Manuel Herrera. 3 enero
Como lo hizo en el pasado con los hermanos Michael y Jane Banks, Mary Poppins llega ahora para intentar llenar de felicidad y magia a la nueva generación de esa familia: los niños Annabel, Georgie y John Banks (hijos de Michael). ¿Lo logrará? Fotografía: Disney para LN.

El cielo se abrirá nuevamente para aproximar a la Tierra a uno de los personajes de fantasía más apreciados por la historia: Mary Poppins.

La mágica niñera que viaja sin prisa y sin pasaporte por el mundo pregonando felicidad y fantasía, vuelve a la gran pantalla este jueves 3 de enero.

El regreso de Mary Poppins (Mary Poppins Returns) es el filme con el que Walt Disney Pictures engalanó el sétimo arte para Navidad y Año Nuevo, y que el público costarricense podrá ver en las principales salas de cine del país a partir de hoy.

La película llega después de 55 años de que la misma compañía produjera Mary Poppins, el filme más taquillero de 1964 y una de las cintas más laureadas de la industria cinematográfica (obtuvo cinco premios Óscar, incluido el de Julie Andrews como mejor actriz).

Por eso, la secuela de la niñera llega con aroma a nostalgia para las generaciones pasadas, a las que Mary Poppins conquistó con sus elegantes y vistosos trajes, con su paraguas con mango de loro, su bolso mágico con espacio para cualquier cosa y sus magistrales lecciones de que todo en la vida es posible.

Pero además, el nuevo capítulo buscará aproximar la magia de Poppins a las generaciones actuales, que crecen en un mundo casi sin pizca de inocencia y que camina más rápido que hace medio siglo.

Aunque desde las alturas Mary Poppins reconoce que el mundo –y la sociedad– han cambiado, sigue manteniendo la esperanza de que las cosas pueden hacerse mejor con optimismo, valentía, risa y algo de magia; por eso su encanto y flamante chispa siguen intactos.

Nueva Poppins

La película la protagoniza la inglesa Emily Blunt (La chica del tren, Las crónicas de Blancanieves: El cazador y la reina del hielo) en el papel de Poppins y se basa en el libro de la escritora Pamela Lyndon Travers, creadora de la institutriz.

“De niña recuerdo la magia de la película original y también de sentirme muy segura con Mary Poppins. Ella llega, cura y arregla las cosas. Es un poco rígida y disciplinaria, pero a la vez equilibrada y mágica”, comentó la actriz sobre su interpretación de la emblemática niñera.

Blunt dijo que intentó darle situaciones de humanidad al personaje y alejarse de la forma en como lo trabajó en el pasado Julie Andrews.

“Opté por no emularla (a Andrews) y decidí no ver la película original antes de empezar. Solo leí los libros y fue una manera de transportarme para dar forma a un nuevo espacio y crear mi propia versión de ella. En los libros me encontré con una Mary Poppins bizarra, excéntrica, vanidosa y divertida. ¡Muy divertida!”, refirió la actriz.

En El regreso de Mary Poppins, Emily Blunt pone en la pantalla a un personaje situado en Londres de los años 30, ciudad agobiada por la era de la gran depresión.

Los hermanos Michael y Jane Banks –los niños de la primera película– ya crecieron. Jane vive con Michael, los tres hijos de este y la sirvienta Ellen en Cherry Tree Lane, una barriada londinense.

En su vida de adultos, los hermanos enfrentan una serie de problemas, motivados por una trágica pérdida personal y un desequilibrio financiero que los pone al borde de la quiebra.

Con sorpresa, Poppins entrará nuevamente a la vida de la familia Banks junto al alegre farolero Jack (Lin-Manuel Miranda) para ayudar a que ellos conviertan en una aventura inolvidable y fantástica las tareas y problemas rutinarios.

Mary Poppins logrará su objetivo con sus habilidades mágicas y únicas para transportar a las personas a un nuevo mundo colorido, lleno de personajes peculiares como su excéntrica prima Topsy (Meryl Streep).

La actriz Emily Blunt encarnó al mítico personaje de Mary Poppins. La crítica ha destacado positivamente su actuación. Fotografía: Disney para LN.
Bien evaluada

La película se estrenó en Estados Unidos y Europa durante Navidad y desde entonces la crítica, mayormente, se ha rendido al largometraje de Disney.

“Bañada en la nostalgia, Mary Poppins Returns está siendo enmarcada como un homenaje, y claramente hay algo de amor aquí. Sobre todo, es una actualización modesta, una que ha borrado la historia, haciéndola más ruidosa, más dura, más agresivamente sonriente”, reseñó The New York Times.

“Emily Blunt está prácticamente perfecta en todos los sentidos en esta asombrosa secuela de Mary Poppins que recrea a la perfección el espíritu de la original”, escribió Variety.

Por su parte, los expertos en cine de The Hollywood Reporter, comentaron: “Un musical encantador que recoge el testigo de la alabada obra original”. A juzgar por la crítica y en el lenguaje de Mary Poppins, la nueva película de la niñera, en resumen, está “supercalifragilisticaespialidosa”.

Meryl Streep interpreta a Topsy, la excéntrica prima de Mary Poppins. Fotografía: Disney para LN.