Alexánder Sánchez. 30 julio
En mayo, el Cine Magaly reabrió sus salas, pero tan solo un mes después sus dirigentes se vieron obligados a cerrar de nuevo. Fotos: Mayela López
En mayo, el Cine Magaly reabrió sus salas, pero tan solo un mes después sus dirigentes se vieron obligados a cerrar de nuevo. Fotos: Mayela López

Técnicamente, las salas de cine podrían abrir en agosto, pero para infortunio de los ticos y los amantes del sétimo arte no sería así.

El horario de restricción vehicular para zonas naranja, anunciado esta tarde por el Ministerio de Salud, hace que ver películas en pantalla grande se torne inviable, al menos en los cines del Gran Área Metropolitana (GAM).

Según el Ministerio de Salud, en zonas naranja los vehículos solo pueden circular de 5 a.m. a 5 p.m., lo que dificulta a los cines la programación de películas en horarios vespertinos y nocturnos.

“Mientras se mantenga esa regulación téngalo por seguro que los cines no van a abrir. No son horarios que funcionen, pues la actividad no puede operar debidamente”, dijo Luis Carcheri, director del Cine Magaly.

Carcheri agregó que han hecho sugerencias al Gobierno para que los cines no se vean afectados por esta directriz, pero hasta ahora no habrían sido escuchados.

“En una reunión con Sylvie Durán, ministra de Cultura y vocera del sector ante el Ministerio de Salud, le dijimos que una buena opción sería que se permitiera a los espectadores de cine circular de noche. Creemos que con solo presentar el boleto de la función, en el caso de ser detenidos por un oficial de tránsito, podría funcionar. Pero no nos han dicho nada al respecto”, agregó Carcheri.

Luis Carcheri, director del cine Magaly, piensa que los cines son un espacio seguro y que las medidas de higiene que se han tomado lo ratifican. Foto: Rafael Pacheco
Luis Carcheri, director del cine Magaly, piensa que los cines son un espacio seguro y que las medidas de higiene que se han tomado lo ratifican. Foto: Rafael Pacheco

Otro elemento que no favorecería a las exhibidoras es que la fase de reapertura permitiría abrir las salas del 1.º al 9 de agosto, cerrar del 10 al 21, y luego volver a abrir del 22 al 30 de agosto.

Para Carcheri, este sistema no es funcional para los cines, pues no permite un buen desempeño de los estrenos y programados para el próximo mes.

“Los grandes estrenos que teníamos preparados no pueden ser exhibidos una semana sí y otra semana no. Una vez que se inicie el proceso de estreno tiene que existir una continuidad”, expresó Carcheri.

Dudas e incertidumbre

Para Ramón Yglesias, presidente de la Cámara de Distribuidores y Exhibidores Cinematográficos de Costa Rica (CADEC), la situación actual no es sostenible. Para el jerarca, mientras los lineamientos gubernamentales se mantengan iguales será imposible la apertura.

Además, Yglesias reclama a las autoridades que la situación genera una incertidumbre enorme en el sector.

Tomar la temperatura a los clientes, antes de ingresar al cine, es una de las medidas de prevención que se ha implementado en los cines ticos. Fotos: Mayela López
Tomar la temperatura a los clientes, antes de ingresar al cine, es una de las medidas de prevención que se ha implementado en los cines ticos. Fotos: Mayela López

“Yo no sé si para otros sectores servirán estas nuevas medidas, pero para los cines no. Acá la incertidumbre no es el defecto, parece que es la regla. ¿Cómo vamos a abrir una semana y la otra no?, ¿cómo vamos a hacer con el pago de los alquileres y el abastecimiento de las confiterías?”, cuestionó Yglesias.

Sin embargo, Yglesias guarda la esperanza de revertir la situación y lograr cambios en las restricciones actuales.

“Vamos a movernos. Vamos a solicitar una reunión con la ministra de Cultura para hacerle algunas propuestas. Porque efectivamente, así como están las cosas, no podemos”, agregó.

Una crisis que espanta.

El 22 de julio, en una entrevista con La Nación, Yglesias dijo que la situación actual de los cines es crítica y advirtió de graves consecuencias para el sector.

“Nos horroriza lo que pueda pasar” dijo Yglesias, refiriéndose a los cierres de los cines en medio de la pandemia por la covid-19.

Yglesias tenía la esperanza de reabrir las salas a mediados de agosto, pero con los recientes anuncios la situación se complica.

Aunque en estos momentos se encuentra cerrado, el cine Magaly aplica medidas de distanciamiento. Las butacas, marcadas con cinta, muestran los espacios disponibles para sentarse. Fotos: Mayela López
Aunque en estos momentos se encuentra cerrado, el cine Magaly aplica medidas de distanciamiento. Las butacas, marcadas con cinta, muestran los espacios disponibles para sentarse. Fotos: Mayela López

“Es difícil pensar hasta dónde podemos llegar. Pero en cada momento se experimentará algo distinto. En este momento sí le puedo decir que estamos en una situación crítica. Llevamos cinco meses cerrados, con la desventaja adicional de las reaperturas en falso”, agregó Yglesias.

“Si la cosa se mantiene así se tendrán que despedir a los empleados y no sé si cerrarán las empresas, eso no lo sé...Lo que sí se es que algunos cines podrán aguantar más que otros”, finalizó el directivo.