugares y algunos son estudiantes que realizan su trabajo comunal universitario; otros son miembros de iglesias evangélicas, integrantes del Comité de la Persona Joven, entre otros.

Jonathan Montenegro y Marvin Morales son miembros de la iglesia Cuadrangular. Cuando se enteraron de la búsqueda de voluntarios, vieron una oportunidad para ayudar y demostrar que los integrantes de una iglesia evangélica no solo pasan dentro de su congregación, sino que también trabajan en pro de la comunidad.

La labor de estos voluntarios comenzó el 14 y se extenderá hasta el 28 de marzo.

Según Marielos Fonseca, responsable de capacitarlos, los trabajos de estos entusiastas están relacionados con recibir a los artistas, ayudarlos a ubicar sus lugares de hospedaje, asegurarse que lleguen a tiempo a sus escenarios y transmitir información de Turrialba.

Previo a comenzar funciones, este grupo de voluntarios recibieron charlas de historia de su cantón y charlas técnicas, donde se estudió desde cómo ayudar a los artistas, hasta qué hacer en caso de una emergencia.

A cambio de su entrega, no esperan paga alguna, solo colaborar para que el festival sea un evento exitoso, que contribuya en la formación cultural de su cantón.

“Vale la pena invertir mi tiempo (unas ocho horas diarias). Todo lo que sea necesario para ayudar al desarrollo y dar a conocer mi pueblo. Es bueno que los jóvenes se involucren en las actividades y así aprovechen bien su tiempo”, afirmó Javier Sandoval, voluntario.

Según Fonseca, la labor de estos muchachos ayuda, en gran medida, al éxito de este Festival Nacional de las Artes.

Óscar Alvarado es otro de los jóvenes que está interesado en ser pilar, en la labor de recuperar culturalmente Turrialba. Este estudiante de enseñanza de la educación, sabe que su pueblo se caracterizó en el pasado por sus artistas. Por eso quiere que su labor ayude a que otros jóvenes se interesen en la música, el teatro, la pintura o la escultura.