Alexánder Sánchez. 4 octubre, 2018
Adam Driver y John David Washington protagonizan 'El infiltrado del KKKlan'. Romaly para LN

El sádico poder de Venom y su manía de tomar cuerpos humanos, no es lo único que usted verá en el cine este fin de semana.

Junto a la primera película del villano más grosero de Spider-Man, llegan además dos reveladores filmes a las salas costarricenses: El infiltrado del KKKlan (2018) y Hotel de criminales (2018).

Venom (2018), de Sony Pictures, es sin duda la opción para los amantes de los cómics. La historia, originaria de la galaxia Marvel, cuenta el drama de Eddie Brock, un periodista que se la tiene jurada al polémico científico Carlton Drake.

Un día, mientras Eddie investiga uno de los experimentos de Drake, Venom aparece y toma por asalto su cuerpo. De ahí, no saldrá fácil.

“Retorcido, oscuro, impredecible e impulsado por la cólera, Venom obliga a Eddie a luchar por controlar unas habilidades sumamente peligrosas que, al mismo tiempo, también resultan embriagadoras y le hacen sentir poderoso”, detalla el argumento de la película.

En esos términos, Eddie y Venom se influenciarán mutuamente en un juego psicológico brutal. Ambos pujarán por sus propios y oscuros objetivos.

Pero si usted no tiene gusto por los superhéroes ni mucho menos por sus bellacos, puede ser que El infiltrado del KKKlan, de Spike Lee, sea una película de su agrado.

La cinta narra la historia de Ron Stallworth (John David Washington), un detective afroamericano que, en 1978, decide llevar a cabo una misión muy peligrosa.

En cierto momento, Stallworth ve un anuncio en el que se publica que Ku Klux Klan está buscando nuevos miembros.

Entonces, idea un descabellado plan. Logra hacerse miembro de la polémica agrupación y hasta ascender a líder de una de sus células.

“Stallworth llevó a cabo todo tipo de estrategias para hacerse pasar por un supremacista blanco, incluso envía a un policía blanco en su lugar para las reuniones en persona. Durante su trabajo encubierto, el detective logró sabotear varias actividades que quería llevar a cabo este grupo”, detalla el sitio Sensacine.com.

El infiltrado del KKKlan ganó el premio del jurado en el Festival de Cine de Cannes y la crítica internacional ha sido mayoritariamente favorecedora.

“Una historia real que le permite a Spike Lee mezclar elementos que maneja con autoridad. El sentido del humor negro, el ritmo potente, la injusticia racial y el choque de supremacías bien captadas siempre por su cámara", publicó el diario ABC sobre la película.

El último estreno en cartelera es Hotel de criminales (Hotel Artemis, 2018), con figuras como Jodi Foster, Jeff Goldblum y Dave Bautista en el elenco.

Ambientada en Los Ángeles, en el año 2028, la cinta gira en torno a Nurse (Foster), una mujer que regenta un hospital secreto donde se alojan todos los criminales y asesinos de la ciudad.

“Bajo una serie de reglas, muy estrictas, sus huéspedes deben controlarse dentro del recinto. Sin embargo, cuando el lugar es atacado, dará paso a una espiral de violencia difícil de contener”, dice la sinopsis de la cinta.

Luego de desatarse la tormenta, lo que quedan son los esfuerzos por Nurse por tratar de restablecer el orden. ¿Lo logrará?.

Para The Guardian, Hotel de criminales es un “un thriller distópico bien elaborado y, en general, entretenido que, aunque tiene defectos, tiene muchas cosas para admirar”.