Tras 50 años de fascinar en el cine, la nueva aventura modela a un agente 007 que destila modernidad y nostálgica tradición

Por: Alexánder Sánchez, Doriam Díaz 1 noviembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

Con el sueño de esculpir al mejor James Bond de la historia y, con la feliz coincidencia de soplar las 50 velitas del icónico personaje en el cine, la producción de la película Operación Skyfall (2012) asumió con todo la aventura número 23 del agente 007.

Al menos de entrada, tal parece que la codiciosa meta se ha logrado, pues así como Bond conquista a las chicas más bellas en cada uno de sus episodios, la nueva cinta –que se estrenará mañana en los cines nacionales– ha seducido a la crítica británica. Para los expertos, la película es, sin duda, una de las mejores entregas del famoso agente.

“Es un gran bulldog del cine británico. Desde el momento en el que suenan los primeros acordes de Adele (con el tema Skyfall ), produciendo un escalofrío de nostalgia, sabemos que será un retorno triunfante del Bond clásico”, dijo Kate Muir, del diario The Times.

No hubo mucho que pensar para lograr tal hechizo; el equipo de Operación Skyfall solo se propuso una cosa: presentar en el esperado largometraje todo lo que hace que Bond sea Bond.

“Acción que paraliza el corazón, villanos que se roban la escena, hermosas mujeres Bond, exóticas locaciones, una canción exitosa, el clásico Aston Martin DB5 y el martini agitado”, todo en uno para celebrar la saga más longeva del cine, detallaron las notas de producción de la película.

Cincuenta años después del estreno Dr. No (1962), el intérprete británico Daniel Craig encarna por tercera vez al legendario agente, después de hacerlo en Casino Royale (2006) y Quantum of Solace (2008).

En Operación Skyfall , filme dirigido por Sam Mendes, Bond se enfrentará el malvado Raoul Silva, interpretado por el español Javier Bardem teñido de rubio. Además, caerá bajo el encanto de la escultural Séverine –nueva chica Bond–, encarnada por Bérénice Marlohe.

Judi Dench retoma el papel de M – jefa del MI6 de los servicios secretos británicos– y se convierte en personaje central de una trama que empieza con una persecución llena de adrenalina por las calles de Estambul y que, tras un atentado, se traslada a Londres.

“Cuando la más reciente misión de Bond resulta inevitablemente mal y varios agentes encubiertos alrededor del mundo quedan expuestos, MI6 es atacada y M debe reubicar la agencia”, dice la sinopsis oficial de la película.

La agitación provoca que Mallory (Ralph Fiennes), el nuevo director del Comité de Inteligencia y Seguridad, ponga en entredicho el papel y el liderazgo de M, quien solo puede contar en Bond para sacudirse la incómoda situación.

Demostrando su lealtad con M y enfrentando cualquier tipo de consecuencia, Bond se alía con la agente Eve (Naomi Harris) para ir a la caza del malvado Raoul Silva.

Duro y blando. Es claro que James Bond sufre como nunca en Operación Skyfall , debido al plan maquiavélico que pone en marcha Raoul Silva. Como si fuera masoquismo, parece que para Craig cuanto más despiadado mejor, pues opina que tener a Bardem y el personaje que logró crear fue una bendición para la película.

“Su aportación es increíblemente clave. Fue una bendición tenerlo. Es uno de los mejores actores que hay y no solo ha construido un gran personaje, sino que ha creado un villano brillante. Hizo de él alguien aterrador, sin olvidar el tipo de película que es” , dijo Craig.

En las dos últimas entregas, Craig le dio forma a un James Bond sombrío. Este agente es ahora muy parecido, según los críticos, al personaje literario creado por Ian Fleming; de hecho, el actor pone de relieve los aspectos más frívolos del personaje.

“La gente quizás se sorprenderá por el toque ligero de esta película, el cual no tenían las dos anteriores. Hay mucho humor”, anunció el actor en una entrevista a la revista Time Out.

En Operación Skyfall , recae en Craig la creación de un Bond que llama a gritos a la nostalgia, hace alarde de su típica galantería y, sin perder su pericia, hace el humor, pero también la guerra.

Etiquetado como: