29 mayo, 2018
This image released by Lucasfilm shows Alden Ehrenreich as Han Solo in a scene from
This image released by Lucasfilm shows Alden Ehrenreich as Han Solo in a scene from "Solo: A Star Wars Story." (Lucasfilm via AP)

El alcance de la galaxia muy, muy lejana, podría no ser tan vasto como se había pensado antes.

Solo: Una historia de Star Wars, no tuvo tan buenos resultados en taquilla en su fin de semana de estreno y sumó unos $103 millones por venta de boletos de jueves a lunes. La mayoría de las películas sueñan con tener un estreno de ese tamaño, pero el estándar de una cinta de Star Wars es diferente.

Solo, que cambió de directores a la mitad de la producción costó más de $250 millones y se esperaba que recaudara unos $150 millones en su estreno. Así, por primera vez, la gigante de Star Wars se vio apabullada en taquilla.

Es el peor estreno para una película de la franquicia, haciendo incluso que las acciones de Disney retrocedieran 2.5% el martes.

Por primera vez desde que Disney adquirió Lucasfilm, en 2012 y por $4.050 millones, el potencial de ganancias dentro de la saga espacial de George Lucas ya no parece ilimitada.

En vez de comenzar una nueva trilogía de Han Solo, la decepcionante llegada de Solo únicamente amplió las dudas alrededor de uno de los más grandes activos en el cine. ¿No hay un cineasta fuera de J.J. Abrams que pueda ganarse tanto a los fans de la vieja guardia como a los nuevos?, ¿qué tan fieles tienen que ser las secuelas y las películas derivadas de las originales?, ¿hay alguien en China a quien le importen los sables de luz?

“Creo que sabían que tenían un problema hace mucho tiempo. Si un 75% de los directores son despedidos y no terminan la película, tienes problemas internos” , dijo Jeff Bock, analista especializado de taquilla para Exhibitor Relations.

In this image released by Lucasfilm, Alden Ehrenreich, right, and Joonas Suotamo appear in a scene from
In this image released by Lucasfilm, Alden Ehrenreich, right, and Joonas Suotamo appear in a scene from "Solo: A Star Wars Story." (Jonathan Olley/Lucasfilm via AP)

Esos problemas llegaron a su punto álgido en Solo, donde los cineastas Phil Lord y Christopher Miller fueron reemplazados durante la filmación por Ron Howard, quien llevó la película a una dirección menos irreverente.

Alguna vez imaginada como una precuela estilo western, Solo se convirtió en una batalla existencial sobre el tono de Star Wars, mientras Lucasfilm luchaba por encontrar el equilibrio entre lo viejo y lo nuevo.

"Así es el negocio de las películas ahora, y estas son las que están actualmente en los cines, debe ser una lucha constante", dijo Lawrence Kasdan, guinista del proyecto, en una entrevista previa al estreno de la película.

El reto de 'Star Wars' y sus productores.

Encontrar la manera de impulsar Star Wars para mantener su lazo espiritual con la trilogía original de Lucas se hará cada vez más complicado. La siguiente película es el Episodio IX, que dirigirá J.J. Abrams, después de que fuera despedido Colin Trevorrow. Pero tras esa película que cerrará la tercera trilogía de Star Wars en 2019, hay planeadas secuelas y varios spin-offs.

El guionista y director de Los últimos Jedi Rian Johnson está desarrollando otra trilogía de la línea principal de las películas. Los creadores de Game of Thrones D.B. Weiss y David Benioff escribirán y producirán una serie aparte de películas de Star Wars. Jon Favreau escribe y produce una serie con actores para la plataforma de streaming de Disney. James Mangold escribirá una película de Boba Fett. También ha habido rumores por mucho tiempo de una cinta derivada de Obi-Wan Kenobi y, el próximo año, Disney agregará pueblos de Star Wars a sus parques de diversiones.

(Video) Tráiler Han Solo: una historia de Star Wars

Para algunos la letanía de estrenos ha diluido el poder de Star Wars. Solo se estrenó cinco meses después de Los últimos Jedi, haciendo que algunos se pregunten si el público está mostrando señales de una fatiga de Star Wars.

"Se siente un poco prematuro hablar de fatiga, también planeamos nuestros estrenos de películas de Star Wars en las mismas salas donde planeamos películas del Universo Marvel. Y tuvimos Thor, Black Panther e Infinity War en noviembre, febrero y mayo y todas fueron muy exitosas” , dijo Dave Hollis, jefe de distribución de Disney.

Pero si Star Wars se puede 'marvelizar' todavía está por verse. Aunque las adaptaciones, venta de productos y la fuerza cultural de Star Wars siguen siendo enormes en la industria, todo se alimenta principalmente de esa trilogía original como lo constata el 64% del público de Solo, que tenía más de 25 años.

Y a su huella internacional le hace falta un dedo gordo: China, donde las primeras películas de Lucas no se estrenaron y ha tenido poco interés en las nuevas entregas de Star Wars. Los últimos Jedi sobrevivió sólo una semana en cines chinos.

Solo, que recaudó unos relativamente insignificantes $65 millones a nivel internacional, tuvo un resultado aún peor en China con $10.1 millones. Se trata de un agujero negro para cualquier éxito de taquilla mundial en la actualidad.

"Probablemente China requiera una conversación más larga y probablemente un desarrollo más largo de estrategia para introducir en muchos casos personajes que otros países han tenido el beneficio de crecer con ellos", dijo Hollis.

Bock considera que Lucasfilm necesita ser más creativo con Star Wars, confiar en los cineastas para experimentar, probar con una película clasificada para adultos y hacer todo lo que se necesite para impulsar su popularidad en China.

Crítica de Cine con William Venegas: 'Han Solo', 'Gringo', 'Cuando ellas quieren'

“Si eso significa contratar a Dwayne Johnson para la próxima entonces haces eso. “Él es un reparador de franquicias" , dijo Bock.

Pero la mejor solución para Star Wars podría ser más sencilla. Más de la mitad de las películas de Star Wars retratan los eventos que llevaron a Una nueva esperanza. Solo, Rogue One y la poco gustada trilogía de Lucas de 1999 a 2005 son preludios para lo que vendrá.

Así que, sin importar los cambios que se necesiten en el universo de Star Wars, Lucasfilm podría empezar a hacer esto: ver al futuro y olvidar la precuela.