Cine

Jean-Louis Trintignant, leyenda del cine francés, falleció a los 91 años

El actor de clásicos como ‘Y Dios creó la mujer’ y ‘Z’ murió serenamente en su casa rodeado de su familia. Su trayectoria como intérprete superó los 60 años de actividad

Leyenda del cine y el teatro francés, el actor Jean-Louis Trintignant falleció el viernes 17 de junio del 2022 a los 91 años, anunció a la AFP su esposa, Mariane Hoepfner Trintignant, en un comunicado transmitido por su agente.

El actor de Y Dios creó la mujer y Z falleció “serenamente, de vejez, durante la mañana en su casa, rodeado de sus seres queridos”, precisó su esposa.

Desde hacía varios años sufría de cáncer. Tímido y discreto, forjó sin embargo una larga carrera con más de 160 papeles, entre cine y teatro.

Su entrada en la historia del cine fue sonada, con Un hombre y una mujer de Claude Lelouch, Palma de Oro en Cannes en 1966.

Apenas tres años después logró el premio a la mejor interpretación masculina con Z de Costa Gavras, una requisitoria contra la dictadura de los coroneles griega que resonaría rápidamente en América Latina.

Inconformista y tenaz, Trintignant fue sin embargo también un galán, siempre detrás de los dos monstruos del cine francés, Jean-Paul Belmondo y Alain Delon.

Su papel en Y Dios creó la mujer (1956) junto a Brigitte Bardot le condujo a un romance con la actriz en la vida real, muy sonado en la época.

Y luego fue la pareja de Anouk Aimée en Un hombre y una mujer (1966), un rol que 53 años después le permitiría hacer un remake muy inusual en el cine. A las órdenes del mismo director, Claude Lelouch, ambos rodaron Los años más bellos de una vida (2019).

Trintignant tuvo predilección por los personajes ambiguos, impenetrables, inquietantes. Con los años su máscara se volvió en un formidable recurso interpretativo, como su voz, profunda y muy reconocible para el espectador.

Historia de vida

Trintignant perdió dos hijas, una, Pauline, cuando era bebé y la otra, Marie, en el 2003. La joven, con la que había compartido tablas teatrales, fue matada a golpes por su pareja, el cantante de rock francés Bertrand Cantat.

Una tragedia que lo acompañó en su vejez.

“Hubiera podido acabar con mi vida en ese preciso instante”, confesó. Apoyado por su familia, volvió a subir a los escenarios, su “verdadero oficio”, según confesó a la AFP. Se mantuvo alejado de las cámaras durante una década.

Trintignant “era alguien raro, desconcertante en el buen sentido de la palabra. Un actor inmenso. Toda su vida trabajó con un magnetófono, recitando poemas, y al final de su vida, en los últimos cuatro años, nos conmocionó con una lecturas de una dicción maravillosa”, reaccionó su ex esposa Nadine, en declaraciones a la emisora BFMTV.

Su última aparición pública fue en el 2021, en la ceremonia de los César (los óscares franceses).

Este actor amante del perfeccionismo nació el 11 de diciembre de 1930 en Piolenc, en el sureste de Francia, hijo de un industrial y sobrino de un conocido piloto de carreras de la época, Maurice Trintignant.

Educado de forma rigurosa, su timidez no le impidió optar por el teatro. En 1951 debutó en París con la obra teatral María Estuardo de Schiller y cinco años después en la gran pantalla con Si tous les gars du monde, de Christian-Jaque.

Esa carrera se prolongó durante más de seis décadas, hasta que las fuerzas lo abandonaron.

“Los momentos más felices de mi vida son cuando trabajo, cuando hago teatro”, confesó al final de su vida.

Trintignant siempre albergó ideas suicidas, a pesar de una pasión por la interpretación que lo condujo rápidamente al éxito, y que supo administrar de forma prudente, al contrario de otros coetáneos de la misma generación encumbrados en los años 60.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.