(GDA), Alexánder Sánchez. 19 enero

En plena moda del cine de superhéroes, M. Night Shyamalan regresa al cine con su propia y particular mirada al popular género.

Con apasionante suceso, en Glass (2019) el director reúne a tres superhumanos en una fría sala de psiquiatría y los pone a jugar con sus verdades, mentiras y demonios.

¿Se trata de locos delirantes o realmente son seres extraordinarios?

Secuela directa del filme de 2017, Fragmentado (Split), Glass se estrenó este fin de semana para presentar de nuevo a David Dunn (Bruce Willis), el hombre común y corriente que en El protegido (2000) descubrió que tenía habilidades sobrehumanas.

 En 'Glass', James McAvoy es Kevin Crumb, L. Jackson es Elijah Price y Bruce Willis encarna a David Dunn. Cortesía de Romaly.
En 'Glass', James McAvoy es Kevin Crumb, L. Jackson es Elijah Price y Bruce Willis encarna a David Dunn. Cortesía de Romaly.

Varios años después, ahora el hombre intenta dar con el paradero de Kevin Crumb (James McAvoy), el sujeto de 23 personalidades que continúa secuestrando mujeres, tal como lo hizo en Fragmentado.

El caso es que el enfrentamiento entre ambos los expone con dureza a la sociedad, por lo que son llevados a un hospital psiquiátrico para convencerlos de que, en realidad, tienen delirios de grandeza y no son superhéroes.

“Tal vez todo tenga sentido si les explico quien soy. Mi nombre es la doctora Ellie Staple me especializo en aquellos tipos que se creen superhéroes”, detalla uno de los personajes centrales de la cinta, encarnado por la actriz Sarah Paulson.

El caso es que la doctora Staple tendrá una dura tarea con este par de sujetos, sobre todo cuando a la terapia se sume Elijah Price (Samuel L. Jackson) o Mr. Glass.

Ahora los pacientes se notan bastante incómodos y tal parece que las cosas no terminarán bien. Price, archienemigo de Dunn, secuela en la historia porque ha elaborado un plan para dejar su huella en toda la humanidad.

“Elijah es casi el mismo de antes, sigue siendo calculador y atento. Estuvo aislado durante años y eso le dio tiempo para hacer planes y profundizar en lo que cree”, explicó L. Jackson a El Clarín, de Argentina.

Por eso ahora que se cuide Dunn, porque Price y Crumb se aliarán contra él.

“En El Protegido, Elijah estaba enfermo, pero ahora es diferente. Esperó 18 años sentado en una clínica psiquiátrica pensando en Dunn, que seguía allí afuera”, agregó el actor.

Cierre de trilogía.

Glass es el tercer capítulo de una historia que inició hace casi 20 años y que culmina ahora con bombos y platillos.

Al respecto, Bruce Willis aseguró que fue divertido regresar al ruedo.

“Rara vez un actor tiene una oportunidad así. Night crea personajes memorables, que se sienten muy personales. Interpretar a Dunn de nuevo fue tan entretenido como la primera vez”, añadió.

En cuanto a Mr. Glass –villano y personaje titular–, Shyamalan aseguró que resulta atractivo para las audiencias tener un héroe marginado en el centro del filme.

Es raro, pero definitivamente “quieres verlo triunfar, aún cuando algunas de las cosas que hace son despreciables”, dijo Shyamalan, director de éxitos como El sexto sentido.

Glass ha recibido críticas un tanto pobres a nivel mundial. Seguro esto decepcionará a los entendidos, pero no apagará el ímpetu de sus fans.